El Heraldo
Opinión

Policía nacional, no nazi-onal

Inquieta, en ese contexto, que la nueva ley de seguridad ciudadana, presentada por el Gobierno al Congreso, termine justificando los excesos de la legítima defensa en los disturbios surgidos de las protestas ciudadanas. 

La versión oficial de la Policía es que solo se trató de una pilatuna académica. Que lo que se quiso representar fue un instante fatídico de la humanidad y de Alemania sin el propósito de ensalzar al nazismo.
Tal escenificación, sin embargo, ocurrió con el beneplácito de un teniente coronel  doctorado en estudios políticos.  Por tanto, con conocimientos profundos en historia universal. 

Las imágenes de unos policías acicalados con la indumentaria hitleriana desataron la asombrada reacción de Estados Unidos, Israel y Alemania. Y en Colombia activaron el gen antipolicial por el protagonismo que ha tenido la institución en materia de atropello a los derechos humanos. A mucha gente, de hecho, se le revolvieron los sangrientos recuerdos recientes del paro nacional en el que fueron tiroteados jóvenes o perdieron los ojos. Aunque a numerosos agentes les causaron heridas y a algunos les quitaron la vida. También es cierto. 

Esta reprochable tartufada debe servir para que la educación ideológica de los policías sea un tema transparente. Al país no se le puede decir que esta es una institución formada en los valores democráticos y en el respeto a las libertades y a los ciudadanos, mientras se acepta que en su interior haya fervorosos seguidores de los íconos ideológicos que entienden el ejercicio del poder acompañado de la brutalidad. 
Lo que pasó en el desaparecido DAS sigue como imborrable referente siniestro: varios de sus miembros fueron aliados del sicariato paramilitar en la tarea de exterminar a todo aquel que se le rotulara como enemigo del régimen. Por eso es muy importante que el país tenga plena certeza de que la Policía es un cuerpo civil al servicio de la democracia y la paz. 

Inquieta, en ese contexto, que la nueva ley de seguridad ciudadana, presentada por el Gobierno al Congreso, termine justificando los excesos de la legítima defensa en los disturbios surgidos de las protestas ciudadanas. Si se otorga carta blanca para disparar, por ejemplo, contra manifestantes que penetren a un almacén, el resultado obvio será más violencia con acrecentados balances de homicidios y lesionados. 

En las narices de la Policía, Andrés Escobar salió a las calles de Cali con una pistola traumática. Se creía un Rambo. Imaginemos lo que podría acontecer con la aprobación de la ley en trámite en un país donde el porte ilegal de armas y el abuso con las legales es una realidad de miedo. 

En Colombia, la violencia crece silvestre. Creo que si Adolf Hitler hubiese nacido aquí le habría resultado más fácil organizar un grupo armado ilegal que la Gestapo o las SS en su Alemania natal. El führer del nacionalsocialismo fue un demonio de la guerra, el odio y la destrucción, pero nosotros, con un largo historial de cruentas guerras intestinas, no nos quedamos atrás. Hay colombianos que parecen portar un alemancito hitleriano en el alma. Y no necesitan el disfraz nazi o cultivar el bigotito famoso.

@HoracioBrieva

 

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro De la Espriella

Nos excluyeron

Cincuenta billones de pesos alcanza el presupuesto que se ha programado por parte del gobierno nacional, después de los Compes respectivos, para iniciar lo que ya se conoce en las altas esferas como la Ola 50 que es ni más ni menos el desarrollo

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Camaleones

En Zelig, el divertido filme que con forma de falso documental nos presenta en 1983 el controversial Woody Allen, conocemos la vida de un personaje con la particular virtud de transformarse y cambiar su apariencia de acuerdo con las circunstancias

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

Hacia un nuevo país

Ilusionado, como todos los colombianos, que la Constituyente era el camino, como rezaba la publicidad oficial que la promovió, para lograr las grandes transformaciones, empezando por la política, al instalar las sesiones del nuevo Congreso de la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.