¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

Petro y su fobia al centro

La historia de los partidos de izquierda en Colombia y el mundo tiene mucho de persecución contra los discrepantes.

En su desaforado afán de profundizar la polarización y ganar en 2022, Petro y los petristas han hecho la afirmación de que el centro en política no existe como si en esa actividad el tema se redujera a los extremos izquierda y derecha. Petro dice que el centro es “asexuado” e “inexistente”. Pero ese centro  le ganó en Bogotá en la primera vuelta presidencial de 2018, le ayudó a obtener unos 8 millones de votos en la segunda vuelta y le ganó la alcaldía de la capital. 

La historia ha mostrado que quienes se sitúan en la intransigencia sectaria tratan de bloquear al centro. Por ejemplo, para Lenin y sobre todo para Stalin, totalitarios por convicción, el centrismo era una corriente detestable porque no compartía sus tesis.

Centristas excomulgados fueron Trotski, Kautsky, Zinóviev y Kámenev. Stalin, por ejemplo, en ‘Cuestiones del leninismo’, fulmina a Kautsky solo porque se atrevió a sostener que la teoría leninista  no era aplicable en los países capitalistas desarrollados. Por decir esa irrefutable verdad, el “centrista” y “renegado” Kautsky salió de los afectos del bolchevismo. Así razonan y actúan los extremistas en política.

La III Internacional Comunista, creada por los leninistas  en oposición a la II Internacional, surgió porque se consideraba a ésta como “blandengue” y “colaboracionista” con el capitalismo, es decir, “tibia”, como denominan los petristas toda postura moderada.

En el movimiento marxista mundial, el centro o el centrismo era una tendencia situada entre las corrientes reformistas y revolucionarias que no les caía bien a los comunistas radicales, encabezados por los leninistas, para quienes todo aquel que planteaba la transición pacífica del capitalismo al socialismo,  prescindiendo de la revolución violenta y la dictadura del proletariado, era un traidor ideológico. Y seguramente un miserable merecedor de la horca o el  fusilamiento.

La historia de los partidos de izquierda en Colombia y el mundo tiene mucho de persecución contra los discrepantes. En China, no fue fácil para Deng Xiaoping imponer su liderazgo transformador. Los extremistas del Partido Comunista lo llegaron a ver como un “derechista” restaurador del capitalismo. Al final, ganó su pragmatismo inteligente.

En su maniqueo reduccionismo, los petristas sienten que ellos son los alternativos, esto es, la encarnación del cambio, la democracia y la felicidad del pueblo colombiano. Los demás alternativos que no piensan igual son de derecha y “caballos de Troya del uribismo”. A ese nivel de deplorable estolidez ha llegado el petrismo.

El exuribista y exsantista senador Armando Benedetti, que dice ser alérgico a acatar jefaturas, ha ingresado  a una montonera intolerante capitaneada por un líder ególatra. Claro: Petro no  tiene la notoriedad universal de Stalin. Ni cultiva el varonil bigote del déspota ruso: en esto él es un poco “asexuado”.

@HoracioBrieva

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Weildler Guerra C.

Leer a Priscila

En buena hora la Universidad del Norte ha incluido en su colección Roble Amarillo la novela Un asilo en la Goajira, de la escritora Priscila Herrera de Núñez, que fue publicada en Bogotá en diciembre de 1879. Esta obra literaria ha sido consid

Leer
Haroldo Martinez

Sigue golpeando fuerte

Es duro enterarse de la muerte de personas cercanas y queridas. Cercanía por aquellos períodos compartidos que son huella emocional indeleble aun en la distancia, queridas por todo aquello que nos dieron, herramientas para la vida y la subsisten

Leer
Roberto Zabarain

Ochenta son muchos

En alguna época se quemaron los archivos de una de las pocas iglesias que aquí existían. Las damas, entonces, corrieron a presentarse con dos testigos, era el requisito exigido para reinscribir su fecha de nacimiento y así rebajarse la edad. A

Leer
Fabrina Acosta Contreras

Y tuve Covid

Había pensado no hablar más en mis columnas del tema Covid, considero que ya es momento de comenzar a sanarnos desde las narrativas, pero es necesario esta columna para hacer cierre, pues una cosa es escribir reflexiones en general y otra cuando

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web