El Heraldo
Opinión

La raíz cuadrada de la tragedia de Colombia

Esperaría que esa parte atractiva del paro tenga también una incidencia determinante en las urnas en 2022 para elegir un Congreso y un presidente.

Creo que la ecuación se cumple en mi analogía matemática. La raíz cuadrada de la tragedia del país sería un factor (que denominaré antidemocracia, violencia, corrupción y pobreza). Multiplicado por sí mismo, este factor ha generado un exponencial  escenario de dolor y frustraciones. No es una casualidad, por tanto, el actual estallido social.

Esto comenzó en los primeros años de una república que ha padecido pésimas presidencias, congresos venales y la incompetencia de la justicia. Esos estorbos no han contribuido a edificar un país satisfecho, equitativo, próspero y más participativo, como han logrado serlo las naciones ejemplarmente democráticas del planeta.

Desde las pugnas de Bolívar y Santander, la violencia ha sido una variable transversal que funestamente ha invadido la vida colombiana. En ese decurso trágico nos hemos matado en ruinosas guerras civiles, y hoy muchos conflictos entre ciudadanos se resuelven por fuera de la ley a pesar de que seamos un Estado Social de Derecho.

Por eso no debería extrañarnos que nuestras explosiones sociales estén acompañadas de acontecimientos desmedidos. El 9 de abril de 1948, por ejemplo, lo único que faltó fue que se tomaran el palacio presidencial. Y la multitud gaitanista enardecida se lo planteó, pero la insurreccional pretensión no se concretó.  

Después sobrevino la carnicería entre liberales y conservadores que dejó miles de muertos. Como no eran los tiempos de la revolución tecnológica no hubo videos que les permitieran a los colombianos y al mundo ver en vivo el horror de los cortes de franela y de corbata que nos hacíamos entre compatriotas enloquecidos por la defensa de una bandera azul o roja.

El pacto del Frente Nacional no consiguió parar el gusto colombiano por el derramamiento de sangre. Tras la violencia de los años 50 vinieron las guerrillas de inspiración marxista, guevarista, maoísta y nacionalista, y más tarde aparecieron los narcos y los paracos. De lo cual hay testimonios fílmicos que se suman a nuestra extensa barbarie.

De modo que las múltiples muestras de violencia del paro no nos caen del cielo. De padres borrachines, hijos borrachines. Esa destructiva ebriedad se volvió histórica, casi congénita, pero me resisto a creer que sea un determinismo inmodificable. Me resisto a creer que estemos predestinados, como en el Apocalipsis, a la insensatez del salvajismo en el tratamiento de los conflictos.

Por eso, reconforta el lado pacífico de las protestas con sus ingredientes de alegría, color, carnaval, tambores, cánticos y grafitis. Es la cara distinta de una ciudadanía  erguida y vigorosa que exige un país prácticamente nuevo. Y esperaría que esa parte atractiva del paro tenga también una incidencia determinante en las urnas en 2022 para elegir un Congreso y un presidente que conduzcan a Colombia a la unidad y a la cooperación y le devuelvan la esperanza. 

@HoracioBrieva

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Eduardo Verano

Se asoma una bonanza

La Biblia enseña que hay que prepararse igual para épocas de vacas gordas que para vacas flacas. Los recursos adicionales de las bonanzas no se despilfarran porque son necesarios en la escasez.

Tendremos ingresos adicionales por una in

Leer
El Heraldo
Haroldo Martinez

Olimpiadas y TEPT

Entender las dimensiones del Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT) es lo que permite aceptar la actitud de Simone Biles, la superestrella del equipo de gimnasia olímpica de los Estados Unidos en la pista de salto de Tokio el 27 de julio de 2

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

Lichiguez

El reciente evento llevado a cabo en algún sitio de la carretera que conduce a Cartagena nos retrotrajo a aquellas afortunadamente superadas épocas de lichiguez, cuando el entonces alcalde con  su gabinete a bordo y acompañado por un grupo

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Más prudencia

Un candidato presidencial le mandó un trino a sus seguidores, refiriéndose a la efectividad de las vacunas para contrarrestar la variante delta del coronavirus. Escribió lo siguiente: «las vacunas no sirven para el virus covid-delta, según la

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.