Columnas de opinión
Actualizado hace 6 meses

Filtro burbuja

Las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea han establecido una fuerte relación con la salud en la última década. Nuestra sociedad está cada vez más digitalizada y activa en estos grupos con intereses o actividades en común, llegando en muchos casos a convertirse en la única fuente de información que construye la realidad de los usuarios. Está claro hoy que los temas políticos y los de salud son los que generan mayores interacciones por día entre los clientes de estos servicios tecnológicos.

Cuando las redes se empiezan a usar permiten libremente escoger contactos, decidir donde leer noticias de los temas que realmente interesan, incluso comprar respondiendo a necesidades reales. Poco a poco y sin que se haga evidente, los algoritmos propios de la inteligencia artificial van tomando el control de las decisiones y de una muy sugestiva manera, terminan “personalizando” los contenidos a los cuales se tiene acceso. Los elaborados sistemas empiezan a fidelizar a sus usuarios poniéndolos cada vez más en contacto con personas que piensan y actúan como ellos y mostrándoles como primera opción de resultados de búsqueda cosas que el sistema ha aprendido a partir de las anteriores que se han realizado.

La estrategia de fidelización fue llamada en 2011 “filtro burbuja” y gracias a ella podemos despertarnos un día con la grata realidad de que todo el mundo piensa como nosotros. Vivir dentro de estas burbujas de armonía conlleva al gran inconveniente de polarizar nuestras opiniones. La curiosidad empieza a apagarse y la posibilidad de conocer otras puntos de vista se extingue. Usando el filtro burbuja se han ganado elecciones, se han hecho linchamientos morales y se han construido grandes movilizaciones sociales, entre otras.

En salud, se han aprovechado las bondades de la estrategia para construir grupos de pacientes que se apoyan entre sí, o de cuidadores que comparten sus angustias e incertidumbres. Incluso de manera experimental se han hecho seguimiento a brotes de epidemias con herramientas basadas en mensajes de Twitter y búsquedas en Google. Si bien los resultados de estas iniciativas aún no arrojan los resultados esperados, todo parece indicar que este será el camino usado para predecir epidemias.

La otra cara de la moneda muestra los evidentes peligros que estas endogámicas comunidades pueden exponer a los pacientes. El exceso de ruido y la ausencia de voces autorizadas pueden hacer que información inexacta o directamente errónea genere, entre otros casos, alertas de salud pública cuya magnitud y reacciones pueden superar de lejos el impacto negativo que la supuesta amenaza estaría en capacidad de producir.

No pretendo descalificar el uso de estas herramientas, que cuando son usadas con responsabilidad individual y colectiva mucho han facilitado nuestras vidas. Mi intención es invitar a nunca perder la curiosidad por las opiniones contrarias y a compartir información con prudencia garantizando en lo posible la confiabilidad de las fuentes.

hmbaquero@gmail.com

 

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web