Columnas de opinión
Actualizado hace 4 meses

Metáforas

Por razones que van desde una clara intención de llamar la atención hasta volver comprensible lo confuso, pasando por la necesidad de crear nombres para realidades que no las tienen, usamos con frecuencia las metáforas. Sin ser muy conscientes, ellas están en nuestro lenguaje cotidiano y dicen más de lo que estamos dispuestos a admitir, o de lo que explícitamente expresamos.

Cuando en salud nos referimos a las infecciones, las metáforas preferidas son tomadas de la guerra: nuestro cuerpo es atacado por agresivos invasores, contra los cuales, la defensa con antimicrobianos resulta ser un arma muy efectiva. Es difícil encontrar una forma más simple para describir como actúan estos medicamentos. Sin embargo, en ella se omite que al atacar con armamento de poca precisión a las agresores podemos causar daños muy severos a la población que pacíficamente reside.

En nuestro cuerpo tenemos más microorganismos que células. Desde el nacimiento somos colonizados de manera progresiva y continua por un sin número de ellos que en conjunto reciben el nombre de microbiota. Aun no alcanzamos a comprender completamente la relación que existe entre estos, nuestros huéspedes biológicos, y nuestra salud. Sabemos con certeza que son fundamentales para la nutrición y el metabolismo, que ayudan al crecimiento y recuperación de algunos epitelios, y que nos defienden contra agentes infecciosos.

Diariamente se esta generando nuevo conocimiento acerca de esta inmensa población de seres vivos que nos habita. Apropiándonos de él hemos cambiado ese enfoque darwinista puro, que usaba la metáfora para explicar la evolución en el planeta con la idea de que solo sobrevivió el más fuerte. Hoy sabemos que la competencia de todos contra todos no fue el principal mecanismo evolutivo; que si bien los seres vivos competimos permanentemente por los siempre limitados recursos y por las mejores oportunidades de reproducción, solo la cooperación entre las especies, estableciendo relaciones de interés mutuo, logró las fuerzas impulsoras necesarias para una evolución simultánea y exitosa.

Los seres humanos formamos parte de ecosistemas complejos, el todo depende de cada una de las partes, cualquier alteración en apariencia menor afecta el conjunto, porque ningún elemento orgánico o inorgánico, grande o pequeño actúa desconectado de los demás. Bacterias y hongos facilitan nuestra digestión, nos cuidan la piel, nos mantienen sanos. Los ataques sin precisión que hacemos contra ellos terminan debilitando la diversa y útil vida que hay dentro de nosotros.

Más claramente aún, si bien en algunos momentos de nuestras vidas podemos entrar en conflicto con algún microorganismo y debemos usar armas potentes contra ellos, la guerra puede, metafórica o literalmente, producir daño severo en todo el sistema.

El uso indiscriminado de antibióticos usualmente acaba con los invasores, pero también puede hacerlo con los ciudadanos buenos que nos protegen de la aparición de agentes como la candida auris, hongo que ha sido reportado recientemente en algunos estados de Norteamérica como causante de infecciones hospitalarias letales.

hmbaquero@gmail.com
@hmbaquero

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web