¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Del miasma al virus

Cada vez que las fronteras del “conocimiento viral” se desplazan, la comunidad académica mundial lo celebra con especial regocijo.

Un virus es en esencia un agente microscópico incapaz de reproducirse fuera de las células de otro organismo. Esta característica, unida a su menor tamaño, hizo que su identificación como causa de enfermedad se retrasara con respecto a las bacterias y hongos. Con el descubrimiento de los virus el enfoque para la prevención de las enfermedades infecciosas cambió para siempre. Antes de este hallazgo, existían muchas teorías para explicar sus orígenes, la más popular de ellas se refería a una neblina tóxica llamada “miasma”, según la cual, las patologías aparecían al respirar aire que contenía partículas suspendidas de materia en descomposición.

De estas diminutas amenazas aprendemos desde nuestra infancia, bien sea por padecer su infección, manifestada como frecuentes resfriados, o por el malestar asociado a la aplicación de vacunas que buscan evitar que nos enfermemos por su causa. A nuestra generación, como a ninguna otra antes, le ha correspondido vivir los grandes desarrollos logrados por la ciencia en el conocimiento de los virus. Fuimos testigos de la erradicación de la viruela, vía vacuna, como peste viral que periódicamente azotaba a la humanidad. También nos ha tocado presenciar la aparición de enfermedades emergente, dos de ellas especialmente graves (Sida –Covid 19), han generado una gran carga de enfermedad para los sistemas de salud del planeta.

Cada vez que las fronteras del “conocimiento viral” se desplazan, la comunidad académica mundial lo celebra con especial regocijo, pues con ello usualmente se consigue rápidamente mitigar el dolor que estas enfermedades acarrean. Un ejemplo de lo anterior se produjo esta semana cuando el Premio Nobel de Medicina se otorgó a los investigadores que descubrieron el virus causante de la hepatitis C. Esta enfermedad mata a más de 400.000 seres humanos al año. Cuando se vuelve crónica, como actualmente se estima que afecta a 71 millones de personas alrededor del planeta, se convierte en una de las principales causas de cáncer de hígado. A pesar de lo anterior, frente a sus “parientes”, la A y la B, esta enfermedad es casi desconocida.

La hepatitis C se adquiere al tener contacto con sangre de alguien portador del virus. Antes de que los galardonados investigadores lo descubrieran, y con ello se desarrollaran pruebas para detectarlo, todo aquel que recibía una transfusión sanguínea corría el riesgo de ser infectado. Con la obligatoriedad de examinar la presencia del patógeno en todos los productos sanguíneos que se usen, los grupos que ahora tienen mayor riesgo de contraerla son los consumidores de drogas inyectables y aquellos que se tatúan y se colocan piercing en sitios que no cumplen con las medidas de bioseguridad existentes para hacerlo.

Aún desconocemos mucho acerca de las enfermedades virales. Identificar el agente y sus mecanismos de contagio suelen ser los primeros pasos para ayudar a contener su diseminación. Precisamente en este trabajo aún se encuentra la comunidad científica mundial intentando confirmar si efectivamente el virus causante de la actual pandemia se transmite de manera significativa por aerosoles, algo parecido a la teoría miasmática de la antigüedad.

Como recomendación a mis lectores y mientras se resuelve la duda, utilicen preferentemente los espacios al aire libre para reunirse, eviten sitios cerrados, concurridos y pobremente ventilados. Desde hace siglos se sabe que el aire “limpio” es sinónimo de salud.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Manuel Moreno Slagter

El malecón de La Loma

Hace tres años y medio dediqué una columna a registrar el deterioro que se estaba presentando en el malecón de La Loma. En aquella ocasión resaltaba que había que hacer un esfuerzo para evitar que esa obra, que nos costó más de 30 000 millo

Leer
Eduardo Verano

Referendo Constitucional

El referendo, es una forma de participación ciudadana. Es una forma de la democracia participativa, pero no es la democracia. La democracia moderna es representativa y tiene en la deliberación plural un rasgo distintivo. El referendo es un instr

Leer
Weildler Guerra C.

Culpar a Soros

La intoxicación ideológica suele actuar como uno de los alucinógenos más potentes y afecta tanto a individuos como a colectividades. Hace unos días el exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, convocó a una rueda de prensa para presentar la

Leer
Roberto Zabarain

En la titular

La semana pasada se celebró, bueno, de celebrar pocón pocón; se llevó a cabo una Convención Nacional Conservadora, claro, en forma virtual tal como las actuales condiciones de salud exigen. Lo sorprendente es que la anunciaron como “Program

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web