El Heraldo
Opinión

Tiempo de adviento

Inicia pues el tiempo de adviento y es bueno que tengamos nuestro corazón abierto a Jesús para recibirlo en nuestro corazón, para nuestra salvación.

El domingo 29 de noviembre de 2020 se inició el año litúrgico de la Iglesia Católica. La liturgia es la adoración a Dios nuestro creador y el reconocimiento a Jesús como nuestro Señor y nuestro salvador. El año litúrgico consta de varios tiempos: el tiempo de adviento que dura cuatro semanas; el tiempo de navidad, que es el reconocimiento del nacimiento de Jesús no solo como hijo de Dios, sino el nacimiento espiritual de Cristo en nuestros corazones; el tiempo de epifanía, que es el tiempo más corto y representa a los reyes magos; luego viene el tiempo largo que consta de 34 semanas y ahí se encuentran los tiempos de cuaresma, que es la pasión, muerte y resurrección de Jesús y el tiempo de pascua.

En el tiempo de adviento, revisamos todos nuestros actos de la vida, es el tiempo de reflexión, y con él se representa a la corona del adviento que fue establecida en Europa y hoy autorizada por el Vaticano en toda la iglesia, en ella se encuentra el circulo que representa el universo, el color verde que es la vida y las cuatro velas que representan los cuatros semanas y con el inicio del tiempo se prende la primera vela.

En tiempo de adviento llegó precisa la palabra del evangelio según San Mateo, anunciado el regreso del Hijo del Hombre, 24:37-44: “Como sucedió en tiempos de Noé, así sucederá también cuando regrese el Hijo del Hombre. En aquellos tiempos antes del diluvio y hasta el día en que Noé entró en la barca, la gente comía y bebía y se casaba. Pero cuando menos lo esperaban, vino el diluvio y se los llevó a todos. Así sucederá también cuando regrese el Hijo del Hombre”.

Ahora en estos tiempos de coronavirus, en los que hace poco finalizamos el tiempo litúrgico de la Semana Santa, celebrada de una forma atípica como nunca antes lo vivimos, por la contingencia que ha generado esta pandemia, donde conmemoramos la pasión de Cristo, la última cena, el viacrucis, la muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. Fueron unos días de intensa actividad litúrgica desde casa, que culmino para nosotros los cristianos, desarrollado en medio este confinamiento que hoy hizo flexionar que estamos viviendo el tiempo de la prepotencia. Hoy con este virus que se expande por las naciones demostrando que el único Dios es su hijo hecho hombre, Dios nos está dando una lección para que cambie nuestro corazón, que sea más humano y menos egocéntrico. El hombre en su ambición por las riquezas y por el poder se creía dios, y en su soberbia y egolatría ha humillado a millones de personas humildes como si estuviéramos viviendo en los tiempos del imperio romano y de los tiempos de Nabucodonosor.

Por eso pregunto a mis queridos lectores: ¿ya hicieron una revisión de lo que ha sido su vida? ¿Qué balance encontraron? Todavía estamos a tiempo de cambiar nuestro rumbo: del mal por el bien, de arrepentirte por tus pecados y de recibir a Jesús en tu corazón, en un corazón limpio de telarañas de los vicios que hemos recibido del mundo. Inicia pues el tiempo de adviento y es bueno que tengamos nuestro corazón abierto a Jesús para recibirlo en nuestro corazón, para nuestra salvación.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro Villanueva

Irrespeto a una pandemia

El respeto, una condición soberana de la especie humana, está perdiéndose  cada día mas, otros animales de mucho menos categoría podrían darnos definitivas lecciones que colocarían el comportamiento de nuestra especie en un nivel de mu

Leer
El Heraldo
Oriana Álvarez Vos

¿Cómo ayudar a los jóvenes?

Una de las características de los mercados de trabajo de América Latina, y Colombia no es la excepción, es la falta de inserción laboral de la juventud, reflejada en las altas tasas de desempleo y la precariedad en el empleo juvenil. Los recie

Leer
El Heraldo
Weildler Guerra C.

¿Son ciudadanos los indígenas?

En días pasados el noticiero de una cadena de televisión informó en su franja nocturna que ciudadanos e indígenas se enfrentaron en la ciudad de Cali. De inmediato millones de televidentes se preguntaron: ¿son ciudadanos los indígenas? Aunqu

Leer
El Heraldo
Orlando Araújo Fontalvo

El nuevo coraje

Una mañana, en los albores del siglo XIX, una minoría acaudalada se despertó de un sueño agitado y decidió que ya no le gustaba el orden que un remotísimo trono le había impuesto por la fuerza de la cruz y de la espada. Luego de varias esca

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.