El Heraldo
Opinión

Rumbón carnavalero

Pero este virus no me matará la fiesta, no, señor. Estoy montando mi rumbón carnavalero 2022 en la sala de la casa en la que habrá Batalla de Flores, Gran Parada, Infantil y Joselito Carnaval, todo en uno. El sastre me dijo que la pinta está quedando monocuca, tengo unos lentes rojos y unos tenis azules que combinan con la pinta, pero estoy buscando unas zapatillas más carnavaleras para deslizarme bacano mientras bailo en el piso enmaicenado.

Uno de los eventos más trascendentes en mi vida que me conmovió hasta el ADN fue haber desfilado un sábado de carnaval en el cumbiódromo de la Vía 40 haciendo música. Difícilmente otras experiencias en mi vida le disputan el estallido de emociones que experiencié en ese día. Se lo debo a Istvan Dely, un húngaro filólogo que llegó a Cuba a hacer una investigación para un libro y terminó en las esquinas de la Habana aprendiendo a tocar todos los ritmos de allí y del Gran Caribe. Después se vino para Colombia y montó en Barranquilla una escuela de percusión que se llamó Epebá, Escuela de Percusión de Barranquilla, donde nos enseñó a sonar el tambor para disfrutar cada uno de esos golpes con conocimiento de cada nota y de cada ritmo, incluidos los colombianos.

Istvan inventó una mezcla a la que llamó Conga Epebá, la fusión de chandé, un ritmo colombiano carnavalero, con la conga cubana. Sonaba más o menos así: dos compases de chandé y entraba yo con el quinquin coroquinquin de la campana y enseguida el quinto, el salidor, el tres dos, el tumbador, el timbal de la conga cubana y hasta una batería. Sonido bestial. Tener la consciencia de verme trepado en un camión rodeado de tamboreros y sonando una campana que actúa a manera de metrómo como puente de unión entre dos ritmos del Caribe es algo que, en mi escala de valores, representa lo cósmico. Metrónomo que era también la clave para las bailadoras de la comparsa, que nos acompañaban adornando la calle con el movimiento de sus caderas. ¿Qué más se le puede pedir a la vida?

No hay cansancio en esas condiciones, sólo el vacile y la gozadera del espíritu, uno no puede dejar de sonar el instrumento, estás en medio de la música y eso es un tsunami de emociones que te arrastra en una espiral ascendente de sonidos, imágenes, colores, olores, gritos, risas, que estimulan el sexto sentido, la propiocepción consciente, y no se queda una sola célula sin responder. Sensación bestial.

Por todas las circunstancias de la vida esa experiencia no se ha vuelto a repetir, pero sigue latente la esperanza de algo parecido en alguno de estos carnavales, pero en este no, ni de vainas; por lo menos, no en el espacio público, no quiero hacer parte de la estadística de reinfectados por participar en un evento público en el que sé que, por su propia naturaleza, no habrá ninguna medida de control y se violarán todos los protocolos de bioseguridad.

Pero este virus no me matará la fiesta, no, señor. Estoy montando mi rumbón carnavalero 2022 en la sala de la casa en la que habrá Batalla de Flores, Gran Parada, Infantil y Joselito Carnaval, todo en uno. El sastre me dijo que la pinta está quedando monocuca, tengo unos lentes rojos y unos tenis azules que combinan con la pinta, pero estoy buscando unas zapatillas más carnavaleras para deslizarme bacano mientras bailo en el piso enmaicenado. Los amigos me están enviando música de la ocasión para que no me falte nada, falta seleccionar el ron que voy a tomar, para entrar en confinamiento preventivo esos 4 días y hacerle pistola al Coronavirus.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Tatiana Dangond

Candidato sorpresa

La agotadora disputa entre los referentes de la política tradicional ha llevado a un sorpresivo crecimiento de la candidatura de Rodolfo Hernández, que pone a tambalear los cimientos sobre los que se han construido las reglas de la práctica ele

Leer
El Heraldo
Rafael Nieto

La sorpresa y el susto

Las recientes encuestas traen confirmaciones. Una, el definitivo estancamiento de Petro en primera vuelta. Tocó techo. En la de Invamer está en 40,6%, en la de Guarumo en 37,9% y en la CNC está en 35,8%. Incluso en todas baja, menos en la de Gu

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Más que dignidad

Ella tiene un poco más de 30 años. Él, un poco más de 70. Pero la edad aquí es lo menos relevante. Lo que sí importa es que ese hombre, famoso por los vallenatos que hizo célebres en compañía de su hermano Emiliano, se comporte como un in

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

La responsabilidad de la sustentabilidad

El emprendimiento es un tema apasionante para mí, porque es una vía de generar empleos, de abrir puertas a aquellas personas que han perdido la estabilidad laboral de un trabajo, pero también es una alternativa para quienes quieren atreverse a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.