El titulo es:Poscarnaval

Últimas noticias

Embarcación fondeada en uno de los muelles de la zona portuaria de Barranquilla.
00:45

El gremio realizó un convenio con Cormagdalena para...

Momento en el que Yenis Pacheco y Daniela Ramírez dialogan con Luis Alberto García.
00:35

Yenis Pacheco y Daniela Ramírez, tía y prima del joven...

La animalista Leidy Iregui asistió a la actividad con su gata Negrita. Al fondo se aprecia la patrulla animal.
00:30

El Distrito puso al servicio de la comunidad las unidades...

Una caja de luz permite la captura precisa de la imagen para ser subida a la base de datos web del Herbario UNO, en la Universidad del Norte.
00:30

Varias carpetas del Herbario UNO, de la Universidad del...

El político y militar Benito Mussolini, durante el acontecimiento conocido como ‘Marcha sobre Roma’, que lo llevó al poder en 1922.
00:30

Hace cien años, Benito Mussolini creaba las primeras...

Las objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP deberán ser estudiadas en el Congreso de la República.
00:30

Constitucionalistas analizan lo bueno y lo malo de la...

Jon Bilbao, actual gerente de Monómeros.
00:30

Participará en la reconstrucción de la empresa petrolera,...

El ejemplar conserva su agilidad a la hora de correr con la dirección del patrullero Eduardo Rebollo.
00:30

Los días de patrullaje del ejemplar equino cesaron en el...

Presentación de Alondra De la Parra en México.
00:30

La experiencia humana ayudó en el proceso creativo.

El ciclista barranquillero Nelson Soto, de 24 años, es uno de los mejores esprínter del Caja Rural.
00:30

El ciclista barranquillero, de 24 años, integra la nómina...

Columnas de opinión
Actualizado hace 12 dias

Poscarnaval

Cito un fragmento de un samba de Vinicius de Moraes y Tom Jobim llamado La felicidad, que es el preciso para la resaca del reciente carnaval, porque el miércoles de ceniza marca de manera drástica un giro en la vida de los individuos y la sociedad carnavalera, un regreso a la realidad.                               /La tristeza no tiene fin, la felicidad sí/ La felicidad es como una pluma que lleva el viento en el aire/ Ligero es su vuelo pero su vida es breve, pues sin el viento no puede volar/ La felicidad del pobre parece la gran ilusión del carnaval/ La gente trabaja durante todo el año por un momento de ensueño en el que pueda fingir que es rey, pirata o jardinera. Pero todo se acaba al llegar el miércoles. La tristeza no tiene fin, la felicidad sí/. Es la sensación que queda en el sambódromo y en el cumbiódromo después de todo el desenfreno del carnaval, ya que tanto Río de Janeiro como Barranquilla atraviesan sus propias alegrías y tristezas inmersas en las crisis de sus respectivos países.

Como en cada postcarnaval desde hace unos seis años, le prometo a Joselito que llevaré a revisión las antiparras que me recomendó para leer de manera tangencial las noticias o verlas en televisión o en lo que me envían por internet los amigos. Cumpliendo con el principio básico para el cual son hechas estas gafas, proteger los ojos –como en el buceo o la soldadura–, las mías solo permiten ver titulares, ya que se oscurecen cuando intento ampliar la noticia, como un mecanismo de protección del cerebro ante tanta noticia negativa y ahora, para rematar, las fake news. 

No hay cama pa’ tanta gente, ni ojos ni oídos para todo lo que hay que digerir  a diario como sucesos que nos afectan de manera individual y colectiva. No es para nada agradable ver desfilar el cinismo y el descaro de algunos políticos en los medios, la forma como se manipula la información a todos los niveles, la irresponsabilidad del Estado para afrontar los problemas vitales del país, la desilusión al ver amigos y conocidos enredados en trampas al Estado y al erario público, las fotos de personas que forman carteles de cualquier tipo con tal de obtener dinero rápido, los innumerables asesinatos por razones de todo tipo, la muerte de muchos pacientes por negligencia a todos los niveles de esta salud casi moribunda, los preocupantes y repetidos lapsus que comete la vicepresidenta con el nombre de su presidente. Por encima de todo, en la cresta de la ola de las preocupaciones, la sensación de un cuestionamiento a la gobernabilidad por parte del presidente. Aparece en todas las columnas de opinión, tanto los que lo critican como los que lo defienden.

Me pondré las antiparras para seguir mirando de soslayo el acontecer nacional, pero con el oído atento a la canción a ver de qué me disfrazaré el año entrante: ¿de marimonda, de mico prieto, de perro bravo, de tigre mono, de garabato, seré torito, seré ciempié? Aun no lo sé.

haroldomartinez@hotmail..com 

 

Imagen de sandra.carrillo
Ya soy suscriptor web