El titulo es:A lo ‘venezoliche’

Últimas noticias

Draga Lelystad durante labores en el canal de acceso.
00:04

Cormagdalena indicó que se removieron 215 mil m3 de...

Miembros de la comisión quinta del Senado en un reciente debate de control político.
00:16

El propósito es que los ministros de Hacienda y Minas...

La pintura de los torreones de la iglesia de San José luce desgastada, igual que gran parte de la fachada.
00:10

Tras su clausura por daños en la estructura del techo en...

Luis Díaz remata de volea frente al Deportivo Pasto.
00:09

Los rojiblancos son el decimosexto equipo con más remates a...

Accidente registrado en Ciénaga, Magdalena.
00:08

En el registro hubo cuatro siniestros que causaron...

Familiares de Leonardo Navarro Mendoza y Candy Maestre en Valledupar.
00:08

EL HERALDO recogió las primeras impresiones de los...

Este año en la Feria del Libro de Bogotá participarán unos 170 autores de 24 países. También se conmemorarán los 200 años de Colombia como república.
00:07

Como lo informó el evento, la inauguración se adelantó para...

00:07

La institución armada ofrece hasta $50 millones por...

00:07

En el Mundial de Polonia, que se disputará entre mayo y...

La puesta en escena de Neelo Allawala fue una de las más aplaudidas.
00:06

La ciudad de Karachi brilló con las propuestas presentadas...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

A lo ‘venezoliche’

Me parece inaudito que en estos momentos extrañe expresiones como “bien cuidaíto, patro”, “jefe, tire la liga”, o “tire algo para la llevadera, bacán”, que escuchaba en cada estacionada o limpiada de los vidrios del carro, en los paradas en los semáforos, o en cualquier actividad callejera informal en la que una persona se acerca para pedir un pago por un supuesto servicio prestado a nuestro vehículo o a nosotros mismos; algo que termina volviéndose incómodo y molesto porque sucede a cada rato y tiene un cierto rasgo de obligatoriedad de parte nuestra, so pena de ser considerado persona egoísta.

Mi extrañeza no es por la ausencia de estos trabajadores verdaderamente informales porque, en realidad, siempre han estado ahí, el fenómeno social que los genera no está resuelto y, por tanto, no van a desaparecer. Lo que ocurre es que otro fenómeno social lo ha rebasado, lo que es conocido a nivel nacional y mundial, la migración de venezolanos hacia Colombia y otros países del cono sur, lo que ha provocado la emergencia de una subcultura en paralelo con la local, con una intensidad de desarrollo que ha superado cualquier cálculo, al punto de opacar la nuestra en cuanto al número de personas que piden dinero en las calles y el léxico que manejan.

Lo de los semáforos es tan evidente que ya es normal que haya más venezolanos que nativos vendiendo debajo del arbolito que está al lado de las luces del tráfico, en una proporción entre ellos de tres a cuatro muchachos y una chica, un ecuación curiosa. Lo que me sacudió más fuerte que todas las estadísticas que leo a diario sobre este fenómeno migratorio, fue andar las calles a pie para ver una realidad que angustia porque muestra unas proporciones preocupantes que tendrán –de hecho, está teniendo–, serias consecuencias económicas, sociales y de salud pública.

Cada cincuenta metros, aproximadamente, hay un adolescente vendiendo un bombón, chupeta, fruna o chicle, o solicitando una colaboración en su léxico y cadencia “hey, vale, colabórame llevando una chocolatina”, “vale, cómprame algo, chico”, “¿me puede colaborar con algo para darle de comer al niño?, soy venezolana, puéh”. Esa sonoridad no es de por aquí, es una cadencia y un léxico que saben distinto y han terminado por imponerse al sonido que escuchábamos antes. En lo único en que se parecen es que representan pregones de la pobreza, voces víctimas de la cosa social y política. Para complejizar más el asunto, hay un ‘run run’ muy serio en la ciudad: puedes tener relaciones sexuales con una “pelaíta veneca” en el centro de la ciudad por 5.000 o 10.000 pesos.

Me sentí como Buda cuando salió de su palacio y vio todo el dolor, pobreza, enfermedad, muerte, en los caminos de la India. No es mi intención volverme asceta ni virtuoso, sino dejar constancia del fenómeno social y económico que se nos presenta en la ciudad y nos va a estallar en la cara pronto.

haroldomartinez@hotmail.com

Imagen de jesika.millano

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales
Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1