El Heraldo
Opinión

Demasiado odio

La curación de ese sentimiento nacional patológico es un asunto de todos, no de un mesías.

Las imágenes que atiborran las redes acerca de la situación social en Colombia han tenido tal impacto y repercusiones que somos noticia mundial por lo delicado del asunto, somos una bomba de tiempo, parecen los inicios de una guerra civil, la población está armada y hay fuego cruzado de diversos orígenes en las calles; hay muertos, heridos, desaparecidos, abusos por todas partes. Esas acciones tienen un común denominador que es una constante en todos los discursos, independiente de la ideología de cada quien, es el odio.

El odio es un sentimiento profundo, intenso y duradero de aversión, repulsión, repugnancia, ira y hostilidad, que provoca el rechazo de una persona, grupo de personas o situación, y que lleva al deseo de producirle o desearle daño o desgracia.

La crisis actual por la que atraviesa el país ha agudizado los enfrentamientos políticos, sociales, culturales, étnicos, religiosos e ideológicos, que hacen parte de una estructura de sentimientos a nivel nacional, y nos han convertido en personas que convivimos con unas emociones básicas equivalentes a síntomas individuales y colectivos: ira, enojo, rencor, violencia en acto y odio, que aparecen en escena a través de los excesos que van desde la violencia sistémica estatal facilitada por la corrupción, hasta el acto individual de atacar personas o la estructura material. Ninguna de estas acciones sintomáticas es accidental, todas poseen un móvil, un sentido y una intención. En cada uno de nosotros están esos “excesos”.

Nuestra crisis social crónica, independiente de la pandemia, ha desnudado nuestros miedos y odios que expresamos de muchas maneras, en especial, en ese enorme pizarrón que son los medios de comunicación en los que vomitamos todo lo que sentimos visceralmente y que nos lleva a lanzar expresiones cargadas de veneno contra el otro, a quien queremos eliminar porque es el motivo de nuestra infelicidad. El odio al otro es el único sentimiento nacional en el que estamos de acuerdo.

El odio no es justificable desde el punto de vista racional porque no permite la posibilidad del diálogo ni la creación de consensos. Es capaz de provocar cambios en la actividad cerebral, como ha sido demostrado por resonancias magnéticas funcionales en personas que son escaneadas mientras observan fotos de personas o situaciones que odian, en las que aparece un patrón de actividad neuronal característico cuando se experiencia el sentimiento de odio.

De tal manera que, no puede esperarse un mínimo acercamiento para el diálogo en esta sociedad nuestra en conflicto mientras no nos sanemos de ese odio que tiene una etiología múltiple económica, social, política, jurídica, religiosa, cultural, y una gravosa sensación de injusticia social que nos tiene al borde del metaconflicto, la guerra civil.

La curación de ese sentimiento nacional patológico es un asunto de todos, no de un mesías.

haroldomartinez@hotmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Carlos Eduardo Correa Escaf

Pensar a largo plazo

Si todos comprendiéramos los retos ambientales nacionales y mundiales, sería mejor para el planeta y quienes lo habitamos.

En el Gobierno asumimos un compromiso muy importante para el planeta al aumentar, en diciembre de 2020, nuestra

Leer
El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

Coraje

El deporte mundial se sacudió esta semana con el anuncio hecho por la gimnasta artística estadounidense, Simone Arianne Biles. La más laureada de la historia en las competencias de su disciplina se retiró de la final olímpica declarando que y

Leer
El Heraldo
Kelina Puche

Sacúdete

Esta semana recibimos en la ciudad la visita del ministro de trabajo, quien socializó el alcance del Decreto 688 del 2021 encasillado en la estrategia que han denominado “Sacúdete” buscando dar respuesta a uno de los problemas que llevamos a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.