El titulo es:¿Hacia un gobierno corporativista?

Últimas noticias

22:43

El crédito de Sincelejo sumó diez vuelacercas...

El presidente Iván Duque durante su entrevista a Pedrito Tomás Pereira.
21:18

El jefe de Estado delegó a la vicepresidenta Marta...

Sector del barrio Olaya donde balearon a Gerardo Gil Serna (en el recuadro).
20:53

Uno de los asesinatos se dio con arma de fuego, en la...

Luis Germán Manotas.
20:30

Manotas, con más de 40 años de trayectoria como locutor,...

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquila.
19:08

El ministro de Hacienda respondió en el debate de control...

El general (r) de la Policía Humberto Guatibonza.
19:06

La Fiscalía apeló decisión y...

Socorristas en plena labor de rescate en el bus accidentado.
18:55

El siniestro número siete en 37 días se registró cuando un...

18:49

Durante el debate por el caso ‘Bonos Agua’, el congresista...

18:45

La falta de disponibilidad del mismo lugar ha hecho que la...

La familia Pulido frente a su nueva vivienda.
18:37

La Gobernación del Atlántico invierte $5.400 millones en...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

¿Hacia un gobierno corporativista?

En el manejo del Estado en Colombia han existido varias instituciones poderosas que definen las posibilidades de las políticas públicas. La primera de ellas es el clientelismo, institución poderosa e invisible pero real, que distribuye puestos y contratos, afectando la calidad de la gestión pública, a cambio de votos en los procesos electorales.  No permite el desarrollo de la carrera administrativa y promueve la tercerización laboral en lo público. Esclaviza al ciudadano que debe votar por dicho candidato si no quiere perder su puesto. Se utiliza también en el sector privado. 

La segunda es la ética patrimonialista en el manejo del Estado. El Estado se divide en “zonas” que pasan a control de algún parlamentario, diputado o concejal. Este considera que dicha entidad estatal  es “suya” con derecho a poner y quitar empleados y definir contratos. De esta forma las políticas públicas quedan mediatizadas, pues los más capaces nunca llegan a los cargos públicos. Cada funcionario “es” de algún político, como si fuera su dueño. Limita también la libertad de los empleados del Estado.

La tercera es el corporativismo. En el terreno de la política y el manejo del Estado, generalmente los “gremios” empresariales pasan a controlar altos cargos, a través de sus “técnicos”, personas muy calificadas, con una larga carrera en sus entrañas. El gobierno de Duque parece ensayar este camino con su reciente gabinete. Muchos de esos nombramientos parecen acertados y no se podrían cuestionar, hasta a cada región le da su ministerio para que no se quejen. Pero generalmente son personas que vienen de trabajar con los gremios empresariales por años. Eso no sería problema, siempre que se entienda que el manejo de lo público es muy diferente a defender los intereses de los empresarios, más interesados en sus tasas de ganancia y el volumen de sus ventas. Para eso son los gremios, para defender los intereses de sus asociados.

¿Podrán quitarse ese ropaje al llegar a los ministerios y pensar en la necesidad que este país mejore en términos de igualdad y distribución del ingreso? El punto clave aquí es entender que el Estado es un ente complejo que debe responder no solo a los intereses de los empresarios sino más bien a los intereses generales de la sociedad.  Se necesita tener una visión de país y para ello no basta lo gremial. Si el gobierno solo busca “mejorar” un poco el status quo, muy pronto se desgastará.  Si cree en las teorías del “goteo”, donde basta fomentar la confianza inversionista para que ocurra el crecimiento de la inversión privada, me temo que el camino estará lleno de buenas intenciones pero nos llevará al estancamiento. Solo oír hablar de austeridad fiscal, adelgazamiento del Estado y bajar los impuestos a los empresarios, no parece ser una agenda de desarrollo. Para ello basta examinar las propuestas del Consejo Gremial Nacional (52 páginas), donde hacen propuestas en todos los campos que claramente los benefician, pero nada dicen de la equidad, de la propiedad de la tierra, de combinar rebajas a sus impuestos con alzas de los mismos a las personas ricas. En síntesis, el corporativismo nos puede llevar a una nueva frustración nacional sin una visión de país.  

 

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1