El titulo es:Grandes peleas y grandes castigos

Últimas noticias

Feligreses este domingo en la parroquia de San Charbel, en la carrera 71 con calle 91A.
00:23

El caso ocurrió este domingo en la parroquia de San Charbel...

De acuerdo la unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía, los desmovilizados de las AUC han anunciado la confesión de más de once mil homicidios.
00:23

De los 2.378 postulados activos, 83% pertenecen a las...

Niños piloneritos, danza tradicional de las fiestas vallenatas.
00:20

Los niños y niñas prendieron este domingo el Festival de la...

Fachada del Hospital Nelson Restrepo de Guayabal, Tolima.
00:15

Teniendo en cuenta las características de este caso, las...

00:09

Los extranjeros se encontraban recorriendo los ríos que...

Dorian Almarino, uno de los capturados por la Policía.
00:06

Las personas capturadas por la comisión de diferentes...

Calle 84A con carrera 21C, lugar donde sucedió el homicidio.
00:04

El homicidio ocurrió ayer en la mañana en el...

Rafael Nadal tras victoria del Masters 1000
00:04

Tras recoger el trofeo de campeón, el balear recordó su...

Deivis Valencia Contreras, subintendente.
00:02

Por el mismo hecho ya hay otro policía asegurado.

00:00

Esta es la segunda vez en en la que el colombiano pierde la...

Columnas de opinión
17 Abril 2017

Grandes peleas y grandes castigos

Uno de los combates más fuertes que se dio en el mundo del boxeo fue en los años 30 entre el alemán Max Schmeling y el estadounidese Jack Sharkey. Schmeling salió ganador. 

En el boxeo han habido muchos combates bastante fuertes, golpeadores, que han venido a definirse en los últimos asaltos. Uno de esos combates llamó mucho la atención en aquellos años 30, porque se verificó entre un veterano de muchas lides boxísticas y un novato que venía noqueando a cuanto adversario se le ponía por delante. 

Se trataba del alemán Max Schmeling, ex campeón mundial, aunque poco airosa fue la conquista de su título, alegando que su contendor Jack Sharkey, le había propinado un golpe de foul que lo tenía en la lona revolcándose de dolor

Schmeling se rehabilitó ante su público, a pesar de haber perdido la revancha con Sharkey que lo despojó del título conseguido en la forma que hemos dicho.

En esos años 30 surgió como la máxima promesa del boxeo un joven peso completo llamado Joe Louis, quien venía derribando los más prestigiosos contenedores: Primo Carnera, Max Baer, Jack Sharkey —todos ellos ex campeones mundiales— y finalmente se enfrentaba al teutón Schmeling. Este lo venía observando en todas sus peleas y planificó la suya en base a sus observaciones.

Schmeling notó que Louis lanzaba sus jabs e inmediatamente bajaba el brazo. El alemán decidió cambiar jabs de Louis por su recto de derecha. Este cambio de golpes le dio a Schmeling la victoria por nocaut en el décimo tercer round, luego de tumbarlo varias veces en el curso del duro combate.

Pero como son las cosas, el observador también fue observado para la pelea de revancha, en la que ya estaba Louis como campeón mundial de peso completo. Louis y su entrenador estudiaron los combates de Schmeling y notaron que era un boxeador que comenzaba lentamente en los primeros asaltos. Había, pues que,  atacarlo de salida y eso le dio a Louis el nocaut en el primer asalto. Louis salió como una tromba al sonido de la campana en el primer asalto y tupió de golpes a Schmeling para noquearlo espectacular y dramáticamente.

Ya en sus postrimerías como boxeador Joe Louis sufrió el segundo nocaut de su carrera, cuando al volver de su retiro se tuvo que enfrentar a un Rocky Marciano que venía subiendo en el ránking mundial, ya que ganaba en fila india todos sus combates. Al vérselas con un Joe Louis veterano y obviamente desmejorado que solo volvió por su deuda con los impuestos, Marciano le dio su tunda a Louis; inclusive lo sacó del ring, aunque el ex bombardero no cayó al piso sino a la franja exterior que tienen los cuadriláteros, pero para él eso fue definitivo para retirarse del boxeo.

Imagen de said.sarquis