El titulo es:Gracias Corte Constitucional

Últimas noticias

Desde este martes los docentes de Maicao protestan por las contrataciones.
10:46

El motivo de la suspensión de labores de sede es para...

 Los alumnos de la Escuela de Periodismo Olga Emiliani posando con el diploma.
10:27

Este martes se llevó a cabo la ceremonia de gradación en...

10:14

Durabre el año pasado un total de 508.362 nuevos...

10:12

“Si defender y reclamar los derechos de la gente me...

Yeison Alberto Alvarado Medina.
10:08

Los hechos ocurrieron a las 4:30 de la tarde cuando hombres...

10:02

Warner Bros sorprendió a sus seguidores con las imágenes...

09:30

Gas Natural Fenosa señala en el documento que declaraciones...

El jugador Lionel Messi durante su encuentro con el árbitro número 1 del partido ante Chile.
09:24

La multa se luego que el jugador argentino al parecer...

09:22

A solo un día del lanzamiento oficial del Galaxy S8,...

08:38

La empresa, filial del grupo Inassa, asegura que tiene un...

Columnas de opinión
10 Abril 2016

Gracias Corte Constitucional

Ha sido una muy mala semana para el Procurador, Vivian Morales y todos aquellos que se ocupan de, al menos a través de sus ideas, negar las posibilidades del otro. Es un infinito acto de egoísmo que personas que tengan pleno uso de todos sus derechos pretendan que otros no gocen de los mismos derechos. Sabroso así, digo yo. Por fortuna en Colombia, y pese a la godarria, la Corte Constitucional hizo un avance tremendo en materia de igualdad. Yo siempre esperé recibir esa noticia en medio de una marcha gay o en una fiesta con muchos arcoíris, para celebrar todos juntos como se celebraría en un gueto, pero no. La verdad, estaba un poco desinflada por todas las vueltas que nos habían dado, y en ese pesimismo muy colombiano ya estaba pensando que no, que no tomarían una decisión de fondo, que la aplazarían, que algo se interpondría. Así que, ajá, iba en un transporte intermunicipal entre Cartagena y Barranquilla justo en el momento en el que me dieron la noticia. Yo quería que sonara alguna canción de Madonna o de Lady Gaga, me imaginaba una coreografía de YMCA de Village People, pero nada, era un lote de gente adormecida, sentada, esperando llegar a su destino, agazapada en sus propios cuerpos como suele acomodarse la gente cuando está viajando en transporte público entre una ciudad y otra. No sonaba ningún himno gay y mi corazón latía fuerte lleno de felicidad. Por un segundo me pregunté si debía decirle algo a la señora que viajaba al lado mío, una doña que seguía a Santa Marta, llevaba una torta en una caja, así que uno podía suponer que iba a algún cumpleaños. Yo quería que repartiera la torta entre todos y celebráramos allí y pedirle al conductor que pusiera una banda sonora para el momento, y que de repente aparecieran por todos lados colores psicodélicos alusivos al amor libre. Pero nada de eso pasó. Estaba segura de que a la mayoría no le importaría de a mucho el tema y que, incluso, era posible que empezara una discusión absurda, y en esa precaria argumentación clasificaran al mundo entre lo que es natural y lo que no, como si acaso fuese ya natural que fuésemos allí todos rodando, apiñados, movilizándonos a 90 kilómetros por hora, cuando en realidad los seres humanos en nuestras condiciones de naturalidad del sagrado Edén deberíamos andar caminando encueros entre una ciudad y otra, sin zapatos, porque el resto de cosas son inventos de la humanidad. Todas, hasta el contrato del matrimonio heterosexual.

No aceptarían mis argumentos y quizá me bajarían en medio de la nada. No espero que los que estén celebrando sean las mayorías, como tampoco las mayorías celebraron por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, pues fue una lucha de minorías, así años después las mayorías hubiesen elegido a un negro para que los gobernara. Estoy celebrando con las minorías el hecho de que este país se volvió más decente y respetuoso para todos. Gracias Corte Constitucional.

@ayolaclaudia
ayolaclaudia1@gmail.com

Imagen de adriana.puentes