Opinión | EL HERALDO

¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Entretenimiento

Intercambio de Reinas

La manipulación del individuo para preservar la realeza  

Intercambio de Reinas es una película que hace alusión a un periodo histórico relacionado con las negociaciones entre Francia y España que podrían simular teatro del absurdo. Sucede en el año 1721, y los reinos se encuentran agotados tras devastadoras guerras. Para consolidar la paz y evitar mayor debilitamiento de ambas comarcas, la solución fría y calculadora que encuentra el regente de Francia se centra en arreglos matrimoniales manipulando a los jóvenes herederos como si fuesen fichas de un juego.

Dirigida por el escritor y cineasta francés Marc Dugain, la cinta muestra cómo el príncipe de Asturias, quien posteriormente sería el rey Luis I de España (Kacey Mottet-Klein), es obligado a casarse a la edad de 15 años con la princesa Luisa Isabel de Orleans (Anamaria Vartolomei), de Francia, de 12 años. Al mismo tiempo, Luis XV de Francia (Igor Van Dessel), de 11 años, se debe casar con la española Mariana Victoria de Borbón (Juliane Leporeau), hija de Felipa V, de escasos 4 años. De esta forma se sellaría la paz.

La película, basada en la novela de la historiadora Chantal Thomas, nos hace sentir el tedio, las intrigas y la crueldad que experimenta la vida de la realeza, donde los niños son forzados a madurar a temprana edad y las mujeres son tratadas como objetos reproductores, de los cuales se puede disponer a beneficio del poder. Es así como la reina madre explica a su pequeña hija y futura soberana la vida que le espera.

La sexualidad no puede expresarse libremente; está supeditada a los mandamientos y prejuicios que dominan en el ambiente, enrarecido por secretos que se gritan a voz alta, y clichés capaces de destrozar cualquier rasgo de humanidad.

Pero las cosas no siempre resultan como han sido planeadas, y la psicología del individuo y su entorno de alguna manera tratan de imponerse. La princesa Luisa Isabel muestra signos de rebeldía que atentan contra los designios de su padre, mientras el príncipe de Asturias trata de entregarse prematura y simbólicamente a su futura esposa, tema prohibido “antes de la oración” que los declarará marido y mujer.

Por otra parte, el fantasma de la muerte que acecha de forma permanente ya sea por la viruela, la enfermedad mas temible de la época, o por los complots organizados, hace aun mas impredecible el destino final de los elaborados planes.

Con buena ambientación, fotografía, música y vestuario, la cinta logra mantenernos en vilo a pesar de la tediosa situación histórica que representa, que tal vez pocos conocíamos. La actuación de los niños es muy buena y logra mostrar el lado humano debajo de la coraza real que no contempla para estos individuos ni un céntimo de consideración hacia sus inclinaciones o deseos.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Tatiana Dangond

Mala oposición a la JEP

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ha sido objeto de una campaña de desprestigio tanto a nivel institucional como en las redes sociales; una estrategia que busca deslegitimar los procesos que se adelantan ante la justicia transicional co

Leer
Rafael Nieto

Para salir de la crisis

Pero se atravesaron los confinamientos y la economía se desbarrancó. El Gobierno, en el nuevo Marco Fiscal de Mediano Plazo, asume que la economía caerá un 5.5%, el peor año desde que tengamos datos ciertos.

Como resultado se dispar

Leer
Alberto Linero

Modelo de incoherencia

La señora con actitud de dueña de la verdad dice con tono agudo: - “es que tienen que enseñarles ética”, y en un momento recordé todos los “ladrilludos” discursos que he leído y escuchado sobre la filosofía de la acción en tantas a

Leer
Abelardo De La Espriella

Sin derecho al honor

Muchas veces el único patrimonio de un hombre es su actuar y modo de proceder en la vida. Esa herencia de principios es, sin duda, un legado de mayor importancia que el dinero y las posesiones materiales.

Nuestra legislación tiene una

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web