El Heraldo
Opinión

¿Tapaboca o lápida?

Pero todo esto se ha derrumbado por la indisciplina social del pueblo, que se comporta irresponsablemente.

Medellín siempre ha sido un faro o punto de referencia para todo lo que tiene que ver con la modernidad, la tecnología, el control de calidad, la gerencia estratégica y hasta la inteligencia artificial en el manejo de la cosa pública, y especialmente en esta pandemia. Igual enfoque estamos viendo en Cali, Barranquilla y Bogotá, con respecto al covid-19, donde estos gobernantes locales han puesto todo su empeño, inteligencia y dedicación. A estos alcaldes se les ve flacos y canosos, y sin vacuna.

Pero todo esto se ha derrumbado por la indisciplina social del pueblo, que se comporta irresponsablemente sin mirar la realidad dantesca que estamos viviendo: colas en los hornos crematorios, UCI al 100%, médicos y enfermeras que ya no dan más, totalmente cansados, con más de 70.000 muertos y una proyección de 100.000 para fin de año, y cementerios sin cupos. Desorden que genera caos hospitalario, parálisis en el aparato productivo y más pobreza, escenario especial para un gobierno socialista y populista.

En mi pueblo (Macondo), hace 20 años se morían 10 personas al año, de viejo. Cerca de mi casa, había una funeraria que atendía Jaramillo, con una carroza fúnebre y un caballo tan flaco que personificaba a la muerte, y cuando sonaban las cadenas del portón, ya sabíamos que alguien en el pueblo había muerto. Hoy, según la INS se mueren 10 personas diariamente, todos de covid-19, y el que no lo tiene, lo facturan como tal.

Si yo fuera alcalde de una de esas ciudades, no metería un peso en camas UCI porque ese dinero se va a perder, tampoco ordenaría cuarentena total. Sólo pico y cédula, para mantener la reactivación económica. Este virus ya tiene locos a los científicos.

Sin embargo, iniciaría una campaña en los barrios populares obsequiando tapabocas, casa por casa, como se reparten condones en época de carnaval. Pero también, en las noches, saldría con una pantalla gigante con excelente sonido de un reguetón mostrando lo que ocurre en los hospitales y en los hornos crematorios del país. El mensaje musical tendría la voz de Maluma o de J. Balvin, y diría: te voy a llevar, te voy a llevar, te voy a llevar; y la semana siguiente: te llevé, te llevé, te llevé. O si quieren, algo más alegre, un vallenato: “La borrachera”, del grupo Kvrass, pues no hay cosa que más asuste que, como dicen en mi pueblo,  tener un gallinazo en el hombro con un palillo en su boca.

Mientras tanto, la policía seguirá imponiendo comparendos,  por violación a las medidas restrictivas, señaladas en la Ley 1801 de 2016, especialmente por el no uso del tapabocas y fiestas clandestinas, con una multa de casi un millón de pesos, que si no se paga, queda en el Registro nacional de medidas correctivas indicado en el artículo 184 de dicha norma, lo que implica que no podrá contratar con una entidad del Estado, ni ser nombrado en un cargo público,  ni obtener el registro mercantil de la Cámara de Comercio.

Ustedes deciden: ¡tapabocas o lápida!

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Orlando Caballero Diaz

Reforma política 2022

El pasado 26 de julio de la presente anualidad 13 congresistas radicaron ante la secretaría del Senado de la República un nuevo proyecto de reforma política, titulado: “Por medio de la cual se modifica la organización electoral en Colombia p

Leer
El Heraldo
Manuel Moreno Slagter

Una idea sensata

A estas alturas todos tienen la convicción, más o menos clara, de que algunas de las actividades humanas están afectando las variables ambientales del planeta. Fenómenos como las recientes olas de calor y las sequías que continúan asolando a

Leer
El Heraldo
Álvaro López Peralta

Ministerios para observar

Arrancó el autodenominado gobierno del cambio, luego de una inédita y costosa posesión presidencial, a la que asistió una multitud diversa, entusiasta y esperanzada en vivir sabroso. También asistieron otros colombianos con otras expectativas

Leer
El Heraldo
Roberto Zabarain

La lenteja se secó

En medio de bombos y platillos se posesionó Petro, no era para menos, el primer izquierdista que se aloja en la Casa de Nariño. No valía austeridad. Todos atiborrando los alrededores del Capitolio, y hasta los céntricos sectores de casi todas

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.