Columnas de opinión
Actualizado hace 7 meses

Educando a millennials

La educación vista desde la influencia de la tecnología.

Vivimos en una sociedad permeada por la tecnología y los medios de comunicación. El siglo XXI es un siglo de globalización y de cambios, cosa que me parece fantástica, siempre y cuando se sepa manejar.

Yo crecí en una época muy tranquila, donde el contacto físico era primordial, teniendo en cuenta que no existían las redes sociales. Jamás supe lo que era sufrir porque no me pusieran un me gusta en Instagram. 

Así mismo, no conocí el encanto de Google, pues Encarta fue mi enciclopedia estrella. Hoy, solo basta con un simple clic y unas cuantas palabras para enterarnos de todo (hasta de cosas que no debemos enterarnos a cierta edad).

El juego también jugó un papel fundamental en mi infancia, pues a la hora del recreo jugaba a la peregrina, hablaba con mis amigas o hacía deporte. Hoy, los jóvenes se sumergen en las redes, perdiendo así la magia del contacto físico.

Puedo ver cómo los adolescentes sufren por la falta de un like, por el bullying cibernético, por no poder viajar durante el verano y subir la foto a Instagram, por no estar incluidos en un grupo de WhatsApp, y así, puedo continuar hasta llegar a una larga lista de episodios incomprensibles, pero reales para esta era millennial.

Lo anterior no es una crítica. Confieso que me hubiese encantado disfrutar de las nuevas tecnologías antes de mis 18 años, sin embargo, siento que se está saliendo un poco de control.

Una preocupación muy común que vemos en consulta, son los altos niveles de ansiedad que manejan niños de muy corta edad, debido a que existen algunos padres que le tienen miedo a sus hijos, prefieren comer, tomar, hacer y decir lo que ellos digan antes de imponerles una norma. Mientras el colegio los castiga por su bajo rendimiento o mal comportamiento, ellos se lo celebran en casa.

Lo cierto es que algunos padres actualmente, quieren ser los mejores amigos de sus hijos, dormir con ellos hasta edades avanzadas, no quieren verlos sufrir y por ende no los dejan frustrarse. Confían en todo lo que dicen las redes sociales sobre la educación nueva y millennial, y creen que las redes sociales son ese fin que justifica los medios para que sus hijos encajen dentro de la sociedad.

Sin duda, estos padres están dando todo de sí para darle lo mejor a sus hijos, pues ser padre no viene con un manual de instrucciones. Está claro que lo que intentan es proteger a sus hijos a toda costa y evitar que su historia, en caso de ser negativa, se repita; eso lo aplaudo y lo comparto.

Sin embargo, así como existen los premios, debe existir el castigo; así como existen los permisos, deben existir las reglas, pues toda sociedad se basa en normas que debemos seguir desde que nacemos. Algunas nos gustan, otras no, pues siempre habrá un malestar en la cultura y de igual forma, habrá que respetarla.

Cuando crecen, estos son los niños que se quieren comer el mundo, pero no de la manera más sana. Son adultos que crecen sin empatía, sin afecto, sin saber perder, sin saber lo que es caerse y levantarse, sin saber afrontar una adversidad; dependientes, ansiosos, obsesivos, narcisistas y/o en ocasiones, depresivos.

La educación de los hijos no es trabajo fácil, algunos dirán que es muy sencillo hablar de ello y no hacerlo y les doy toda la razón. Pero lo que sí es cierto es que siendo personas que nacieron en el siglo XX, no se pueden dejar amenazar por la globalización de este nuevo siglo.

No se trata de castigar a los hijos sin razón, se trata de crear consciencia, de educarlos y de contribuir en su desarrollo psicoafectivo, teniendo en cuenta que las vivencias de la infancia son las que determinarán su identidad y su personalidad.

Tampoco se deben negar los beneficios que trae la modernidad, sino utilizarlos a su favor y combinarlos con la sabiduría del siglo pasado, para así lograr un balance que ayude a formar personas con salud mental y con menos problemas que suelen sonar sencillos, pero que, en ocasiones, pueden acabar con la vida de una persona.

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de cheyenn.lujan
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web