El Heraldo
Opinión

Masculinidades

Queridos hombres, este asunto los involucra, basta de feminizar la búsqueda de una vida libre de violencias.

Entre el año 2017 y 2018 desarrollé una investigación sobre  Imaginarios sociales de la violencia de género, y uno de los imaginarios que se establecieron en los grupos focales correspondió a que “los conceptos género, feminismo, equidad o igualdad eran asignados a temas que tienen que ver con las mujeres o con población Lgbtiq”, pero no con lo masculino, esto informa de los estereotipos de género que establecen fronteras amparadas en prejuicios que impactan las realidades sociales.

Decidí hablar sobre las masculinidades y su rol en los temas que busquen reivindicar los derechos humanos femeninos, erradicar el machismo o aportar al logro de la equidad e igualdad, porque generalmente se feminizan, a tal punto que en un taller que lideré sobre masculinidades  un participante afirmó que “por poco no asistía porque esos talleres de género eran como ir a reuniones de ventas de revistas de Leonisa o Yanbal, vainitas de mujeres”, lo cual ratifica que los estereotipos de género asignan o prohíben roles a mujeres y hombres, limitando sus libertades, llamándolo de manera coloquial  mariquea a los hombres y marimachea a las mujeres, lo cual es absurdo dado que los seres humanos desde su condición de sentipensates deben tener libertades en sus decisiones.

Por esta razón, afirmo que los temas de género o derechos femeninos no son un asunto exclusivamente de las mujeres, sino también de los hombres, de la humanidad como tal. En este sentido, la indiferencia es la mayor amiga del patriarcado, mientras continúe considerándose un problema de otros y exclusivo de las víctimas no lograremos prevenir ni erradicar las desigualdades e inequidades, porque se normaliza en la cultura; mientras eso suceda seguiremos estremeciéndonos con noticias aberrantes como el asesinato de niñas o feminicidios de mujeres que habían denunciado, pero que nadie las pudo salvar del monstruo de la muerte violenta.

De esta manera, las masculinidades son fundamentales para avanzar en la construcción de una nueva sociedad, equitativa, igualitaria y sin violencias; esto no se puede considerar una utopía y seguir en la resignación de que nada va a cambiar o que solo las mujeres tienen la misión de erradicar el machismo es hora de reconocer que las estructuras patriarcales nos afectan a todos y todas, que no tiene exclusividad para un tipo de población y que nuestras nuevas generaciones necesitan crecer con sus derechos garantizados, donde no sea un peligro nacer mujer o definir su diversidad sexual.

Por ello es fundamental que se comience a percibir el tema de la inequidad e igualdad de género como un asunto público, es decir, un problema político y cultural, lo cual implica deconstruir imaginarios como “los trapitos sucios se lavan en casa” o “ese asunto es feminista y las mujeres que sigan su lucha solas”. En este sentido, se debe comprender el problema de las brechas basadas en género desde el enfoque de derechos y desarrollo humano integral, reconociendo sus dimensiones multicausales que no se pueden enmarcar en una receta de solución, pero sí se puede considerar que es posible desarrollar procesos para desmitificar paradigmas patriarcales que impiden el logro de la igualdad de derechos. En este sentido, las masculinidades deben involucrarse y el punto de partida es hacer consciencia de que todos y todas nacemos y crecemos condicionados a arquetipos patriarcales y es nuestra responsabilidad evolucionar hacia procesos de reeducación, para avanzar hacia dinámicas igualitarias y basadas en el respeto por las diferencias y la garantía de derechos de todos y todas.

Queridos hombres, este asunto los involucra, basta de feminizar la búsqueda de una vida libre de violencias, es hora de comprender que la equidad e igualdad de derechos para todos los géneros no tiene limitantes para femeninas, masculinos o diversidades sexuales, que el machismo no les nuble la inteligencia y el compromiso con el tejido de nuevas realidades no patriarcales.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Daniela Cepeda Tarud

Nuevo capítulo en Carnaval

Después de los 11 años y 6 meses más intensos, pero al mismo tiempo más gratificantes de su vida, como ella los describe, el pasado martes Carla Celia anunció su retiro de Carnaval S.A.S. Tuve la oportunidad de compartir de cerca con ella dur

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

Buen momento ganadero

En medio de la crisis económica por la pandemia, el ministro de Comercio resaltó el papel de las exportaciones no tradicionales en la recuperación, con la carne bovina en un destacado lugar, lo que representa un buen momento ganadero, pero con

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Pensar en los demás

Pensar en los demás exige construir democracia; lo contrario es la ruta segura hacia la extinción democrática. Colombia es un país donde la mayoría de la población no tiene tiempo ni motivación para acercarse a la política; y pareciese que

Leer
El Heraldo
Remberto Burgos

El sombrero vueltiao

Identidad, integración de las razas criollas, símbolo de una cultura única… El sombrero vueltiao habla por Colombia, por sus gentes. Sobre las cabezas de los colombianos, aquí y en otros países, despliega sus alas como una orgullosa maripos

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web