El Heraldo
Opinión

El huésped

Hasta pronto huéspedes que no merecen ser habitantes, un especial reconocimiento a quienes han luchado contra alguna enfermedad.

No se puede hacer nada para cambiar lo que ya pasó, pero sí se puede hacer mucho para cambiar lo que viene.

Pasamos la vida acumulando cargas, modas, estereotipos, malos hábitos y sin darnos cuenta nos alejamos de lo fundamental – del sí mismo – de quienes somos, del valor del tiempo, del amor propio, de contemplar la naturaleza, lo cual va acumulando sedimentos espirituales, amarguras o frustraciones que se traducen en enfermedades, porque el cuerpo habla y si no lo escuchamos grita, todo nos da señales, aunque no sepamos leerlas o el afán nos distraiga.

Esta columna se titula el huésped porque hace unos días coincidí en la sala de espera para mis chequeos médicos con personas que están batallando con un huésped llamado cáncer, lo llamo huésped porque uno debe recibirlo con amor y paz aunque genere exigencias, no se va a quedar toda la vida, ni debería acabar con la vida de nadie, dado que un huésped llega por un tiempo y se va, dejando enseñanzas y experiencias poderosas que si estamos con los sentidos agudizados hacemos consciencia del valor de esos momentos, de lo contrario no es un huésped sino que se convierte en habitante, de esos habitantes llamados metástasis, sufrimiento o muerte.

Ahí recordé la resistencia que he tenido a estar cerca de las personas que la enfermedad les hace ver frágiles y disminuidos al padecimiento, así como vi a mi padre cuando yo apenas tenía 12 años, consumiéndose físicamente aunque con las ganas de vivir encendidas por un huésped llamado tumor de páncreas, yo veía en mi familia un dolor profundo combinado con impotencia - ¿Es que no merecíamos un milagro que lo levantara de ahí sin huésped a bordo? – tantas preguntas para pocas respuestas, como decía Jairo Aníbal Niño: “Me gustan las preguntas porque las respuestas me engañan”.

Ahí en esa sala de espera, experimenté varios viajes emocionales y confirmé que el ahora es todo lo que tenemos, que el autocuidado es fundamental, saber respirar, danzar, meditar, alimentarnos naturalmente, deleitar cada momento como único, amar libremente y hacer de cada día un acto de gratitud por el milagro de estar vivas o vivos.

Solo puedo decir que no hace falta tener un huésped (tumor) para valorar la existencia y tú que lees esto, ten presente algo “Cuando cambias el modo en que ves las cosas, las cosas que ves cambian también”

De repente les extrañará que mis reflexiones no tengan que ver con la situación de Colombia, con el feminismo, los logros de las mujeres, lo derechos humanos o la transformación social, hoy las letras van cargadas de reflexión esperanzada, de respiración profunda y de resiliencia abrazada con optimismo, como diría mi amigo Adrián Ibarra Ustariz “Vamos mal, pero esto se compone” yo lo parafraseo “ estamos en sacudida existencial y valdrá la pena si esto se compone”, para afuera a los huéspedes que distancian de la vida y la salud, porque lo que sobra como en el caso de los tumores se bota, se extrae, se despide, como dice la maestra Eliana Melo “Eso no pertenece ahí y nada tiene que estar haciendo ahí, se va y se va dejando limpieza y amor”.

Hasta pronto huéspedes que no merecen ser habitantes, un especial reconocimiento a quienes han luchado contra alguna enfermedad, a quienes se han ido como mi amada amiga Isabel López y a quienes se han quedado en este viaje terrenal y honran el título de sobrevivientes como mi amiga Diandra Iguarán Guerra.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Rafael Nieto

Nueva política de seguridad

Dos hechos recientes demuestran, como si hicieran falta más pruebas, la necesidad de reformular la estrategia de seguridad que viene implementándose desde Santos y que, con mínimos ajustes, se ha  ejecutado también en este gobierno. En ma

Leer
El Heraldo
Catalina Rojano

Agua vs. Coca-Cola

Hace mucho que el criterio propio dejó de importar. Al menos eso es lo que esboza la gran polémica que ha despertado en el planeta entero el que Cristiano Ronaldo hiciera a un lado dos botellas de Coca-Cola antes de comenzar una rueda de prensa

Leer
El Heraldo
Ismael Cala

Emprender: Una montaña rusa de emociones

Si eres emprendedor seguramente alguna vez te has sentido en un parque de diversiones a lo largo de la historia de tu negocio. 

Todo comienza con nuestro deseo de subir a esa “atracción” y la expectativa por lo que vendrá. Lue

Leer
El Heraldo
Jesús Ferro Bayona

Educar para convivir

A unos estudiantes de bachillerato, el profesor les puso a escribir sobre el manejo que el Gobierno ha dado a las manifestaciones que ha habido en el país durante más de cuarenta y cinco días. Lo malo fue que el profesor había tirado línea an

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.