El titulo es:Este mundo en que vivimos

Últimas noticias

16:19

Además de los homenajes del mexicano de la calle, que desde...

José Manuel Maza, Fiscal General del Estado español.
16:17

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y...

Se espera una asistencia masiva al ciclopaseo.
16:02

La medida empíeza a regir a las 5 p.m. de este sábado para...

Mariana, la encargada de generar las emociones en la pista de Bureche.
15:56

Mariana ganó con autoridad las tres mangas y avanzó a la...

Robert Lewandowski.
15:51

Con doblete de Lewandowski, el equipo alemán se ubicó...

15:39

El plan de robar la mayor cantidad posible de joyas y salir...

15:34

Para refutar los argumentos que tuvo la Corte a la hora de...

El satélite fue lanzado en un cohete Delta II.
15:26

El satélite orbitará la Tierra 14 veces cada día de un polo...

El "ARA San Juan".
15:17

También recibió ofrecimientos de Brasil, Chile, Perú,...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 dias

Este mundo en que vivimos

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

A medida que la ciudad se extiende y se agiganta a nivel de metrópolis, el hombre de hoy parece más pequeño haciéndose microscópico ante el avance de la  tecnología, más impotente ante las leyes, incapaz ante las computadoras y más frágil y vulnerable ante sus propios semejantes.

Cuando evaluamos los momentos felices aplicando la tasa del dinero, al final de cuentas no podemos menos que sentirnos frustrados; vale la pena decir: tristes e infelices. Pero cuando empleamos nuestros propios valores interiores tales como la fe, el amor, la alegría elemental y espontánea, la percepción interior de la belleza estética, que nos detiene ante la magia de un paisaje, la dulzura de un sonido, la profunda inmensidad  azul de un cielo tachonado de estrellas, la silenciosa majestad de las montañas, la impetuosa geografía de los mares, la rugiente maravilla de las selvas, el envidiable esplendor de las aves en pleno vuelo y el prodigioso lenguaje de nuestras propias voces interiores, es cuando entonces aprenderemos a ser felices plenamente, sin necesidad de recurrir a las cosas materiales que el hombre ha construido.

Sobre este tema platicaban dos lindas universitarias de Sociología, en el que no parecían estar de acuerdo: la liberación de la mujer, mientras disfrutaban de una malteada con helado flotante.

–Parece que ignoras que el hombre es el primero en beneficiarse con una participación más activa de la mujer en el campo social, laboral y familiar, ya que en igualdad de condiciones comparte con el ser humano el desarrollo de la civilización.

Aquí el cronista continuaba con mayor expectativa que al principio:

–La mujer debe obtener toda la libertad social necesaria para poder manipular su independencia económica, ya que todas sus obligaciones implican también derechos. 

El rostro del cronista estaba lívido, pero decidió seguir escuchando.

–¿De manera que tú pretendes que la mujer asuma la mitad de las obligaciones financieras de un hogar, sin disponer de libertad cuando se trata de relaciones públicas?

Nuestras mujeres modernas utilizan la liberación como un arma secreta para hacer lo que les venga en gana. Cuando yo me case me gustaría sentirme dominada por mi esposo, sujeta a él, trabajando a su ritmo, pero con la seguridad de que tengo a alguien que me protege, me da cariño y a quien debo sumisión.

–Mija, tú vives con un siglo de atraso...

–¡No, amiga mía! Yo soy de este siglo, antiquísima es la misma ley de la vida.

El cronista sudaba copiosamente, pensando que su presión arterial estaba chueca. 

–¿Has pensado en la importancia que tiene en la vida familiar y social el decoro, el pudor y la dignidad de la mujer? ¿Te parece razonable que muchas chicas de hoy se deshagan del plumón de hijas de familia al momento de entrar a los claustros universitarios, depongan todos los ligamentos de honestidad, recato y rectitud y pisen el acelerador de todas las libertades y de hacer canje sexual por calificaciones y consumo de estupefacientes, orgías colectivas y demás actividades, tales como el cine rojo?

 Continuará…

Imagen de adriana.puentes

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio
Regístrate

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web