El titulo es:¿Esa uva se perdió?

Últimas noticias

13:58

La obra, que mide 8 metros de largo por 2,5 de alto, se...

13:57

El capturado es acusado por el crimen de Erlindo Naspirán...

13:51

Además se negó la solicitud hecha por la defensa del...

13:51

Aún no hay cuórum decisorio en la Comisión Tercera de...

12:34

La red criminal operaba en seis EPS y operaba en ...

El presidente del Grupo Argos, Jorge Mario Velásquez, interviene en la Asamblea de accionistas de Cementos Argos.
12:28

La asamblea de accionstas realizada este viernes en...

Lenys Hernández, mujer asesinada.
12:06

En la terraza una vivienda, donde habitualmente se sentaba...

11:40

Estudio de MinAmbiente señala que Bolívar es uno de los...

11:38

En 2019 la cifra llega a los cerca de 300.000, entre...

11:32

“El PND desaparece a los pobres e infla a la clase media en...

Columnas de opinión
Actualizado hace 4 años

¿Esa uva se perdió?

Pensé en un primer momento redactar mis doce deseos para Barranquilla en 2016, fiel a la tradición. Sin embargo, cada loco con su tema y a mí me gusta aquello del seguimiento y monitoreo, a eso me dedico, y para mi dicha –¿o desgracia?–, es lo que me apasiona. Así que decidí desempolvar mi columna del pasado tres de enero y mirar qué pasó con los deseos que pedimos desde Barranquilla Cómo Vamos para nuestra querida ciudad.

Esta columna es multipropósito, hago seguimiento y reformulo nuestros deseos para la ciudad, por si al Niño Dios, a los reyes magos o a nuestros gobernantes se les embolató la cosa. Vuelve y juega.

Arranco con el deseo: Que mejore la movilidad en la ciudad. Este deseo, por solicitud expresa y casi coercitiva de amigos, familiares y conocidos, lo pedí dos veces. Parece que me faltó fuerza.

La movilidad es uno de los temas críticos que empieza a afectar la calidad de vida en la ciudad. Según la encuesta Cómo Vamos realizada en agosto de 2015, el 38% de los barranquilleros considera que sus trayectos duran más. Cada año aumenta esta proporción: en 2012, el 27% los barranquilleros con alta movilidad –aquellos que trabajan o estudian fuera de casa– percibían que sus trayectos tomaban más tiempo; en 2015, la proporción (en la franja de alta movilidad) es de 39%, aumentando un 44%. Cabe anotar que el parque automotor en la ciudad creció un 57% de 2011 a 2014. A 2014 existían 149.836 vehículos, es decir, 54.205 carros más. Lo anterior, sumado al poco crecimiento de la malla vial y al mal estado de la existente, acrecentó el problema. Solo un 46% de los barranquilleros está satisfecho con las vías de la ciudad; en Medellín esta proporción es de 61%.

Deseo reformulado: No improvisemos en materia de movilidad. La ciudad necesita tomar medidas de fondo para que el problema no se salga de control. La frase: “Las molestias pasan pero las obras quedan”, en un momento válida, no puede ser el cliché para minimizar las causas estructurales que ameritan una intervención audaz, decidida y acertada por parte de nuestras autoridades para evitar que la movilidad en Barranquilla se torne inmanejable, como pasó en Bogotá.

Sigo con el deseo: Que mejore la calidad del transporte público. El 74% de los barranquilleros usa el transporte público como principal medio para desplazarse. La satisfacción con el servicio prestado por buses y colectivos es, en términos generales, alta. Sin embargo, disminuyó drásticamente la satisfacción de los usuarios con el servicio prestado por los taxis. Entre 2013 y 2015 la satisfacción cayó 24 puntos porcentuales, pasando de 85% a 61%. Aunque se detuvo la tendencia al deterioro en los indicadores relacionados con la calidad y satisfacción del servicio prestado por Transmetro, nuestro sistema todavía no es bien evaluado. Comparado con los buses y colectivos, solo el 30% de los barranquilleros lo considera mejor.

Deseo reformulado: Que el transporte público sufra un verdadero revolcón, pero para bien. Tareas: Desarrollar las siguientes fases de operación del Transmetro con enfoque metropolitano, mayor control al transporte ilegal, regulación de la operación de los taxis e integración del transporte público de la ciudad, avanzando a la multimodalidad en el Sistema –incluyendo modos alternativos–.

Termino con el deseo: Que Barranquilla sea una verdadera ciudad para vivir; y que sus gobernantes, la sociedad civil, sus empresarios y sus ciudadanos le demos la talla. Esta es una tarea de nunca acabar. ¡Feliz 2016! Este ejercicio continuará…

@rochimendozam

Imagen de adriana.puentes
Ya soy suscriptor web