El titulo es:Demos el segundo paso

Últimas noticias

Draga Lelystad durante labores en el canal de acceso.
00:04

Cormagdalena indicó que se removieron 215 mil m3 de...

Miembros de la comisión quinta del Senado en un reciente debate de control político.
00:16

El propósito es que los ministros de Hacienda y Minas...

La pintura de los torreones de la iglesia de San José luce desgastada, igual que gran parte de la fachada.
00:10

Tras su clausura por daños en la estructura del techo en...

Luis Díaz remata de volea frente al Deportivo Pasto.
00:09

Los rojiblancos son el decimosexto equipo con más remates a...

Accidente registrado en Ciénaga, Magdalena.
00:08

En el registro hubo cuatro siniestros que causaron...

Familiares de Leonardo Navarro Mendoza y Candy Maestre en Valledupar.
00:08

EL HERALDO recogió las primeras impresiones de los...

Este año en la Feria del Libro de Bogotá participarán unos 170 autores de 24 países. También se conmemorarán los 200 años de Colombia como república.
00:07

Como lo informó el evento, la inauguración se adelantó para...

00:07

La institución armada ofrece hasta $50 millones por...

00:07

En el Mundial de Polonia, que se disputará entre mayo y...

La puesta en escena de Neelo Allawala fue una de las más aplaudidas.
00:06

La ciudad de Karachi brilló con las propuestas presentadas...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Demos el segundo paso

Se acuerdan qué pasaba hace un año? Nos visitaba el papa Francisco, quien compartía su mensaje de fe y esperanza, su defensa de los derechos humanos y de la justicia social con los colombianos que llenaban parques, calles y todo tipo de escenarios para verlo, escucharlo o simplemente sentir la arrolladora fuerza de su presencia.

A mí me pasó. En Villavicencio lo tuve bastante cerca. Emocionante por decir lo menos y eso que él no dijo una sola palabra.

El 8 de septiembre de 2017, a pocos metros de donde yo me encontraba en el parque Las Malocas, el papamóvil se estacionó. Francisco, que estaba de pie, se sentó y tomó fuerzas para descender del vehículo. Lucía agotado luego de oficiar una misa campal ante 650.000 personas en el sitio Catama, que empezó a llenarse a las 8 de la noche del día anterior.

No podía dejar de mirarlo. Estaba siendo testigo de un momento íntimo en el que el líder de la Iglesia Católica, con más de 1.300 millones de fieles, tan humilde y sencillo, tan sereno y afable como lo conocemos, mostraba lo frágil y vulnerable que puede ser. Era como si sus 80 años le hubieran caído de sopetón.

El trance duró segundos. Como recordando la inmensa responsabilidad que recae sobre sus hombros, se bajó del papamóvil y se perdió delante de mis ojos tras ingresar al sitio donde iba a almorzar y a descansar antes de seguir su agenda. Quedaba aún el esperado encuentro de la reconciliación entre víctimas y victimarios.

La de Villavicencio fue una maratónica jornada. También lo fueron las de Bogotá, Medellín y Cartagena, y en ninguna faltaron sonrisas, bendiciones y frases de gran calado espiritual, entre ellas, “¡no le teman al futuro! ¡Atrévanse a soñar a lo grande!”, “la búsqueda de la paz es un trabajo siempre abierto, una tarea que no da tregua y que exige el compromiso de todos”, “reconciliarse es abrir una puerta a todas y a cada una de las personas que han vivido la dramática realidad del conflicto”...

El Papa se entregó, dio el primer paso para fortalecer en los colombianos un sentimiento de reconciliación y fraternidad. Y lo logró, al menos durante 96 horas. En Bogotá donde 3 millones de personas lo acompañaron en sus eventos, no hubo un solo homicidio en cuatro días.

Lástima que el impulso colectivo para trabajar por una Colombia más unida duró tan poquito. La visita del peregrino de la paz hoy parece muy lejana, pero el contenido de su mensaje resulta cada vez más imprescindible para superar las divisiones políticas, la injusticia y la inequidad social, la corrupción y el egoísmo, así como para transformar la vida de los jóvenes, de los más vulnerables y de quienes siguen apostándole a la indiferencia como hoja de ruta en sus vidas.

Seamos protagonistas de una historia distinta y no nos sumemos a esas generaciones anteriores que no pudieron, quisieron o supieron cómo hacerlo. Inspirémonos una vez más en las palabras de Francisco y demos ese segundo paso.

PD: @PLinero tu honestidad te enaltece y Dios nos quiere libres y felices. Pa’lante!

Imagen de jesika.millano

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales
Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1