¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
INGRESAR Explora tu perfil

Amigo lector,

Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

SUSCRÍBETE
Opinión

Lo que preguntan por ahí

Chécheres, ocio creador, filipichín...

P.: ¿‘Chécheres’ es costeñismo? Elsa Áñez, B/quilla

R.: Se usa en Centroamérica, Colombia y Venezuela. Casi siempre alude a cosas inútiles, estorbosas y de escaso valor. De hecho, Guajirismos, de Pablo E. Fonseca, escritor de Uribia, define chécheres como “menaje doméstico del pobre”. Pero también puede referirse a objetos valiosos: “Mira los chécheres que guardo en mi joyero”. Es sinónimos de ‘corotos, bártulos, baratijas, trastos’ y de muchos más términos que cuentan una o más veces con el sonido /ch/ del español: ‘chismes, chócoros, cherembecos, cachivaches, chirimbolos, chácharas, chucherías, chuches, chunches, chechereches…’. Esto indica que el origen de chécheres es onomatopéyico, basado en el patrón fonético español /ch/, que parece tener la capacidad de sugerir algo despectivo o de poco valor. García Márquez utiliza chécheres en Cien años de soledad: “Por esa época, Aureliano vivía de vender cubiertos, palmatorias y otros chécheres de la casa.” Y en El otoño del patriarca usa cherembecos: “… pero le daba rabia que abusaran de su inocencia prematura para venderle aquellos cherembecos de gringos que no eran tan baratos…”.

P.: Lugar común: ¿en definitiva, la lectura hoy es escasa? E. Báez, B/quilla

R.: Lo es hoy y desde hace algunas décadas. No cabría otra cosa cuando la gente cuenta con posibilidades de entretenimiento inmediatas y fáciles de manejar. Nada más simple que accionar un botón para que aparezcan en el teléfono o en la tableta frases o imágenes que nos lo van mostrando todo en una espiral de poco esfuerzo. Los aparatos electrónicos son necesarios y divierten, pero sería notable tener por ratos la capacidad de dejarlos a un lado y de asumir el italiano il dolce far niente, ‘el dulce hacer nada’, un estado de ánimo despreocupado que facilita el ocio creador, esa ‘no acción’ tan fecunda que ha sido considerada la génesis de la cultura. 

P.: ¿Cuál es la diferencia entre espantajopo, fantoche y filipichín? PACA, B/quilla

R.: Decíamos que en español existe ‘espantajo’, monigote grotesco o persona mal ataviada; y que existe ‘jopo’, sinónimo de cola coposa de ciertos mamíferos o de nalgas, o referencia a un sujeto creído y desagradable. De la unión de las dos palabras surgió ‘espantajojopo’, o sea, ‘espantajo despreciable’, que se acortó en ‘espantajopo’ por el fenómeno fonológico consistente en la supresión de una sílaba cuando suena igual a la que tiene al lado, como ‘trágicocómico’ que quedó en ‘tragicómico’. Fantoche es sinónimo de la anterior, deriva del francés de igual grafía, que, a su vez, en el siglo XIX la tomó del italiano fantoccio ‘marioneta’. Filipichín es sinónimo de las dos anteriores, aunque se especializa en describir al sujeto acicalado con esmero y muy a la moda, que suele presumir de galán. García Márquez usa filipichín en Memoria de mis putas tristes: “Yo caminaba ansioso de que me tragara la tierra dentro de mi atuendo de filipichín, pero nadie se fijó en mí…”.

edavila437@gmail.com

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Cecilia López Montano

Más sombras que luces

Dos años de gobierno del presidente Iván Duque que terminan en medio de una tormenta de inmensas proporciones e impredecibles consecuencias. Sin embargo, el balance de los dos años hay que hacerlo dividiéndolo entre el período anterior y el p

Leer
Nicolás Renowitzky R.

Viaductos vs. enrocados

Fue tan sorpresivo como positivo para Barranquilla el anuncio de la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, el pasado 7 de agosto, sobre la apertura de la licitación pública para la construcción de dos viaductos que suman más de 8 kiló

Leer
Katherine Diartt Pombo

El otoño del patriarca

El título de esta columna que ustedes leen cada martes siempre me supone un reto. Lo pienso y le doy vueltas, a veces, más que al mismo contenido. Sin embargo, desde que tuve claro el tema al que me aproximaría en estas líneas supe cómo debí

Leer
Ver más Columnas de Opinión
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web