El titulo es:En el futuro

Últimas noticias

Juan Carlos Peña, Octavio Ibarra y Juan José Jaramillo en la Semana Global.
00:00

El financiamiento y la planificación estratégica son...

Néstor Martínez, actual fiscal, vinculado al caso como abogado del Grupo Aval.
00:00

Néstor Martínez será investigado por la Comisión de...

Familia liberada.
00:00

Según comandante del Ejército, se trataba de un secuestro...

El presidente Duque presentó las bases del PND.
00:00

Estarán dirigidos a programas para el logro de la equidad...

Pereira fue designado por el presidente Iván Duque.
00:00

En la misma, se solicita que el alcalde sea suspendido...

Interior de la cárcel de mujeres de San Diego.
00:00

En este momento en el penal hay 150 mujeres condenadas.

Operarios de la empresa durante sus labores.
00:00

Se requieren con urgencia recursos del Conpes: Verano.

Maritza Chavarro, directora de la Fiscalía en Sucre.
00:00

La actividad tendrá lugar en la Institución Educativa...

Edmundo Rodríguez.
00:00

La solicitud la hizo a Ramón Navarro, según la Procuraduría.

Sala de espera de un centro médico en Barranquilla.
00:00

La iniciativa fue impulsada por la Alcaldía de Barranquilla...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

En el futuro

El que me sigue en mis redes sociales sabe que estoy obsesionada con mi sobrina Julieta. Lo sabe porque la filmo cada vez que tengo la oportunidad y porque me gozo tanto sus ocurrencias que usualmente las termino compartiendo con otros. 

Tengo videos de ella haciendo de todo, desde maquillándose hasta haciéndome masajes, desde llorando hasta bailando y desde comiendo hasta yendo al baño. Y sé que en esto no estoy sola, pues a diario me encuentro con personas que hacen lo mismo con sus hijos, sobrinos, nietos y hasta con los hijos de los amigos. 

Sin embargo, el otro día me puse a pensar: ¿cuáles serán las verdaderas consecuencias de esto? Cuando yo era pequeña, mi papá grababa los momentos especiales con una cámara. Tenemos recuerdos de fines de semanas en familia, de nuestros cumpleaños, de las navidades, de shows escolares, de bailes caseros y hasta de llantos sin sentido. Yo sé, más o menos, como era yo, pues debo aceptar que tengo hasta videos con las mismas rabietas de siempre, y tengo una vaga idea de cómo eran mis papás conmigo, sobre todo de cómo era mi papá conmigo, ya que aunque nunca salía en la imagen, su voz decía todo lo que se tenía que decir. Pero como no era un tema de todos los días y, por supuesto, tampoco las fotos se tomaban a diario, creo que en retrospectiva esto fue bueno: tengo recuerdos vivos que no morirán y puedo gozar de lo que fue el pasado.

El problema es que ahora todo ha cambiado y creo que las consecuencias serán tanto negativas como positivas. Por un lado, me da miedo que estemos cruzando la delgada línea de la falta de privacidad, me da miedo que seamos nosotros y no ellos los que determinemos su personalidad, me da miedo que los encasillemos con adjetivos de los que puede que jamás podamos desprenderlos y me da miedo que nos odien en el futuro, ya que si a los adolescentes de hoy les da vergüenza que sus padres le muestren a sus amigos o conquistas videos o fotos de cuando eran pequeños, no quiero saber cómo será en unos años. 

Pero, por otro lado, me alegra que en el futuro los niños de los videos podrán saber cuánto eran amados desde siempre, que cuando entren a las etapas de “tú a mí no me quieres porque me haces la vida imposible” puedan ver de primera mano que tan falsa es esa afirmación y que van a poder reírse de sí mismos con más frecuencia.

Y es por esto que a diario me debato entre guardar en la nube los momentos, las ternuras, las rabietas, los besos y los cantos, o simplemente guardarlos en mi memoria, tratando de mantenerlos frescos, nítidos e imborrables. Como se ha hecho toda la vida. 

El cuento es que casi siempre me emociono tanto que olvido las preguntas existencialistas y saco mi celular. Solo para poder verla cuando estoy aburrida o he tenido un mal día. Solo para que me saque una sonrisa. 
De verdad que solo espero no estar equivocándome. 

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1