El titulo es:Embelesamiento y tragedia

Últimas noticias

La acción de gol de Luis Díaz.
09:04

El guajiro marcó el último de los tres goles con los que el...

08:54

Según el comandante de la Policía Nacional, coronel Luis...

La familia de Jesús María Pérez lo acompañó en su homenaje.
08:45

Se trata de Jesús María Pérez, quien agradeció el...

Imagen para ilustrar nota.
08:14

El hecho se registró este domingo, en la carrera 19 con...

La mujer fue trasladada al Hospital Niño Jesús.
07:27

De acuerdo con el reporte de las autoridades, la víctima...

El Distrito entró a la oficina de M&S para recuperar la base de datos.
00:30

El alcalde Alejandro Char explica que fue un proceso...

Fabio Hernández Sierra, edil suroriente, capturado por el delito de ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y concierto para delinquir.
00:20

Asesinatos, extorsiones, estafas, y el robo de más de 13...

El grupo de personas espera para subirse al articulado en la estación Joe Arroyo.
00:15

Durante el recorrido de una de las rutas más usadas, desde...

Maquinaria trabajando en labores de relleno en el proyecto de actuación urbanística. El proyecto no se ha visto afectado, dice firma.
00:15

Son 9 las solicitudes de conciliación extrajudicial por la...

Tuberías y equipos que conforman la infraestructura de un gasoducto ubicado en la Costa Caribe.
00:00

Son varias las apuestas de gremios y expertos del sector...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

Embelesamiento y tragedia

Está uno tentado a decir que todo sigue igual. Que de esta no salimos. Pero es que ya salimos y no hay vuelta atrás. Lo malo son las patadas terribles de los ahogados en el proceso, patadas que traen arrastrando nuestra tragedia a la brava. Lo malo es que las seguirán dando, hasta que los cansemos con nuestros deseos de vivir en paz y en respeto por la diferencia y las leyes de una república aparentemente signada por la violencia desde su inicio, lleno de traiciones y rencores.

En estos últimos días se empezaron a sumar las voces de protesta por los crímenes contra líderes comunitarios que se han venido acumulando desde que se firmó el proceso de paz. Una firma, un acuerdo, no cambian de golpe la mente de los asesinos. O sea, de aquellos que solo entienden el acto de eliminar al que se le pare de frente y exija respeto por las leyes, por lo pactado, por lo que le corresponde.

Pero con justa razón, las redes sociales y el periodismo comenzaron a acelerar, a punta de retumbe en ojos y oídos, que esto no es normal. Repito, no es normal. Como no son normales todas las atrocidades que hemos aguantado y aprendido a ver perpetrar en este territorio donde más vale el vivo que el vivir bien. Donde se aprende a vivir del otro y a no dejar vivir a quienes no saben ser vivos.

Y así como no nos aterramos con las tragedias que tendemos a ver como hechos aislados, aunque sean colectivos, como lo es la repetición de la repetidera de la eliminación de personas que son condenas a muerte solo porque alguien así lo decida; así pudimos valorar que aunque eliminados, los futbolistas de la Selección, como equipo, funcionaron y de algún modo representaron aquello que todos quisiéramos tener: el valor de defender a una nación.

Me sorprendí emocionada, embelesada con aquellos jóvenes que lucharon por su honor en la guerra simbólica de un deporte. Me fasciné viendo los primeros planos de todos aquellos que poblaron la Calle 26 y el estadio en Bogotá con sus gritos y lágrimas de agradecimiento. Y entendí el enganche y me dio risa de mí misma, que no de los demás que seguían en el embeleco, mientras me dedicaba a comprender el acontecimiento. 

Estamos necesitados de héroes, de defensores de nuestros derechos como ciudadanos de una república donde el servicio público es casi siempre sinónimo de aprovechamiento de nuestros recursos a todo nivel. Los futbolistas representaban un anhelo que no se cumple, que se elimina a cada rato. Por lo mismo, de un modo inteligente, los manipuladores del poder en Colombia entendieron que el punto era embelesarnos, mientras la tragedia sigue aullando. No era mera distracción, no. No era opio, ni coca, ni nada de eso. 

Se trataba de tomar el eco del amor y la pasión que suscita este deporte, de aumentar su volumen, regarlo por todo el aire del territorio que se pudiese abarcar, con la esperanza, uno de que olvidemos que aún queda muchísimo por hacer, dos que se sigue practicando la eliminación de quien se considera enemigo, sin mediación de las leyes que conforman una república. Y eso que, paradójicamente, nos eliminaron.

Imagen de sandra.carrillo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1