El titulo es:El país vencido

Últimas noticias

06:45

El aprehendido fue identificado como Brayan De Jesús Rivera...

00:50

Las coberturas de alcantarillado en la región oscilan en...

Los jugadores e integrantes del cuerpo técnico del cuadro rojiblanco se reunieron el viernes en la tradicional oración antes del comienzo de los entrenamientos.
00:50

Unido y con el compromiso de retomar el camino del triunfo...

Esta es la vivienda del barrio Vista Mar de Puerto Colombia que alcanzó a construir el italiano Bartolomeo D’addario en 2014.
00:50

La Fiscalía pidió aplazar la formulación de acusación...

Teófilo Gutiérrez Blanco desde la terraza de su casa con el bate en la mano.
00:45

El excátcher, que sufrió un accidente el 13 de junio de...

El director de EL HERALDO, Marco Schwartz, y el presidente del Grupo Argos, Jorge Mario Velásquez.
00:45

El empresario Jorge Mario Velásquez dice que le parece...

La inspectora 12 de Barranquilla, Stella Quintero, junto a la demandante, Elina Fragoso, su hermana Carolina y el abogado de la funeraria.
00:40

En un proceso de pequeñas causas, una familia pudo...

Barcraft Gaming Lounge es uno de puntos de reunión de los amantes de los videojuegos en la ciudad .
00:35

Uninorte, UAC, Smash, Uniatlántico, Just Dance, Hearthstone...

Pasaporte, guía turística y dólares de uno de los viajeros.
00:30

Algunos miembros de la delegación de la Administración...

Una médico muestra cómo se trata un paciente, durante una capacitación.
00:30

Hoy se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

El país vencido

En 1932 llegó a Cartagena a trabajar en El Mercurio el reportero Julián Devis Echandía, pero pronto fue despedido porque atacaba con sus letras al gobernador y porque no iba a misa, con lo cual contrariaba a monseñor Brioschi. Devis fundó entonces su propio periódico, El Mundo, y desde esa trinchera los siguientes cinco años no hizo más que enrostrarle todos sus pecados a los cartageneros. En 1937 se tuvo que mudar a Bucaramanga para poder publicar un libro que, 81 años después, sigue siendo prohibido en “la ciudad maravillosa”. 

La ciudad vencida es su nombre: una mezcla de historia, autobiografía, artículo de prensa y columna de opinión en la que nadie sale bien parado. Devis Echandía muestra una Cartagena arrastrada, arrasada por el soborno y la corrupción luego de que, tras el heroísmo de los cartageneros que en el pasado enfrentaron a los piratas ingleses y hasta al mismísimo Simón Bolívar, las nuevas generaciones sobrevivían (sobreviven) a punta de desidia e inmoralidad administrativa. “El contrabando, como la usura, se han popularizado tanto que ya nadie lo oculta, y hasta hacen alarde de las utilidades. Contrabandistas y usureros son miembros prestantes de la sociedad, del comercio, de la industria, de la religión y de las letras”.

Basta cambiar por “corruptos” los adjetivos contrabandistas y usureros para confirmar que todo sigue igual: la sufrida Cartagena sigue siendo víctima de la tara y la corrupción de los siglos pasados. No solo nada ha cambiado: los apellidos allí mencionados siguen siendo los mismos: Vélez, Araújo, Escallón, Jimeno, Espinosa, Del Castillo, De la Vega. Como el problema no es solo Cartagena sino todo el país, aquí también se podría hacer el ejercicio anterior y, en lugar de estos, recordar los de todos aquellos “prohombres” que corrieron en masa a apoyar a Duque en la segunda vuelta. 

Sin embargo, la Iglesia y los órganos de justicia son los que peor salen librados en el libro de Devis. De Brioschi cuenta cómo se enriqueció vendiendo bendiciones a granel; de lo otro narra cómo los excesos de la Inquisición jugaron de forma definitiva en el degeneramiento de la ciudad. Lo dice de tal manera que podría pensarse que lo escribió justo ayer: “Todo el mundo es contrabandista, y pobre del que intente enfrentarlos: le inventan un proceso, compran testigos en contra, sobornan al juez, al magistrado, al carcelero, al defensor… Si es que no lo mandan a tirar como a un perro a la vuelta de cualquier muro”. Este “tirar” lo podríamos hoy cambiar por “neutralizar”.

Esta semana releí el libro buscando el porqué de su nombre y ese porqué me llevó a la idea de que lo que se escribió en 1937 sobre Cartagena es un resumen de lo que sucede hoy en todo el país: “La ciudad vencida: vencida por los mercaderes, por los piratas, por los frailes, por la búsqueda siempre de la mayor utilidad”. En fin, ¡por los corruptos! 

El lío es que ante todo esto no hay ninguna esperanza, porque lo que viene es peor. 

@sanchezbaute

Imagen de jesika.millano
Ya soy suscriptor web