El titulo es:El mal menor

Últimas noticias

José Mosquera, mánager de Toros, durante la pelea.
00:53

Peloteros de Toros discutieron fuertemente con los...

00:27

Así lo dio a conocer el alcalde de la capital del...

Un trabajador de una empresa del sector de confecciones que opera en Barranquilla.
00:00

Al menos 9 millones de trabajadores en el país deben...

La presidente de Anato, Paula Cortés Calle.
00:00

Diseñan planes para integrar a visitantes con las...

00:00

La guerrilla señalada del atentado en la General Santander...

Edwin Besaile fue inhabilitado por la Procuraduría por su presunta participación en el Cartel de la Hemofilia.
00:00

Se venció el periodo de encargo de Sandra Devia Ruíz. ...

Acción de uno de los partidos del Mundial de Tenis que se disputó ayer en el Parque de Raquetas.
00:00

Los jóvenes tenistas luchan contra las fuertes brisas que...

Mariana Jiménez Bustillo en medio de lágrimas.
00:00

La cartagenera salió dolida por su derrota ante la...

Luis Antonio Anaya Martínez y Luis Alberto Cabrera Palacín fueron capturados por ser los presuntos desmembradores de Antonio Abel Ávila Cabrera.
00:00

Según el inspector de Policía de Santa Cruz de Luruaco,...

El presidente Iván Duque hizo presencia en la Plaza de Bolívar, hasta donde llegó la marcha en Bogotá para rechazar los actos de violencia recientes.
00:00

En las capitales del Caribe los ciudadanos se unieron a la...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

El mal menor

El dilema de los colombianos que ayer debieron optar por el menor entre dos males ha quedado resuelto y llegó a la presidencia el mal menor.

Los que pensaron que Duque es el mal menor porque no exponía la intocable propiedad privada, ni exponía al riesgo del castrochavismo, ni alejaba el flujo inversionista, hicieron cuanto estuvo a su alcance para impedir la llegada del “mal mayor” al poder. ¿Podrían garantizar que, con su candidato en el poder, desaparecerían de la vida nacional el miedo y el odio que sirvieron como motores de su campaña electoral? ¿Podrían asegurar que sus anunciados ajustes a los acuerdos de paz obedecerían a una sincera sed de justicia y no a un solapado afán de venganza? ¿Podrían escribir sobre bronce y no sobre agua que los próximos cuatro años no serán, en cuerpo ajeno, el tercer período presidencial  que, tan intensamente y con todas las formas de lucha, buscó su  jefe y mentor?

Se les opusieron los que aceptaron a Petro como un mal menor, porque libraba al país de ese tercer período del expresidente Uribe y porque vieron en el voto en blanco una forma de hacerse a un lado y de dejar en las manos de los otros la tarea de evitarle a Colombia los desastres de un gobierno retardatario. ¿Podrían garantizar que al país le iría mejor que a Bogotá en un gobierno del exalcalde Petro? ¿Podría esta opción superar los miedos que producen el pasado guerrillero del candidato Petro, su vieja amistad con el comandante Chávez, su voto por el exprocurador Ordóñez y la perdida batalla de las basuras en Bogotá? ¿Podrían mirar como mal menor el autoritarismo tan característico de su candidato, su arrogancia de adolescente y su sobradez de matón de barrio?

Como se ve, no fue fácil resolver el dilema de escoger el mal menor. Los dos candidatos llevaban sobre sus espaldas las pesadas cargas de su pasado y de sus limitaciones.

La victoria de uno sobre el otro no ha despejado las dudas, ni los temores. Con esta elección presidencial ha comenzado un período de incertidumbres y de sospechas. Se puede temer lo peor en materia de paz si se la sigue mirando como un botín político en vez de tratarla como el sueño de los colombianos, sobre todo de los que sí sufrieron, con todas sus sevicias, los abusos de los guerreros.

Generalmente sucede que en las elecciones presidenciales los países se trazan una ruta hacia el futuro; después de este drama de escoger entre dos males los colombianos no estamos seguros de tener ese futuro.

Pero todo esto ha coincidido con el comienzo de la fiesta mundial del fútbol. Como sucedió en aquel noviembre de 1995, cuando un país asombrado y aterrorizado por la toma sangrienta del Palacio de Justicia olvidó la tragedia con un partido de fútbol. Es la droga adormecedora que, otra vez, les impediría a los colombianos hacerle frente a sus realidades para cambiarlas.

La realidad no la hacen ni la cambian los futbolistas, tampoco una elección entre dos males, cuando lo normal es que los países busquen su presidente entre los mejores.

Jrestrep1@gmail.com / @JaDaRestrepo

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1
Aumenta tus posibilidades de ganar, suscríbete a EL HERALDO desde $30.000
Regresa a clases con EL HERALDO ¡Compra maletín + lonchera térmica + cartuchera a precio de locura!