El titulo es:El discurso del Presidente

Últimas noticias

17:37

Con el acto simbólico de entrega de medallas, el mandatario...

Universidad San Martín sede Puerto Colombia.
17:32

El Ministerio resolvió favorablemente el recurso de...

El general Óscar Naranjo, nuevo vicepresidente de la República.
16:50

​El exdirector de la Policía Nacional y exnegociador en los...

Durante este mes se están realizando jornadas de conciliación en las sedes de la Fiscalía.
16:12

Estos organismos intermediadores buscan ayudar con la...

Jiang Zhipeng, jugador de la selección de China y del Guangzhou R&F.
15:57

En una dramática carta dirigida al presidente de la...

Christian Daes recalcó que no tenía ningún interés en comprar las acciones de Junior.
15:56

Aseguró que aprecia a los Char y que sabe perfectamente que...

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, y la colombiana Natalia Ponce, galardonada este martes en Washington.
15:46

La colombiana, víctima de ataque con ácido hace tres años,...

El delantero Cristiano Ronaldo es homenajeado en el partido que disputó Portugal y Suecia en su ciudad natal, Funchal.
15:39

El delantero del Real Madrid mantiene aún contacto con su...

Imagen de una de las sesiones del Concejo de Cartagena.
15:33

La medida no tiene sustento técnico, aseguraron este...

Columnas de opinión
15 Diciembre 2016

El discurso del Presidente

Sumidos en la incesante controversia propia del talante colombiano, aunque a la vez complacidos de que la figuración de nuestro país en el panorama mundial proviniese de hechos encomiables como la adjudicación de un premio Nobel, presenciamos la entrega del célebre galardón a Juan Manuel Santos. Quienes resolvimos desconectar por un momento el aparataje de prejuicios incorporado a nuestro ADN con el propósito de mirar objetivamente lo que sucedía en Noruega, coincidimos en que todo salió bien; entre otras cosas, porque la noción de paz –que de manera inexplicable acá está ajustada a intereses y apetencias individuales– pareció recuperar en Oslo su coherencia, por cuanto la búsqueda permanente de consenso en la sociedad debe resolverse como lo plantea el Derecho internacional, de manera no violenta. Lógicamente, nos centramos en el discurso del presidente, que supone la voz de los colombianos, y no creo equivocarme si digo que estuvo bien. Estuvo muy bien. Un discurso elaborado sin excesos en el que se dibujaron, uno tras otro, los numerosos rostros de esta guerra absurda que hemos padecido, y en cuya terminación, así les disguste a muchos, se empeñó Santos con el coraje que les faltó a sus antecesores a sabiendas de que su imagen estaba en riesgo. Para comenzar, olvidamos que, tras la construcción de ese largo y tortuoso trámite para alcanzar la paz, hay un hombre que también debió construirse para alentar con su discurso a más de 47 millones de compatriotas a recuperar la convicción de que ella sí era posible. Quienes vieron la película El discurso del rey saben que, a semejanza de Jorge VI de Inglaterra, Santos debió exigirse superar los problemas de dicción para mejorar sus intervenciones públicas. Imagino que aquel sábado, así como lo hacía yo desde el tibio amanecer de mi Caribe, Tutina y sus tres retoños hacían lagarto en la fría Noruega, cruzaban los dedos con disimulo para que la disertación no se viera empañada por las torpezas de la lengua del presidente; pero, salvo dos o tres palabras insurrectas –que como ciertos opositores no consiguieron opacar el que creo que será el momento más glorioso en la vida Santos– el discurso del presidente, que resumió la penosa realidad de los colombianos, pero también atisbó una esperanza venidera, fluyó con toda naturalidad reafirmando que a la paz no puede llegarse por el camino de la guerra. “La victoria final por las armas –cuando existen alternativas no violentas– no es otra cosa que la derrota del espíritu”, dijo complementando la alusión al perdón hecha por la vicepresidenta del Comité en su intervención inaugural, ese perdón tan postergado por los colombianos que finalmente determina las diferencias entre ganar la guerra entre consensos y negociaciones, o ganarla a punta de balas. 

Extiendo a mis lectores en la próxima Navidad una invitación a labrar juntos una paz estable y duradera, y les deseo un optimista 2017.

berthicaramos@gmail.com 

Imagen de adriana.puentes