El titulo es:El contrato social y la corrupción

Últimas noticias

Bulevar de Simón Bolívar, una de las zonas afectadas por ‘Los 40 Negritos’.
00:47

Comerciantes y transportadores temen que integrantes hoy...

Comisión Primera del Senado de la República durante una sesión de este año.
00:20

La Reforma Política, la cual incluye que las cabezas de...

El bitcoin es la moneda virtual más conocida.
00:11

Gremio considera que no cuenta con un fundamento técnico.

00:08

Motocarristas dicen que gastan más plata para movilizarse....

Bruce Mac Master
00:07

La Andi asegura que se necesitan mayores incentivos.

Personas en el sector del Paseo Bolívar en el Centro de Barranquilla.
00:04

En la región se encuentran los hogares con mayor tamaño en...

El gobernador y acompañantes recorren el césped.
00:00

Hace parte del complejo deportivo de este municipio. ...

Presidente de Sintraelecol, Hamilton Barreto (izq), y el líder del colectivo Indignados, Norman Alarcón (der).
00:00

Sintraelecol y el Comité de Indignados lideran recorrido....

La vía que será ampliada.
00:00

“El proyecto debe ir, pero por la vía correcta”: Planeación.

Luis Díaz volverá a comandar el ataque ante Colón.
00:00

Junior se mide hoy al club argentino, a las 7:15 p.m., en...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 meses

El contrato social y la corrupción

Escribió Jean-Jacques Rousseau que, “la igualdad en la riqueza debe consistir en que ningún ciudadano sea tan opulento que pueda comprar a otro, ni ninguno tan pobre que se vea precisado a venderse”. Un silogismo geométrico y filosófico que nos conduce al análisis de la corrupción, ahora que entramos en la recta final para concurrir a la convocatoria del Estado a la Consulta Popular Anticorrupción que, en buena lid, logramos imponer como perentoria e irrechazable más de cinco millones de colombianos que firmamos la solicitud.

Este miembro separatista de La Ilustración del siglo XVIII, filósofo, escritor, botánico, naturista y además músico, fue sobre todo un observador magnífico y crítico acérrimo de la sociedad de su tiempo, a la que describía como constituida por personas que firmaban un contrato social que les otorgaba ciertos derechos a cambio de abandonar la libertad de que podían disponer en estado natural y aceptar otros deberes, y de allí devino un importante aporte suyo, El contrato social, que me parece que sigue vigente entre nosotros en el siglo XXI.

Suponía Rousseau que siendo los deberes y derechos de los individuos el contrato, el Estado era simplemente una entidad para hacerlo cumplir. Sin embargo, en nuestra sociedad caribe y siendo el Estado el principal –y a veces único– contratista de la inversión, los derechos de los individuos se modelan o adaptan a las necesidades de una maquinaria monstruosa que es el gobierno, donde la mayoría de los funcionarios y los representantes elegidos por voto popular se desbaratan por acceder a esos fondos, gordos y sin doliente, puesto que son ellos mismos quienes deberían hacer de guardianes del tesoro.

De manera que la desigualdad reinante en Colombia –y más aguda en el Caribe y en otras zonas apartadas del centro administrativo andino– conduce a la corrupción de manera exponencial de acuerdo con la lejanía en que se encuentren del gobierno central los municipios y corregimientos, tanto como las capitales. Por eso vemos con horror cómo caen presos alcaldes, contralores, concejales y ediles de pueblos casi inexistentes en la cartografía nacional, mientras sus pares en las capitales hacen lo mismo y roban aún más, se pasean orondos  del brazo de aquellos que deberían fiscalizarlos, pero que también gustan del dinero abundante y sin dolientes del Estado.

Y como colofón, no existe sanción social sino más bien una gran admiración por la habilidad alcanzada por los corruptos y corruptores para permanecer intocables, siempre caminando en olor de transparencia, mientras todos oímos en voz baja historias de sus movidas chuecas con ganancias exorbitantes que, ¡oh!, contradicción, proceden de nuestros bolsillos de ciudadanos correctos pagadores de impuestos. La corrupción acabará cuando cada uno esté dispuesto a darle la espalda al amigo corrupto: mientras tanto, todos somos corruptos, así de sencilla y clara es la ecuación. 

losalcas@hotmail.com

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1