El titulo es:El antes y el después

Últimas noticias

Mapeo de cejas y depilación con cera a base de aceite de argán.
00:12

Depilación con hilo y cera, y micropigmentación, son...

La familia Vanegas Ramírez espera la llegada del cadáver del niño en su hogar del barrio Villate.
00:12

Padres  denunciaron el caso ante las autoridades y...

Hinchas de la Amarilla disfrutan de un juego de la Selección Colombia en el estadio Metropolitano.
00:12

Ex futbolistas, periodistas y el presidente de la FCF...

Parte del grupo de los 59 connacionales detenidos en un galpón de la Policía de Caracas, Venezuela.
00:10

Gobierno asegura a través del Consulado que ha emitido 24...

Los gobernadores de la Costa, en un reciente encuentro en Cartagena.
00:10

Senadores, alcaldes, representantes del Gobierno nacional,...

Aspecto del canal de acceso a la zona portuaria de Barranquilla.
00:10

El director de la corporación dijo que el proyecto tendrá...

Una de las escenas de la película en la que los protagonistas llevan la cabra.
00:09

La ópera prima de Oliveros, ‘El día de la cabra’, fue...

Un joven lava un taxi en la vía pública en la Ciudadela 20 de Julio, sur de Barranquilla.
00:09

Las autoridades informaron que los establecimientos...

00:08

Futbolistas como Juan Fernando Quintero, Víctor Danilo...

Maquinaria y equipos de las obras de la Ruta del Sol 3, que presenta retrasos.
00:08

Proveedores y contratistas buscan mediación del Ministerio...

Columnas de opinión
Actualizado hace 9 meses

El antes y el después

X

Te leo

Es un servicio exclusivo para usuarios registrados en nuestro portal.Te invitamos a crear una cuenta. Si ya la tienes, por favor inicia sesión para comenzar a usar este servicio.
Iniciar sesión

Alrededor de los sucesos y los actos siempre hay un antes y un después hechos de tiempo; del tiempo riguroso e insalvable que late en el presente que apuramos. Del tiempo que fluye raudo en una mezcla de pasado, de presente y de futuro en que, si acaso existimos, es en el breve presente que según San Agustín “si fuese siempre presente y no pasase a ser pretérito, ya no sería tiempo, sino eternidad”. Sin embargo, el incesante revoltijo de lo que fue, lo que está siendo o aún no ha sido, es lo que percibimos como la vida; de ahí que es imperativo que en tal presente fugaz fijemos ciertos eventos que nos hagan suponer que el hombre, además de experimentarlo, puede ejercer sobre el tiempo una especie de control. Cerrar ciclos, o iniciarlos, es una exigencia humana; hay en ello una urgencia de saber que existe un antes y un después, que se puede hacer un alto en el camino, para reconsiderarlo. Quizá por eso es trascendental el ritual llevado a cabo en las fiestas de Año Nuevo. Como si el microsegundo en que convergen año viejo y año nuevo bastara para desestimar lo sucedido, y abrirnos a lo que sucederá, en el más fugaz presente del que tenemos conciencia celebramos nuevamente la esperanza y entre pitos y matracas, entre música y sonrisas, imaginamos que el tiempo no es del todo incontrolable. De tal forma, en la fresca medianoche del 31 de diciembre al polémico y confuso 2016 lo marcamos como el antes, y pusimos el después en un 2017 que suponemos prometedor.   

Nuestros antes están llenos de zozobras y frustraciones, y de culpas y reproches, y de intentos y fracasos, y de leyes e injusticias; el antes de la Colombia defraudada está lleno de deslealtades y desafueros, por tal razón hoy demandamos un después en que podamos reivindicarnos. Un después que no solo se reduzca a desmovilizar los movimientos guerrilleros, sino que se encamine a desterrar la corrupción del aparato estatal, y a acabar con la desvergüenza y la incoherencia con que actúan nuestros congresistas. Resultó patético ver, durante los debates del proyecto de Reforma Tributaria 2016, cómo sus detractores objetaron la propuesta del gobierno argumentando que ella afectaría a los sectores populares y a la clase media. Como de costumbre, el bienestar de los ciudadanos acabó por convertirse en un manido argumento oportunista, ridículo si se juzga contemplando el despilfarro y la corrupción que muchos parlamentarios apadrinan. Resulta más patético aún que el ministro de Hacienda, que hace pocos días instaba a los colombianos a apretarse el cinturón para asumir nuevas cargas tributarias, hoy afirme que “no es del todo buena” la sentencia del Consejo de Estado que reduce las remuneraciones de ciertos funcionarios públicos, entre ellas los desmedidos salarios de congresistas. La verdad, no creo que sea posible la nueva Colombia sin un antes y un después que reverencien la decencia, y esto nos incumbe a todos.

berthicaramos@gmail.com

Imagen de JoshMattar

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
Continuar al sitio

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
Ya soy suscriptor web