El titulo es:Crónicas de Indias

Últimas noticias

20:33

Con estas pruebas la Procuraduría busca identificar si el...

20:23

 Ordena que en 5 días sean entregadas las pruebas...

Donald Trump en la serie de Los Simpsons.
20:13

En el video, que se ha visto unas cinco millones de veces...

20:09

Se trata de una tutela en la que Pretelt alegaba que se le...

El presidente Juan Manuel Santos en sus declraciones desde Cúcuta. Lo acompañan el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo; la canciller María Angela Holguín, y el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.
19:36

Desde Cúcuta, el presidente pidió no caer en la xenofobia,...

Gianni Infantino, presidente de Fifa, durante la rueda de prensa de este viernes en Puerto Rico.
19:28

El presidente del organismo Gianni Infantino señaló que el...

Miguel Ángel Bastenier
18:54

Muchos catalogaban a Miguel Ángel Bastenier como un...

El equipo de Sandstorm en su visita a EL HERALDO.
18:54

Cuatro jóvenes fueron seleccionados como la agrupación que...

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, firma el recibido de la carta de retiro de Venezuela de ese organismo. Lo acompaña la representante interina de Venezuela ante la OEA, Carmen Luisa Velásquez.
18:52

La carta fue entregada al secretario general de la OEA por...

18:29

Con una puesta en escena de los orígenes del certamen se...

Columnas de opinión
08 Abril 2017

Crónicas de Indias

Hace más de quinientos años, cuando los españoles se enteraron de que al otro lado del mar existía todo un continente, empezaron a escribir historias, crónicas, en donde contaban cómo “descubrían” (colonizaban) América. Las crónicas de Indias resultaron ser tan coloridas que bien podrían ser antecedentes del realismo mágico. Bernal Díaz del Castillo y Hernán Cortés, entre otros, contaron historias de una tierra ignota, virgen, llena de monstruos como cíclopes, sirenas y gigantes, y apenas habitada por unos indios salvajes urgidos de catequización. Lo notable de estas historias es que eran llamadas “crónicas”, es decir, tenían una pretensión de verdad, la verdad de los conquistadores. La única forma de justificar la brutal conquista española era convenciendo a todos de la barbarie de estas tierras. 

Medio siglo después la estrategia es la misma, pero un poco más sofisticada. Por ejemplo, los españoles de la multinacional Gas Natural Fenosa acabaron con la calidad del servicio eléctrico en la Costa a punta de ignorar las inversiones necesarias con la excusa de que hay una “cultura del no pago” en la región. Resultó que esta era una mentira flagrante, pues la deuda de los usuarios de a pie solo llegaba al 3,09% de la deuda total. Pero era una mentira fácil de creer porque hasta los mismos colombianos nos comemos el cuento de que los costeños somos flojos y desordenados, o en otras palabras, bárbaros. 

Ahora que la empresa ha sido intervenida por la Superintendencia, los españoles fueron a decir a Europa que la empresa había sido “expropiada”. Para decirlo se valen del mismo prejuicio que equipara a Colombia con Venezuela (muchos españoles ni saben la diferencia ni les importa) y alimentan la fantasía de que América del Sur es una tierra indómita y sin instituciones, en donde sus inversiones no estarán seguras. La mentira es potencialmente peligrosa porque está apoyada en unos prejuicios y unas ignorancias compartidas, tejidas desde hace cientos de años, que la hacen muy fácil de creer. Lastimosamente, esa misma poscolonialidad hace que nuestro país dependa, en buena medida, de esas inversiones extranjeras, incluso de aquellas que confunden inversión con explotación. 

Hoy la empresa española llevó el pleito con Colombia a tribunales internacionales. ¿Cuánto descaro se necesita para joder a toda una región con su mal servicio eléctrico y luego pretender lavarse las manos a punta de mentiras y chismes en cortes internacionales? El descaro que solo da el poder, porque en otro país que no fuese Colombia, quizás más blanco, más al norte, no habrían podido echarle la culpa de su fracaso a la cultura. Las crónicas de Indias continúan. 

@Catalinapordios 

 

Imagen de adriana.puentes