El titulo es:Con rejas no hay paraíso

Últimas noticias

Sector del barrio Santa María, por donde se registró el hecho.
07:23

En el hecho registrado en la capital del Atlántico, la...

06:30

Otros duelos atractivos que dejó el sorteo de este lunes...

Así se veía el Metropolitano la madrugada de este lunes.
01:02

Centenares de aficionados aguardan a campeón de fútbol...

En la carrera 18 con calle 25A-14 del barrio Santa Elena de Santa Marta fue asesinado el juez Cotes Laurens.
00:45

EL HERALDO reconstruye el asesinato del Juez Javier Cotes...

Panorámica de la Universidad del Atlántico, sede norte.
00:45

El proceso estuvo envuelto por polémicas, discusiones,...

00:35

Claves de la indemnización de $800 mil millones y de la...

En sus manos una clásica camiseta del equipo.
00:35

En su colección hay más de 20 camisetas del equipo...

La vivienda de Carmen Mejía se convirtió en una tribuna para apoyar al Junior en la final.
00:32

Los descendientes de la fundadora del Junior se reunieron...

El príncipe Harry y Meghan Markle dieron el “Sí” el 19 mayo.
00:30

Bodas de la realeza, ceremonias ostentosas y otras muy...

Daniel Moreno.
00:30

Los defensores Willer Ditta, Gabriel Fuentes y los...

Columnas de opinión
Actualizado hace 5 meses

Con rejas no hay paraíso

Esto le pasó a una amiga, quien le contó a un amigo, quien me lo contó a mí. Hoy lo reproduzco aquí tal cual me lo contaron, asumiendo la responsabilidad de 
acomodar el cuento en favor del argumento: “...resulta que una vez K recibió una visita de su amiga, G, que llevaba mucho tiempo viviendo en Alemania. En esa ocasión, G trajo a su hija, que se llamaba B o algo así, no me acuerdo exactamente. En fin, la ‘pelá’ no tendría más de 6 o 7 años. Un día, para matar el tiempo y las ganas, salieron a dar unas vueltas por la ciudad.

Después de pasear por tantas calles y ver tantas casas abarrotadas, la hija, contundente y en alemán, le preguntó a la mamá: “mami, ¿acá por qué hay tantas cárceles?” Sí, el cuento ha sido amoldado, pero la certeza de la enseñanza permanece: estamos viviendo rendidos ante una cultura de aislamiento que ensancha nuestras diferencias ideológicas, pone en jaque el debate sano, y socava el mismísimo concepto de ciudadanía. Ese que por siglos –desde que Pericles predicó sobre la actividad pública como fundamental para el flow democrático– hemos construido a base de la confianza en que colectivamente podremos trazar un mejor camino para construir nuestra cultura e identidad.

No pretendo saber en qué momento empezó la manía del encierro, o cuándo comenzó a sepultar nuestra disposición naturalmente abierta, aunque seguramente se le puede achacar a una serie de coyunturas. Pero, si las coyunturas son por definición temporales, entonces, ¿por qué las rejas no lo han sido? ¡El sereno lo fue! Y barro con el sereno.

Los problemas, porque son varios, se derraman de la siguiente manera: 1. Al encerrarnos, obligamos a nuestra mente a asumir, poco a poco, un comportamiento que es reflejo directo de las limitaciones que nos imponemos. El sociólogo francés Henri Madras argumentaría que esto es propio de las “contrasociedades”: aquellas que imponen condiciones anacrónicas para su funcionamiento. Esto nos atrasa. 2. No nos engañemos, estéticamente son horribles. Además, ¿qué protección real provee una reja hecha de aluminio y de dos metros y medio de altura? En el mejor de los casos, pura percepción. 3. La reja es un símbolo de estatus y poder, y mientras vivamos en un país verticalmente aspiracional, el mal del encierro será un desgarbo de las mayorías, limitando nuestra capacidad de ser libres, tejer redes y entendernos como sociedad.

Debemos caer en cuenta de que nuestro verdadero poder cultural se manifestará solamente si nos exponemos al otro, si nos rozamos con lo diferente y le damos espacio al intercambio, como ya una vez lo hicimos. Entonces, o empezamos a conversar abiertamente sobre cómo acabar nuestro preocupante aislamiento o la próxima vez que otra niñita se paseé por nuestras calles confundirá nuestras casas no con cárceles, sino peor aún, con jaulas.

antonio.celia@nyu.edu

Imagen de sandra.carrillo

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1
Aumenta tus posibilidades de ganar, suscríbete a EL HERALDO desde $30.000
Cocina sin aceite, ¡Compra Air Fryer digital a precio de locura, solo con EL HERALDO!
Dale color a tu cocina, COMPRA YA set de cuchillos con cubierta antibacteriana + pelador de ceramica