El titulo es:Cierra los ojos

Últimas noticias

17:51

La acción se da tras el cumplimiento  de la...

17:47

El presidente Duque ya había anunciado que no nombraría un...

17:36

Junto a ella fueron entregados los padres de la menor,...

17:21

Hasta el momento se han sembrado 20.000 nuevos árboles en...

17:00

La seccional de Tránsito y Transporte de Cundinamarca...

Fernando Carrillo, procurador General.
16:51

Fernando Carrillo y Carlos Felipe Córdoba anunciaron sendos...

El centrocampista español del Real Madrid Isco anota el primer gol del encuentro entre el Real Madrid CF y el AS Roma.
16:25

Francisco Alarcón 'Isco' abrió el marcador de tiro libre...

El centrocampista francés del Manchester United Paul Pogba (d), autor de dos goles.
16:13

El discutido centrocampista francés abrió el marcador con...

16:06

La Secretaría de Salud Departamental levantó los sellos...

El defensor bosnio de Juventus, Miralem Pjanicanota, contra el portero brasileño Neto durante el partido de fútbol del Grupo H de la UEFA Champions League entre el Valencia CF y la Juventus FC.
16:03

Ambos goles del campeón italiano llegaron de penal, obra...

Columnas de opinión
Actualizado hace 6 meses

Cierra los ojos

En medio del ruido de la música callejera, el flujo incesante de rebaños de turistas y vehículos hacia zonas recreativas, la otrora considerada Semana Mayor adquiere hoy una connotación muy distinta a la de los días de oración y reflexión de nuestra infancia. Sin embargo, cada estación del tiempo trae consigo sus propias lecturas y este inicio de la Semana Santa nos ha conducido a las obras de Byung-Chul Han, un filósofo coreano, profesor universitario en Alemania, cuyos libros breves, contundentes y accesibles han alcanzado una divulgación extraordinaria.

Este pensador oriental se encuentra preocupado por la dispersión y fragmentación del tiempo que caracteriza a la vida contemporánea. En su libro El aroma del tiempo: un ensayo filosófico sobre el arte de demorarse, considera que el tiempo actual carece de un ritmo ordenador, de allí que pierda el compás. La crisis temporal de hoy no es causada por la aceleración. Aquello que en la actualidad experimentamos como aceleración es solo uno de los síntomas de la dispersión temporal. “El tiempo se escapa porque nada concluye, y todo, incluido uno mismo, se experimenta como efímero y fugaz”. Las prácticas sociales tales como la promesa, la fidelidad o el compromiso, todo lo que cree un lazo con el futuro y genere  una duración, pierde importancia.

Byoung Chul Han nos recuerda que el calendario medieval no era un simple contar de los días. Estos eran parte de un tiempo de oración y de ocio y tenían su propio significado. Los días festivos tampoco eran solo días libres de trabajo. En ese calendario subyacía un relato en el que los días festivos construían estaciones narrativas. Los días son puntos fijos en el fluir del tiempo que lo anudan para que este no se escurra. Ellos dividen el tiempo, le dan ritmo y, en consecuencia, funcionan como los fragmentos de un relato que tiene un sentido.

En otro de sus ensayos (Por favor cierra los ojos) Byung Chul Han nos recuerda que la masa de información acelerada y las imágenes digitales que hoy nos inundan ahogan el pensamiento y hacen difícil construir una memoria: un relato con sentido. Para alcanzar la subjetividad absoluta requerimos de un estado de silencio. Debemos cerrar los ojos, detenernos para contemplar el mundo y esto permite que la imagen hable en el silencio.

En la Semana Santa puede ser estimulante y coherente leer a este filósofo oriental que nos invita a valorar la vida contemplativa y el ocio que no debe entenderse como la inacción pasiva. Han considera que si el hombre pierde toda capacidad contemplativa se rebaja a ser un simple animal laborans, puesto que “la vida que se equipara al proceso de trabajo de las máquinas solo conoce pausas, entretiempos libres de trabajo que sirven para recuperarse del mismo, para poder ponerse otra vez a disposición del proceso de trabajo”. El ocio debe ser, según él, un estado desvinculado de cualquier preocupación, necesidad o impulso que permite que el hombre aparezca como hombre. El ocio brota de la necesidad de detenerse de manera contemplativa en la belleza.

wilderguerra@gmail.com

 

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1