El titulo es:Cerebro erótico

Últimas noticias

Giovanny Urshela en un turno al bate con los Yanquis.
00:00

El cartagenero se fue de 4-1 en victoria 6-5 ante los...

00:00

El barranquillero actuó en la derrota 5-4 de los Gigantes...

00:00

Hoy inicia el evento inmobiliario en el Puerta de Oro.

Daño económico sería peor si EEUU impone aranceles a bienes del país asiático.
00:00

Fondo Monetario Internacional dice que disputa entre China...

00:00

El DT de la Selección Colombia tomó el triunfo con calma.

Aspecto de la protesta sobre la Vía Oriental.
00:00

En Campo de la Cruz, los damnificados piden atención de las...

Uno de los marqueteros beneficiados en el proyecto.
00:00

Distrito dice que el proyecto beneficiará a 33 comerciantes...

Una mujer espera el bus cerca de un poste que tiene varios avisos pegados.
00:00

Distrito asegura que de los mobiliarios urbanos se retiran...

Barrio Cuchilla de Villate, donde vive María Alejandra Orozco Santiago.
00:00

Fiscalía indaga si su actual desaparición está relacionada...

Vuelven Las Tiburonas
00:00

Junior sigue en la búsqueda de su nuevo cuerpo técnico.

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Cerebro erótico

Cuando se llega a cierta edad –y, si acaso se ha cultivado el difícil arte de preguntarse lo que parecen cosas inútiles, pero que llevan a entender un poco más el universo que perciben los sentidos–, al menos ya deberíamos saber lo que es correcto e incorrecto, lo que nos gusta o nos disgusta, lo que nos inspira o desmotiva. Deberíamos tener claro en qué y en quiénes creemos, y en qué queremos gastar ese espejismo llamado tiempo al que preferimos considerar como un atributo del futuro. Cuando se llega a cierta edad ya no debería importar si nuestra cuerda genética está ligada a las Maldivas, Pakistán o Tombuctú, si nuestra fisonomía no encaja con el concepto de divina proporción, si nuestros pies son tan pequeños como la estética china de otros tiempos lo exigía, o, por el contrario, se parecen a los rústicos planchones que navegan por el río Magdalena. Lo cierto es que hay un momento de la vida en que, aun habiendo depurado distintas cargas existenciales, comenzamos a preocuparnos por cosas como el volumen abdominal, las manifestaciones extraarticulares de la artritis reumatoide, o la pausada decadencia de la estructura hormonal que supone un infausto desenlace; momentos en que pudiéramos creer que todo está consumado y consumido, y la nada nos acecha. Para entonces, quizá habremos conseguido asimilar lo dicho por el filósofo español Josep María Esquirol: “Los infinitivos de la vida, vivir, amar y pensar, en realidad, se reducen a dos: amar y pensar”, y, además, que todo ocurre en el cerebro. En el sistema que soporta el funcionamiento del cuerpo humano, al que alimentamos durante años con un sinfín de conocimientos y experiencias que son patrimonio fundamental de la madurez. Y, si bien es cierto que pensar, la facultad de predecir, analizar y relacionar ideas para luego actuar, pareciera ser la clave de supervivencia de la especie, el infinitivo amar encierra tantas victorias en el proceso evolutivo, como en las duras batallas de la cotidianidad. El amor es un estado funcional del cerebro, y es allí donde ocurren las hazañas que acaban con el hastío existencial que se asoma con los años.

Según el neurocientífico Rodolfo Llinás, el colombiano que más conoce del órgano más complejo que tenemos, “lo más erótico que existe es el cerebro”. Efectivamente, el erotismo que moviliza todas nuestras ambiciones y emociones, es un producto racional; dice Llinás que uno se enamora con el cerebro, y de un cerebro con el que pueda interactuar. “Uno no se enamora de una mujer porque tiene unas tetas buenísimas”. “Amar es cerebralmente un baile y hay que bailar con el que pueda danzar con el cerebro de uno”. Por gracia, a lo largo de la vida el órgano primordial sigue siendo un deseoso delirante dispuesto a ensanchar su visión del mundo. Tal vez por eso, a cierta edad, uno debería saber que la batalla por librar es hedonista y solitaria, y que exige ensimismarse a disfrutar las recompensas de ese erotismo providencial.

berthicaramos@gmail.com

Imagen de JoshMattar
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO. Aquí puedes conocer más sobre tu cuenta, además de ver y editar su información personal.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen acceso a:

Acceso Ilimitado

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales.

Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escríbenos a soporteweb@elheraldo.co

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen:

Acceso Ilimitado

¿Tienes problemas para registrarte? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, para enviarte el enlace para reestablecer tu contraseña.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web