¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
SUSCRÍBETE
Si ya eres suscriptor, actívate sin costo
Opinión

¿Quién eres para juzgarlo?

La vida de Maradona fue quizás la antítesis de “la mano de Dios”.

A pocos días de haber muerto, Diego Armando Maradona parece estar más vivo que nunca. La grandeza del grande, la maravilla de un genio, lo inasible de un humano con atisbos de dios terrenal se contraponen hoy a las críticas que recibe el ‘Pelusa’. Porque fue un mal ejemplo de persona; porque fue un padre de dudoso comportamiento; porque fue un drogadicto; porque fue un hombre que violentó a las mujeres; porque fue amigo de Fidel Castro y de sus ideologías comunistas… Total, porque fue mucho de aquello que “no es bueno ser”. Y yo pregunto: ¿quién eres tú o quién soy yo para juzgarlo?

«Maestro, a esta mujer se le ha sorprendido en el acto mismo de adulterio. En la ley, Moisés nos ordena apedrear a tales mujeres. ¿Tú qué dices?», preguntaron los fariseos a Jesús, a lo que él respondió con lo que ahora yo invito a hacer a quienes quieren ‘apedrear’ a Maradona, a su memoria, o a lo que quede de él: «Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra».  

Con altares improvisados, camisetas albicelestes y la certeza de que se ha ido uno de esos seres que gozó de la gracia invaluable que supone un don extraordinario, se ha llorado a Maradona en el mundo entero. El Maradona que sujetó con júbilo la copa del Mundial de 1986 en el Estadio Azteca de Ciudad de México, donde hizo historia con un gol que recibió la bendición de todos al ser llamado “la mano de Dios”, fue un hombre que vivió, antes que como quiso, como pudo.

¿Que pudo haber vivido de una forma diferente? Claro que sí, lo pudo haber hecho, tal como tú y yo podemos ser “mejores personas” si nos esforzamos más en mirar hacia adentro y no tanto hacia afuera. Pero esa no fue la suerte, la decisión o la fortuna de Diego. Ese no fue el albur de una vida tan llena de éxitos como de dificultades o desgracias.

La vida de Maradona fue quizás la antítesis de “la mano de Dios”. Porque en los 60 años que vivió parece haber sido la mano del diablo la que hizo que esa perfección con la que el ‘10’ se movía sobre la cancha se transformara en una maraña de caos y controversia, propios de lo humano y lo divino. Y, ¿qué tanto tienen de malo la maldad y el sufrimiento si como bien dijo el autor de la Divina comedia, «quien sabe de dolor, todo lo sabe»?

Maradona también sufrió, también fue un ser humano, como nosotros. Y es la imagen de ese ser humano la que muchos se han tatuado en la piel, la de ese que vistió con gallardía la camiseta del Boca Juniors, el Nápoles, el Sevilla, y que llevó a la gloria a la selección de Argentina, como a tantos otros equipos que bebieron de la fuente de la genialidad hecha fútbol que aún después de su muerte representa el que fue un diez, no tan ‘diez’ para los perfectos inquisidores.

Maradona, ese que quizás reconociéndose débil se puso del lado de los desposeídos y los hizo sentir poderosos a través de sus hazañas junto con una pelota rodando por el césped, es el que hoy los jueces sin mazo buscan enjuiciar, ignorando que no somos quiénes para abrir o cerrar a nadie las puertas del supuesto cielo o del temido infierno, en cuyo umbral Alighieri inscribió la más radical y desoladora de las sentencias: «¡Los que entráis aquí, perded toda esperanza!». 

@cataredacta   

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

Rafael Nieto

Revocatoria de mandato

Quintero alcanzó la alcaldía porque, en contra de los acuerdos que se habían alcanzado, uno de los candidatos que iba muy atrás en las encuestas no se retiró de la contienda y se dividieron los votos que le habrían dado el triunfo a Alfredo

Leer
Catalina Rojano

El virus más virulento

La historia no se erige sola entre nosotros, cada habitante de este convulsionado hogar llamado Tierra es el encargado de escribirla, con sus mejores aciertos y sus más crasos errores. Desde hace más de un año nos enfrentamos a una entidad micr

Leer
Ismael Cala

WhatsApp y el poder del propósito

Por ejemplo, un cambio de políticas ha puesto en alarma a WhatsApp, la aplicación más popular de mensajería. En solo tres días, 25 millones de personas descargaron Telegram, su competencia directa. ¿Consideran los usuarios que se ha distorsi

Leer
Jesús Ferro Bayona

Adiós a Ramón Bacca

El fin de semana pasado murió el escritor Ramón Illán Bacca, a quien conocí en el ámbito académico que compartimos. Admiré su trabajo creativo como narrador, investigador literario y columnista de prensa, de cuyos comentarios ingeniosos y a

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web