El Heraldo
Opinión

Cuando lleguemos a viejos

Viendo el documental, cada historia, cada añoranza, cada lágrima y cada sonrisa de los viejos me fue colmando de respuestas hacia el futuro.

El domingo pasado me conmoví como hace mucho no lo hacía con algo. Mi encuentro con la proyección de una yo vieja, con mis padres viejos y con el mundo visto desde la perspectiva de personas que han vivido más de 80 abriles me hizo sentir la profunda necesidad de abrazar todo lo que por su avanzada edad representa mucho, mucho más que cualquier otra cosa. Buscando qué ver en Netflix, me encontré con ‘El agente topo’, un documental chileno que hizo que, tal como un topo, me adentrara en la tierra de la vida humana para entender en su fondo más recóndito de dónde venimos y hacia dónde vamos todos.

Sergio, un hombre de 83 años, se infiltra en un hogar de ancianos para cumplir una misión encubierta que le es asignada allí, y con él, todo el que vea este documental que ha recibido una nominación al Óscar, de seguro, termina reflexionando sobre la vejez y su ineludible llegada. ¿Cuántas veces has evitado o ignorado lo que un anciano tiene por decir?, ¿cuántas veces has pensado que no tiene sentido “gastar” tiempo en una persona de la llamada tercera edad, porque no tiene “nada que aportar”?, ¿y cuántas le has negado un momento de contemplación a alguien que te supera en edad y en todo por varias décadas?

Hace unos pocos años yo era apenas una niña que jugaba a hacer programas radiales en la pequeña radiograbadora de mi papá, quien hoy completa más de 70 años y sigue siendo para mí tanto o más valioso de lo que podía ser en ese entonces, cuando nos impulsaba a mi hermana y a mí a soñar y a grabar nuestras voces entonando el himno de Barranquilla, de Colombia o de cualquier otra patria que tuviera lugar en nuestro corazón. Mi mamá se acerca ya a los 70, y no hay momento en que no encuentre en ella juventud, ese divino tesoro del que siempre habla y que, pese a algunas arrugas que hoy le adornan el rostro, aún conserva como si recién me acabara de amamantar.

Recuerdo ahora la ‘Canción de otoño en primavera’ de Rubén Darío, que es como una oda a la alegría de ser joven y, a su vez, un cantar nostálgico por todo lo que se fue: “Juventud, divino tesoro, ¡ya te vas para no volver! Cuando quiero llorar, no lloro, y a veces lloro sin querer”.

Viendo el documental, cada historia, cada añoranza, cada lágrima y cada sonrisa de los viejos me fue colmando de respuestas hacia el futuro. Me llené de vida viendo a los viejos; me llené de amor viendo a los viejos. Y pensé que no necesitamos llegar a viejos para comprenderlo, que no es preciso obviar la realidad futura, que para muchos es ya su presente. Porque, ¿de qué sirve extrañar lo que se ha ido, si no se aprovechó cuando se tuvo?

Tal como el topo, ese mamífero excavador de no más de 20 cm de largo, ojos diminutos, hocico apuntado, olfato agudo, patitas cortas y uñas fuertes, quiero ser yo y quiero que seamos todos para reconocer en nuestra profundidad más humana el valor de la gente vieja. Que no sea necesario llegar a viejos para que lo entendamos mejor. 

@cataredacta

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro De la Espriella

Sin una explicación lógica

Miremos, amables lectores estos temas con detenimiento: revocar las ordenes de extradición a los delincuentes ya sumariados que están en fila esperando culminación de trámites; conceder indultos a quienes violaron diversas leyes penales utiliz

Leer
El Heraldo
Alfredo Sabbagh

Ojo

Culminó el domingo anterior la versión 26 del Salón Audiovisual organizado por la Cinemateca del Caribe. Dejo claro desde la segunda frase de esta columna que estuve directamente involucrado a la organización del evento, y por ende es muy posi

Leer
El Heraldo
Amylkar D. Acosta M.

La seguridad energética

El anterior gobierno de Iván Duque estableció un derrotero de la Transición energética mediante el documento Conpes 4075 de 2022, el cual tuvo como insumo las recomendaciones de la Misión de Transformación energética que se conformó en 201

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.