El titulo es:Casas gratuitas

Últimas noticias

07:53

La activación del artefacto sucedió hacia las 6:30 de...

07:44

Esta estimación incluye los importantes destrozos en París...

Imagen para ilustrar la nota.
07:44

Gremio de transporte de carga pide que se grave con...

Patrice Evra.
07:24

Al término de la clasificación del United, el pasado 18 de...

Donald Trump.
07:12

El mandatario estadounidense asegura que las conclusiones...

07:03

“Estoy más que contento”, afirmó el joven de 20 años de...

06:48

Pese a que el servicio se restableció en la capital y...

06:47

Esta retirada ha sido tomada con escepticismo por los...

05:32

El combinado patrio puso contra las cuerdas al local, pero...

Fachada de las oficinas de Electricaribe, ubicadas en el norte de Barranquilla.
00:35

El Gobierno propuso un capítulo especial dentro del PND,...

Columnas de opinión
Actualizado hace 2 años

Casas gratuitas

Elsita, nuestra controvertida Elsita, la exalcaldesa de Barranquilla hoy a la cabeza del Ministerio de Vivienda, anunció que se comenzaron a ejecutar 2.500 procesos mediante los cuales se revocarán igual número de subsidios otorgados por el Gobierno para llevar a cabo el ambicioso programa de viviendas gratuitas.

Elsita, nuestra entrometida Elsita, se dispuso a una tarea poco común en el país, como es hacerles seguimiento a los proyectos que entre bombos y platillos se formulan cada cuatro años, pero quedan para siempre a la deriva. Elsita, nuestra Elsita hiperactiva, encontró que los runrunes de que un programa creado con intención de proporcionar vivienda a las familias más vulnerables o víctimas del conflicto armado estaba siendo utilizado por los vivos que se nutren de los bobos, aunque todos –en este caso– pertenezcan a familias en condición de pobreza extrema.

Elsita, nuestra Elsita diligente, ha dicho que “las viviendas son para que las habiten, no para que las arrienden y mucho menos para que sean utilizadas en actividades ilícitas”, y por eso se apresuró a ponerles ley a los tunantes que, simulando tener un sueño de casa propia,  se las arreglaron para cumplir el de tener negocio propio, e incumplieron los compromisos adquiridos.

A Elsita, a nuestra Elsita regionalista y apasionada, seguramente se le voló la pega al reconocer que el 64% de los procesos de revocatoria de vivienda están en la Región Caribe, y que su departamento, el Atlántico, comanda la inmoralidad. Pese a esto, afirmó que el Ministerio de Vivienda ha fijado un plazo de hasta seis meses para que la revocatoria sea efectiva.

Ojalá. Como reza el juramento a la bandera “Si así lo hiciereis, Dios y la Patria os lo premien, si no, Él o Ella os lo demanden”. Ojalá. Porque las políticas de vivienda no pueden ser únicamente una propaganda de gobierno, inservibles frente a la maquinación de los avivatos que abundan en todos los niveles socioeconómicos dispuestos a violar la ley, e incentivados por la falta de castigo.

Acaso el fraude, el “acto tendente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o de terceros” es exclusivo de las clases vulnerables? No señor. La conducta fraudulenta la encabezan delincuentes de cuello blanco que son, sin embargo, invisibles para la justicia. 

No olvidamos que hace algunos años fue liquidada, en medio de un gran escándalo de corrupción, la Dirección Nacional de Estupefacientes, DNE. Un proceso que involucró a funcionarios públicos, entre ellos congresistas, señalándolos de manejar irregularmente los bienes confiscados a la mafia. Casas que iban y venían a voluntad del dedo índice de los depositarios de los bienes incautados. Un concertado programa de casas gratis que, se dice, garantizaba curules. Casas gratuitas que valían fortunas y engrosaban las fortunas de corruptos solapados. Casas gratuitas que se negociaban desde las altas esferas de poder. 

berthicaramos@gmail.com

Imagen de cheyenn.lujan
Ya soy suscriptor web
Obtén la tarifa preferencial de EMI renovando o suscribiéndote al periódico EL HERALDO en los planes