El titulo es:Casas gratuitas

Últimas noticias

17:37

Con el acto simbólico de entrega de medallas, el mandatario...

Universidad San Martín sede Puerto Colombia.
17:32

El Ministerio resolvió favorablemente el recurso de...

El general Óscar Naranjo, nuevo vicepresidente de la República.
16:50

​El exdirector de la Policía Nacional y exnegociador en los...

Durante este mes se están realizando jornadas de conciliación en las sedes de la Fiscalía.
16:12

Estos organismos intermediadores buscan ayudar con la...

Jiang Zhipeng, jugador de la selección de China y del Guangzhou R&F.
15:57

En una dramática carta dirigida al presidente de la...

Christian Daes recalcó que no tenía ningún interés en comprar las acciones de Junior.
15:56

Aseguró que aprecia a los Char y que sabe perfectamente que...

La primera dama de Estados Unidos, Melania Trump, y la colombiana Natalia Ponce, galardonada este martes en Washington.
15:46

La colombiana, víctima de ataque con ácido hace tres años,...

El delantero Cristiano Ronaldo es homenajeado en el partido que disputó Portugal y Suecia en su ciudad natal, Funchal.
15:39

El delantero del Real Madrid mantiene aún contacto con su...

Imagen de una de las sesiones del Concejo de Cartagena.
15:33

La medida no tiene sustento técnico, aseguraron este...

Columnas de opinión
09 Marzo 2017

Casas gratuitas

Elsita, nuestra controvertida Elsita, la exalcaldesa de Barranquilla hoy a la cabeza del Ministerio de Vivienda, anunció que se comenzaron a ejecutar 2.500 procesos mediante los cuales se revocarán igual número de subsidios otorgados por el Gobierno para llevar a cabo el ambicioso programa de viviendas gratuitas.

Elsita, nuestra entrometida Elsita, se dispuso a una tarea poco común en el país, como es hacerles seguimiento a los proyectos que entre bombos y platillos se formulan cada cuatro años, pero quedan para siempre a la deriva. Elsita, nuestra Elsita hiperactiva, encontró que los runrunes de que un programa creado con intención de proporcionar vivienda a las familias más vulnerables o víctimas del conflicto armado estaba siendo utilizado por los vivos que se nutren de los bobos, aunque todos –en este caso– pertenezcan a familias en condición de pobreza extrema.

Elsita, nuestra Elsita diligente, ha dicho que “las viviendas son para que las habiten, no para que las arrienden y mucho menos para que sean utilizadas en actividades ilícitas”, y por eso se apresuró a ponerles ley a los tunantes que, simulando tener un sueño de casa propia,  se las arreglaron para cumplir el de tener negocio propio, e incumplieron los compromisos adquiridos.

A Elsita, a nuestra Elsita regionalista y apasionada, seguramente se le voló la pega al reconocer que el 64% de los procesos de revocatoria de vivienda están en la Región Caribe, y que su departamento, el Atlántico, comanda la inmoralidad. Pese a esto, afirmó que el Ministerio de Vivienda ha fijado un plazo de hasta seis meses para que la revocatoria sea efectiva.

Ojalá. Como reza el juramento a la bandera “Si así lo hiciereis, Dios y la Patria os lo premien, si no, Él o Ella os lo demanden”. Ojalá. Porque las políticas de vivienda no pueden ser únicamente una propaganda de gobierno, inservibles frente a la maquinación de los avivatos que abundan en todos los niveles socioeconómicos dispuestos a violar la ley, e incentivados por la falta de castigo.

Acaso el fraude, el “acto tendente a eludir una disposición legal en perjuicio del Estado o de terceros” es exclusivo de las clases vulnerables? No señor. La conducta fraudulenta la encabezan delincuentes de cuello blanco que son, sin embargo, invisibles para la justicia. 

No olvidamos que hace algunos años fue liquidada, en medio de un gran escándalo de corrupción, la Dirección Nacional de Estupefacientes, DNE. Un proceso que involucró a funcionarios públicos, entre ellos congresistas, señalándolos de manejar irregularmente los bienes confiscados a la mafia. Casas que iban y venían a voluntad del dedo índice de los depositarios de los bienes incautados. Un concertado programa de casas gratis que, se dice, garantizaba curules. Casas gratuitas que valían fortunas y engrosaban las fortunas de corruptos solapados. Casas gratuitas que se negociaban desde las altas esferas de poder. 

berthicaramos@gmail.com

Imagen de cheyenn.lujan