El titulo es:Cajas de libros

Últimas noticias

El equipo colombiano reunido en el campo antes de iniciar el juego ante Polonia.
00:08

Los dirigidos por el técnico argentino José Néstor Pékerman...

El volante antioqueño Juan Fernando Quintero en acción ante Polonia.
00:07

El creativo antioqueño lideró el triunfo de Colombia,...

00:05

Colombia sacó su casta y dejó en el camino a Polonia....

00:03

“Él ha pasado muy mal todos estos días y merece esta...

00:02

El secretario de la Organización, Luis Almagro, informó en...

00:02

Con gesto sereno, ‘Bolillo’ Gómez resaltó la falta de...

00:02

Las autoridades lo llevaron a la URI para judicializarlo...

El suizo Roger Federer y el croata Borna Coric.
00:02

El suizo fue derrotado por el croata con parciales 7-6...

El veterano Honda marcó el gol del empate para Japón.
00:02

El encuentro se juegó en el Ekaterinburg Arena...

Alejandro Cuartas Rodas, enviado a la cárcel.
00:02

Alejandro Cuartas Rodas aceptó haber ofrecido viajes a San...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 meses

Cajas de libros

A propósito de la colección de Gabo donada por su esposa.

De las varias tristezas que comprende la muerte de una persona, una de ellas sin duda corresponde a ese momento en que empiezan a regalarse las cosas que le pertenecieron (que, como dice Borges, no sabrán nunca que su dueño se ha ido): su ropa, sus zapatos, sus joyas, su juego de dominó, sus pastillas para dormir, sus libros.

En el caso de un lector, un académico, un escritor, un intelectual, en fin, casi siempre el objeto personal de mayor valor que deja es su biblioteca. Una biblioteca que, en cada caso, ha sido atesorada libro a libro, con un amor especial para cada uno, con una relación especial con cada uno. Por eso, para los deudos del finado, es doloroso ver ese instante en que desmontan la biblioteca, anaquel por anaquel, empacan los libros en un montón de cajas y se los llevan de la casa en un gran furgón. Es como si la amada persona ida se acabara de ir por completo de la casa.

Pienso en lo anterior a propósito de la reciente noticia según la cual Mercedes Barcha le donó al Banco de la República esa parte preciosa de la biblioteca privada de Gabriel García Márquez (GGM) compuesta por los propios libros que él escribió, y que guardaba en múltiples ediciones hechas en las más diversas lenguas. Me apresuro a decir que, desde luego, la noticia no es triste; por el contrario, es una muy buena. Triste es, reitero, y por la razón expuesta, para los familiares de quien coleccionó la biblioteca verla partir de la casa. Pero no hay mejor destino para una biblioteca particular que pasar a ser parte de una gran biblioteca pública, donde, como es el caso de la Luis Ángel Arango, además de ser cuidada y preservada con todo rigor, va a estar al alcance de cientos de miles de lectores.

Por lo demás, GGM fue más bien toda la vida desapegado de los libros en tanto que objetos; era de esos lectores que adquieren un libro, lo leen y lo regalan para que otro lo lea. Nunca, y sólo hasta fines de los años 1970, tuvo una gran biblioteca, tal como lo cuenta su hermano Eligio en Tras las claves de Melquíades. Incluso, cuando un libro le gustaba tanto que no resistía la tentación de compartir su lectura con sus amigos, compraba numerosos ejemplares para regalarle uno a cada uno, como le ocurrió con Edipo Rey, los tomos de versos de Pablo Neruda y Los idus de marzo, de Thornton Wilder.

Como se sabe, y he dicho, el fondo donado por Mercedes Barcha está integrado por ejemplares (se habla de 3.000) correspondientes a diversas ediciones de los títulos de GGM. Pues bien, hay que decir que no era él precisamente el único coleccionista de esas ediciones. Son numerosos los admiradores del insigne escritor colombiano que cultivan esa afición. Para no ir muy lejos, en Colombia están los casos notables del poeta Juan Gustavo Cobo Borda y del “gabófilo” manizalita Fernando Jaramillo.

Incluso, existe, como guía profesional, una exhaustiva “bibliografía descriptiva” de (y también sobre) GGM elaborada “en conmemoración de los cincuenta años de la publicación de sus escritos. 1947–1997”, por el investigador estadounidense Don Klein. En la edición de Norma, tal bibliografía abarca 1.006 páginas distribuidas en dos gruesos tomos, ¡y sólo se limita a las obras de y sobre GGM publicadas en español y en inglés!

En abril de 1949, sus entrañables amigos de Barranquilla le enviaron tres cajas de libros a Sucre, el pueblito de La Mojana donde él convalecía de una bronconeumonía. La lectura fervorosa y diseccionadora que, durante mes y medio, hizo Gabito (como ellos le llamaban entonces) de los selectos libros que contenían esas tres cajas fue clave para que él pudiera escribir a partir de entonces los suyos, los mismos que ahora Mercedes Barcha nos envía en decenas de cajas a los colombianos, y ya se verá qué resulta de la lectura que hagamos de ellos. 

 

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Pronostica los próximos partidos:
  • KSA
    EGY
  • URU
    RUS
  • IRN
    POR
¿Quieres ayudarle al profe Pekermán para que le gane a Polonia?
Inicia la 2da fecha del Score Predictor
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1