El titulo es:Tomar las de Villadiego
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Un  punto de inscripción de cédula en Atlántico.
23:01

El Atlántico fue el cuarto departamento con más registros...

‘Marquitos’ Figueroa cuando llegó al país extraditado desde Brasil.
08:08

Juzgado Quinto Penal del Circuito de Bogotá revocó la...

07:44

Las cuatro mujeres -Alexandria Ocasio-Cortez (representante...

06:53

El astro argentino acusó a la Conmebol de haber favorecido...

06:40

Los delegados del gobierno y de la oposición arribaron este...

06:28

El hombre venía en un vuelo procedente de Bogotá, y al...

Luis Zúñiga (izq.)  y David Santacruz sueñan con llegar a la NBA.
03:00

Los chicos de 14 años se destacan en el torneo de...

Gabriela Bolle ganó el oro en los Juegos Centroamericano y del Caribe Barranquilla 2018.
00:48

La bicicrosista del registro del Atlántico ...

Acción de uno de los partidos del torneo de rugby.
00:45

Zorros A lidera el torneo en la rama masculina con 14...

Real Betulia, actual campeón.
00:40

 Jhon Flórez lideró la victoria 2-1 de los actuales...

Columnas de opinión
Actualizado hace 13 dias

Tomar las de Villadiego

Si bien “Tomar las de Villadiego” es una expresión casi en desuso en el país, su práctica se propaga increíblemente. Este dicho popular, que habla de los que salen apresurados de un lugar con objeto de escapar de una situación de riesgo o compromiso, sin duda hace referencia a una salida sin retorno. Aunque las interpretaciones de su origen son diversas, conocedores del tema se inclinan por creer que, en la época medieval, cuando se intensificaron en España las agresiones a los judíos, el rey Fernando III de León y de Castilla para no perder los tributos que dicha comunidad aportaba a la ciudad, ordenó que Villadiego, una villa castellana, les brindara protección. Así, durante un largo período de la historia Villadiego fue el lugar en donde se refugiaban huyendo del hostigamiento, y de ahí que la frase se hiciera célebre. 

Volviendo a la actualidad, a estos tiempos de discordia e incertidumbre y a esta patria anárquica y despiadada, por poco estamos seguros que “tomar las de Villadiego” fue lo que hizo ese individuo bautizado temerariamente Zeuxis Pausias, apodado en la guerrilla de las Farc ‘Jesús Santrich’, y reinsertado a la sociedad civil como resultado del proceso de paz.  Supongo yo que, “patitas pa qué te tengo”, la versión criolla de “tomar las de Villadiego”, fue también lo que a ‘Santrich’ se le ocurrió cuando, azarado por el aroma inconfundible de las Parcas cada vez más manifiesto, abandonó el espacio territorial de Tierra Grata hacia cualquiera de los cuatro puntos cardinales donde impera el sufrimiento de este país de desigualdades.

¡Malhaya sea! Habría dicho mi madre en aquellos tiempos en que las vulgaridades eran objeto de confesión. Tomó las de Villadiego el hombre en que reposaba nuestra primera esperanza de que, mediante las premisas de verdad, justicia, reparación y no repetición, se construyera una paz estable y duradera en el marco de un sistema de justicia. Porque, si en algo los colombianos habíamos llegado a un acuerdo, era en que Jesús Santrich, de ser declarado culpable, debía cumplir su castigo. Ahora, el optimismo de acabar con la funesta impunidad, como tantas otras veces se evapora. 

¿Y cuáles son esas causas en que suelen coincidir los que ponen pies en polvorosa? Tanto el delito como el miedo. Ellas igualan a insurrectos de la izquierda con fanáticos de derecha, a iletrados y doctores, a civiles y militares, a laicos y religiosos, a la oligarquía y la plebe. De alguna manera ‘Santrich’ no hizo más que replicar el modelo que han impuesto reconocidos personajes colombianos, amparados en la incesante burla a la justicia. Ciertamente, mientras unos van a la jungla, otros van al exterior; mientras a unos se los traga la manigua, los otros se doran al sol en las playas del jet-set; mientras unos figuran como sangrientos comandantes, los otros se disfrazan de discretos diplomáticos. ¡Malhaya sea! “tomar las de Villadiego” se impuso en este país. 

berthicaramos@gmail.com

Imagen de sandra.carrillo
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Lector de noticias
Acceso ilimitado
Rincón Juniorista
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí