El titulo es:La mente insana de un tirano

Últimas noticias

Esta es la vivienda del barrio Vista Mar de Puerto Colombia que alcanzó a construir el italiano Bartolomeo D’addario en 2014.
00:50

La Fiscalía pidió aplazar la formulación de acusación...

00:50

Las coberturas de alcantarillado en la región oscilan en...

Los jugadores e integrantes del cuerpo técnico del cuadro rojiblanco se reunieron el viernes en la tradicional oración antes del comienzo de los entrenamientos.
00:50

Unido y con el compromiso de retomar el camino del triunfo...

Teófilo Gutiérrez Blanco desde la terraza de su casa con el bate en la mano.
00:45

El excátcher, que sufrió un accidente el 13 de junio de...

El director de EL HERALDO, Marco Schwartz, y el presidente del Grupo Argos, Jorge Mario Velásquez.
00:45

El empresario Jorge Mario Velásquez dice que le parece...

La inspectora 12 de Barranquilla, Stella Quintero, junto a la demandante, Elina Fragoso, su hermana Carolina y el abogado de la funeraria.
00:40

En un proceso de pequeñas causas, una familia pudo...

Barcraft Gaming Lounge es uno de puntos de reunión de los amantes de los videojuegos en la ciudad .
00:35

Uninorte, UAC, Smash, Uniatlántico, Just Dance, Hearthstone...

Así quedó el bus, que iba de Barranquilla a Fonseca, donde murieron 5 personas y hubo 37 heridos en 2017.
00:30

Durante los 18 años que lleva construida esta vía que...

El ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, y la directora de Planeación, Gloria Amparo Alonso, debieron emplearse a fondo para sacar adelante el PND, que estuvo a punto de hundirse en las comisiones económicas del Congreso.
00:30

La decisión del Gobierno de negociar sus iniciativas con...

Pasaporte, guía turística y dólares de uno de los viajeros.
00:30

Algunos miembros de la delegación de la Administración...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

La mente insana de un tirano

La ciudad sagrada de Angkor, en Camboya, testifica todo el esplendor del antiguo imperio jemer. Una vez que uno ingresa a los parajes exuberantes característicos del Sureste Asiático situados a pocos kilómetros de Siem Reap –la meca del turismo camboyano en razón de sus ruinas históricas, hoy Patrimonio de la Humanidad–, se topa con el complejo de templos que, edificados en honor a las divinidades en un reino de tradición hinduista y adaptados con el tiempo para el culto del budismo, tras un largo proceso de deterioro, y un exhaustivo trabajo de restauración, permanecen hoy en pie como testigos silenciosos de una civilización otrora floreciente. Sin embargo, la grandiosidad que aún subsiste en las ruinas de los templos, contrasta con la ausencia de vestigios de los que fueran asentamientos de los remotos pobladores, una ciudad que se calcula que tuvo aproximadamente 700.000 habitantes y una compleja infraestructura para el manejo de las aguas que la llevó a desarrollarse hasta convertirse en un imperio. Según los austeros guías que brindan información a las hordas de turistas fascinados, los fastuosos templos hechos con bloques de laterita tallada, y acoplados con una técnica minuciosa y exquisita, sobreviven porque el uso de la piedra fue un privilegio reservado a los dioses, o a los reyes. El resto de los mortales estaban llamados a utilizar materiales perecederos. La capital del antiguo reino jemer fue trasladada varias veces desde la ciudad de Angkor a otras zonas del imperio, y establecida de manera permanente en territorios cercanos a lo que hoy en día es Phnom Penh, y, aun cuando no han podido esclarecerse claramente las razones, Angkor fue abandonada de forma definitiva y acabó siendo devorada por la manigua de Indochina. Permanecieron erguidos, imponentes alrededor del lago Tonle Sap –o “lago de agua fresca”– los extraordinarios monumentos. Como símbolos de una era de opulencia, en sus muros se narran sucesos de la cotidianidad, asuntos de la vida espiritual y pasajes que retratan la violencia propia del ejercicio de poder desde la época de los emperadores jemeres.

Siglos después, y al cabo de un conflicto de 25 años que acabaría en 1975 con la toma de Phnom Penh por parte de los Jemeres Rojos, la guerrilla comunista liderada por el bárbaro Pol Pot rescató la tradición de violencia heredada del antiguo reino de Angkor, e implantó un modelo de terror que se calcula acabó con la vida de casi tres millones de camboyanos. Cuando se llega a Phnom Penh aún se siente un velado sufrimiento. Allí, uno de los sitios obligados para turistas, es Toul Sleng, el Museo del Genocidio. En él reposa un tenebroso testimonio de torturas y homicidios; un sanguinario patrón al que suele recurrir la mente insana de esos tiranos que, fundamentados en el odio, o en un nacionalismo extremo, persiguen atornillarse en el poder amparados por el silencio cómplice del mundo.

berthicaramos@gmail.com 

Imagen de cheyenn.lujan
Ya soy suscriptor web