El titulo es:La mente insana de un tirano

Últimas noticias

Los hinchas asistieron en familia a ver el partido en las pantallas gigantes.
12:08

Los hinchas del Unión que no asistieron al estadio vibraron...

11:44

El caso se registró en Herrán (Norte de Santander)....

11:33

El cuadro bananero jugó por última vez en primera categoría...

11:27

La Franja de Gaza y el territorio israelí que la rodea son...

Joanne Ivette León, exesposa de David Murcia.
11:24

La lectura estaba prevista para este martes en el Juzgado...

10:45

La víctima se desplazaba en una motocicleta de placas SWP...

La FIFA exige 60.000 habitaciones de hotel al país anfitrión del mundial de fútbol en 2022.
10:33

El pequeño emirato aseguró que podía albergar a los cerca...

10:15

El presidente de la compañía ratificó que la empresa...

10:14

El entrenador barranquillero estaría en conversaciones con...

10:06

Alape en su intervención pidió comprensión a quienes les...

Columnas de opinión
Actualizado hace 5 dias

La mente insana de un tirano

La ciudad sagrada de Angkor, en Camboya, testifica todo el esplendor del antiguo imperio jemer. Una vez que uno ingresa a los parajes exuberantes característicos del Sureste Asiático situados a pocos kilómetros de Siem Reap –la meca del turismo camboyano en razón de sus ruinas históricas, hoy Patrimonio de la Humanidad–, se topa con el complejo de templos que, edificados en honor a las divinidades en un reino de tradición hinduista y adaptados con el tiempo para el culto del budismo, tras un largo proceso de deterioro, y un exhaustivo trabajo de restauración, permanecen hoy en pie como testigos silenciosos de una civilización otrora floreciente. Sin embargo, la grandiosidad que aún subsiste en las ruinas de los templos, contrasta con la ausencia de vestigios de los que fueran asentamientos de los remotos pobladores, una ciudad que se calcula que tuvo aproximadamente 700.000 habitantes y una compleja infraestructura para el manejo de las aguas que la llevó a desarrollarse hasta convertirse en un imperio. Según los austeros guías que brindan información a las hordas de turistas fascinados, los fastuosos templos hechos con bloques de laterita tallada, y acoplados con una técnica minuciosa y exquisita, sobreviven porque el uso de la piedra fue un privilegio reservado a los dioses, o a los reyes. El resto de los mortales estaban llamados a utilizar materiales perecederos. La capital del antiguo reino jemer fue trasladada varias veces desde la ciudad de Angkor a otras zonas del imperio, y establecida de manera permanente en territorios cercanos a lo que hoy en día es Phnom Penh, y, aun cuando no han podido esclarecerse claramente las razones, Angkor fue abandonada de forma definitiva y acabó siendo devorada por la manigua de Indochina. Permanecieron erguidos, imponentes alrededor del lago Tonle Sap –o “lago de agua fresca”– los extraordinarios monumentos. Como símbolos de una era de opulencia, en sus muros se narran sucesos de la cotidianidad, asuntos de la vida espiritual y pasajes que retratan la violencia propia del ejercicio de poder desde la época de los emperadores jemeres.

Siglos después, y al cabo de un conflicto de 25 años que acabaría en 1975 con la toma de Phnom Penh por parte de los Jemeres Rojos, la guerrilla comunista liderada por el bárbaro Pol Pot rescató la tradición de violencia heredada del antiguo reino de Angkor, e implantó un modelo de terror que se calcula acabó con la vida de casi tres millones de camboyanos. Cuando se llega a Phnom Penh aún se siente un velado sufrimiento. Allí, uno de los sitios obligados para turistas, es Toul Sleng, el Museo del Genocidio. En él reposa un tenebroso testimonio de torturas y homicidios; un sanguinario patrón al que suele recurrir la mente insana de esos tiranos que, fundamentados en el odio, o en un nacionalismo extremo, persiguen atornillarse en el poder amparados por el silencio cómplice del mundo.

berthicaramos@gmail.com 

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1