El titulo es:Capitalismo embaucador

Últimas noticias

Vigías de patrimonio en el Malecón orientando a turistas.
19:32

Cifras del Sistema de Información Turística del Atlántico...

Harold Ospina, director del Festival de Cortometraje.
19:15

El FICICA se desarrollará desde hoy hasta el sábado. Los...

Colombiamoda 2018
16:35

La feria, que se llevará a cabo entre el 23 y 25 de julio...

16:19

En un allanamiento a una vivienda en Cereté, las...

16:10

Desde la vivienda de sus familiares, el féretro de la menor...

16:09

“Es muy cínico insinuar que está dispuesto a someterse a...

15:53

La medida busca reducir la cifra de hacinamiento que...

Los productos cuando salían de puerto nuevo hacia Curazao.
15:27

Se reinició así una relación comercial entre este...

15:10

Este se llevará a cabo en el municipio de Fonseca a través...

Erika Patricia Díaz Fandiño, victima.
14:49

La víctima, también miembro de la institución, llegó sin...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Capitalismo embaucador

Si para todo hay término y hay tasa / y última vez y nunca más olvido / ¿quién nos dirá de quién en esta casa, / sin saberlo, nos hemos despedido?”. Como muchos poetas, también Borges plasmó magníficamente la perplejidad del ser humano ante la fortuita hora de marcharse de este mundo. El tránsito de la última luz a la primera oscuridad definitiva –o, quién sabe si a la primera luz perpetua–, era un misterio del que se ocupaban principalmente los filósofos, los poetas, o los viejos. La muerte, un fenómeno completamente humano por cuanto tenemos conciencia de que existe, es un suceso que, para ser considerado natural, creemos que debe ocurrir al cabo de una existencia prolongada. No obstante, qué lejanos parecen ya los tiempos en que la enfermedad y la muerte nos tomaban por sorpresa en la adultez. Ahora, y debido a que el cuerpo es considerado un producto de consumo, por influencia de la industria farmacéutica nos abruman desde la temprana juventud el temor al envejecimiento, la noción de finitud y el concepto de alimentos nocivos. El detrimento que la economía capitalista causa en la vida de un ciudadano desprevenido, o ignorante, puede ser más evidente de lo que siempre hemos creído; se manifiesta en altares de medicamentos erigidos en los rincones de la casa, se revela en ese objeto, hoy indispensable, llamado pastillero. El capitalismo encontró en el cuerpo humano una fuente inagotable de consumo, por ende, es un mercado en constante crecimiento que gira en torno a la belleza, la salud y la alimentación, y que recurre a la angustia que producen el deterioro biológico y la sobrecogedora mortalidad para servir a los intereses económicos mundiales.

Años atrás, el ganador del Premio Nobel de Medicina 1993 –el inglés Richard Roberts, quien visitó el país recientemente en defensa de los cultivos transgénicos– emprendió una campaña contra las grandes farmacéuticas que han hecho del cuerpo y la salud un mercado que acaba por desestimar los avances científicos en torno a la cura definitiva de enfermedades, para orientarse a promover la cronicidad. La investigación “es desviada hacia el descubrimiento de medicinas que no curan del todo, sino que hacen crónica la enfermedad y le hacen experimentar una mejoría que desaparece cuando deja de tomar el medicamento”. Un engendro a todas luces criminal nacido de las entrañas de un sistema que se ufana de procurar el bienestar de la humanidad. Si bien es cierto que las personas realmente enfermas requieren medicamentos obligatorios, un índice cada vez más alto de la población es el cándido consumidor de productos “por si acaso”. Basta mirar cómo el rejuvenecimiento, el estilo de vida sano, los productos orgánicos y los suplementos alimenticios nos ocupan de manera obsesiva. Lo invito, lector, a que examine sus altares personales y descubra con cuántos artículos fomenta usted, ingenuamente, el capitalismo embaucador.

berthicaramos@gmail.com

Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO. Aquí puedes conocer más sobre tu cuenta, además de ver y editar su información personal.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen acceso a:

Acceso Ilimitado

Accede a EL HERALDO

Bienvenido, por favor ingresa con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales.

Conéctate con tu cuenta de Facebook o Google
¿Tienes problemas para ingresar? Escríbenos a soporteweb@elheraldo.co

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. Los usuarios registrados tienen:

Acceso Ilimitado

¿Tienes problemas para registrarte? Escribenos a soporteweb@elheraldo.co
x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, para enviarte el enlace para reestablecer tu contraseña.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web