El titulo es:Barranquilla: ¿una burbuja a punto de estallar?

Últimas noticias

Muchas familias decidieron bañarse en las playas de Puerto Colombia, a pesar del cierre de la misma.
22:32

Edinson Palma, subsecretario de Gestión del Riesgo, declaró...

00:10

Juan Carlos Niño Marchena, señalado del homicidio del...

El fiscal general, Néstor Martínez, durante su discurso en la inauguración de la sede de la Fiscalía en Soledad.
00:10

El Fiscal General de la Nación inauguró una sede de la...

El nuevo presidente del Senado, el conservador Efraín Cepeda Sarabia, en su visita a esta casa periodística.
00:09

Para el nuevo presidente del Senado, el futuro de la región...

Turistas caminan por una de las calles del Centro Histórico de Cartagena, en la que se ve una fachada deteriorada.
00:09

Aproximadamente 100 inmuebles del centro amurallado se...

Turibio Anselmo González hace sonidos con su ‘celular’, una concha de mar. Al fondo está Juaruco, corregimiento de Tubará.
00:08

Algunos corregimientos y veredas deben sus nombres a frutas...

Alrededor de 16 personas hacen fila la tarde del viernes en las afueras de la farmacia Tapie (Ciudad Vieja)  en busca de la marihuana.
00:07

En las cuatro farmacias autorizadas en Montevideo se agotó...

Jesús Castillo, de 18 años, tiene la Barbería Bachata en el Centro de Barranquilla.
00:07

Dos jóvenes venezolanos se las ingeniaron para ejercer su...

00:07

La ciénaga Grande del Bajo Sinú ha perdido cerca de 26.000...

Sede de la Alcaldía de Soledad que funciona en predios de la Gran Central de Abastos, Granabastos.
00:07

Joao Herrera señala a políticos tradicionales del municipio...

Columnas de opinión
16 Noviembre 2016

Barranquilla: ¿una burbuja a punto de estallar?

Decir que la situación de Barranquilla ha empeorado en los últimos años sería injusto. Es innegable el dinamismo que ha habido en la inversión pública con recursos propios y nacionales, pero hay implacables realidades que no podemos esconder debajo del tapete de la negación. Están ahí. Son problemas que están siendo señalados por un conjunto de instituciones, todas ellas muy respetables.

Un estudio de la Universidad del Norte, Fundesarrollo, Probarranquilla y la University College London revela este dato entristecedor: la mitad de la ciudad, el 49%, es vulnerable y tiende a subir. Es gente que desde su niñez emprendió el viaje de la pobreza y no ha podido hacer trasbordo hacia la prosperidad. 

Otro estudio del Banco de la República, suscrito por Adolfo Meisel y Jhorland Ayala, señala cuáles son las ciudades colombianas que siguen atrapadas en el infortunio de la exclusión. A la cabeza marcha Cartagena, que la publicidad glamurosa maquilla con bellas postales turísticas. En esa galería de ciudades excluyentes está Barranquilla. Los expertos basan su afirmación en las variables medidas, relacionadas con falta de acceso a recursos, bienes y servicios, privación de derechos, e inhabilidad para participar en las actividades económicas y sociales básicas de la vida. 

Un informe del Dane, del periodo junio a agosto, comunica otro dato desalentador: en Barranquilla, de cada 100 personas que trabajan, 55 están en la informalidad, es decir, en el rebusque, sobreviviendo con angustia, muchas en la calle.  De acuerdo con el Dane, la informalidad en la ciudad es del 54,8% superando la media nacional del 47,4%.  Yo creería, sin embargo, que podríamos estar frente a un subregistro. La realidad parece ser mucho más dramática, y los informes del Dane tampoco aluden a la gente que está en la formalidad laboral y padece malos salarios y múltiples desmotivaciones.

El otro estudio es del Departamento de Planeación Nacional, DNP, y revela un dato que, a mi juicio, tiene  conexiones con todos los datos anteriores. En 2015, en Barranquilla, el microtráfico, esto es, el comercio de drogas al menudeo, movió $122 mil millones, lo que le da a la ciudad el título de subcampeona nacional en esta actividad, después de Bogotá. 

Esta sumatoria de problemas nos coloca ante una tragedia social que no puede tratarse con paliativos. Barranquilla tiene que meditar y plantearse un modelo de intervención frente a esto, que implica soluciones de fondo, estructurales. Es necesario que la ciudad aterrice en su cruda realidad y deje de dárselas de ciudad rica con aire de que ha resuelto sus dificultades esenciales. Somos una ciudad pobre y azotada por una alta y peligrosa conflictividad social. Imaginación, políticas públicas apropiadas y buen gobierno serán fundamentales para salir de este hervidero de complicaciones.

@HoracioBrieva

Imagen de said.sarquis
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
Mantener el bloqueador activado
Ya soy suscriptor web