El titulo es:Banalizar el mal
    ¿Quieres recibir notificaciones?
    Si
    No
    5/10 INGRESAR Explora tu perfil

    Amigo lector,

    Haz disfrutado 5 de 10 contenidos gratuitos.

    Nuestro deseo es que continues informandote y disfrutando de todo nuestro contenido, por eso te invitamos a iniciar sesión ó crea tu cuenta gratis en nuestro portal.

  • SUSCRÍBETE

Últimas noticias

Bolas de trapo y artesanías de colección de Corozo.
00:32

Howard Angulo cuenta su historia de emprendimiento en la...

20:40

Al señalado capo del narcotráfico y del contrabando en La...

Francisco Barbosa, consejero presidencial para los Derechos Humanos.
20:02

Así lo aseguró el consejero para los Derechos Humanos,...

19:57

El gobernante de Malasia Mohamed V de Kelantan se cas...

19:45

El incremento del 4,5% fijado por decreto se aplicará desde...

19:29

Secretaria de Medio Ambiente del municipio indicó que no es...

19:04

Ocho de nueve magistrados deberán decidir si avalan o...

Hospital Regional San Antonio de Padua, en Simití, Bolívar, donde se recuperan madre e hija.
18:59

El hecho de violencia intrafamiliar se registró en el...

18:49

Los operativos dejarán sin servicio a varios sectores por...

Sara Toro junto al alcalde (e) Juan Carlos Suaza, entre otros.
18:10

Se trata de Sara Elena Toro quien asumió ante el alcalde (e...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Banalizar el mal

Eichmann había banalizado el crimen al reducirlo a un acto de obediencia. Se banaliza el robo de los alimentos de los niños durante 10 años cuando los ladrones aparecen en las fotos y en los textos como audaces empresarios, y se banaliza el secuestro cuando se lo hace ver como una táctica de guerra para obtener fondos y para demostrar poder.

Y me temo que estemos banalizando los reclamos de la mujer al respeto y a la igualdad con episodios como los que aparecieron en las noticias de la semana pasada.

Las acusaciones de dos mujeres periodistas de CNN contra el actor Morgan Freeman, que a sus 80 años ha tenido que soportar que alguna de sus frases de cumplido, de esas que se les dicen a las damas, sean denunciadas como incidentes de acoso. La banalización aparece cuando un manoseo obsceno y un cumplido aparecen como lo mismo: incidentes de abuso. El drama de la mujer abusada desaparece, banalizado, cuando se equipara con la frivolidad de una frase galante.

Mientras esto se comentaba y cuando aún no terminaba el Mundial, surgió la pregunta: ¿había sido machista el evento?

Las cámaras de televisión habían destacado en las tribunas a las más bellas; en las transmisiones de los partidos las mujeres periodistas solo habían cumplido tareas segundonas; ¿se estaban desconociendo los derechos de la mujer? Otra vez la banalización vino de la mano de la desproporción. Lo que pareció un reclamo laboral hizo aparecer la causa de los derechos de la mujer como un caprichoso motivo de queja. Hay que repetirlo: al perder categoría, la causa de la dignidad y de los derechos de la mujer, se banaliza.

En cambio, la dignidad con que afrontaron las amenazas contra ellas, hizo ver en su justa dimensión a cuatro mujeres periodistas –que deben sentir temor– pero que, a pesar de todo, no se silenciaron. Ellas no admitieron que se pueda ver como costumbre lo que es abusivo y criminal. Ellas han hecho ver que no puede ser usual la pretensión de silenciar su voz porque, dice una de ellas, “no es hora de callar”. Nunca es hora de callar.

Eichmann silenció su conciencia bajo la consideración de que debía obediencia a la voz que ordenaba “debes matar”, la ley común de Hitler. “Ley que los convertía a todos en criminales”, (Arendt).

Banalizar es hacer común lo que debe ser decisión individual, soberanamente libre. Vuelve común el agravio a la mujer, vuelve común el desconocimiento de su dignidad, tan común que no se nota porque hace parte del ser colectivo. A fuerza de mostrar como criminal lo que es una ligereza (el piropo, la foto a las bellas) el abuso aparece como lo común y parte de la crónica trivial.

Las contínuas informaciones sobre violencia han trivializado la muerte; la omnipresencia de la corrupción en los medios ha banalizado la corrupción, la protesta, con ocasión o sin ella, por la mujer amenaza banalizar un reclamo que es necesario y urgente.

@JaDaRestrepo

X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un dígito

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

Estimado lector,

Acceso ilimitado
¿Ya tienes una cuenta?
La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
Copa america Brasil 2019 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí