El titulo es:Asuntos de honor

Últimas noticias

Escritores que harán parte de Libraq 2018.
00:09

Además de una docena de autores extranjeros, la I Feria...

James en la práctica de ayer del Bayern Munich.
00:07

Ahora solo le reclama 4 millones de euros al volante...

Ayer se jugó el primer partido del campeonato entre los Marlins de San Andrés y Efodiscov Coveña.
00:06

Ayer empezó en el estadio Édgar Rentería la Copa de...

“Hay que darle vuelta, hay que salir a buscar el partido”: Sebastián Viera.
00:05

Golpeado por los malos arbitrajes, Junior recibe hoy la...

Aspecto de una de las diligencias de los políticos.
00:05

Audiencia continuó en la sala 13 del Centro de Servicios....

El ciclista Nelson Soto.
00:05

La elección se hizo a través de una convocatoria.

Collar Malibú de 800 años de antigüedad elaborado en concha marina.
00:02

El Museo Arqueológico de los Pueblos Karib de la...

Parte del elenco, escritores y productores de ‘Juego de tronos’ cuando recibían uno de los galardones.
00:00

La serie se quedó con nueve estatuillas, incluida la de...

Falcao cae en medio de la lucha por la pelota en el partido Mónaco-Atlético.
00:00

El Mónaco pegó primero con una jugada que inició el samario...

Fred Ocasio, mánager de los Caimanes.
00:00

El roster del equipo barranquillero está definido en un 95...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

Asuntos de honor

Hay un haiku de Kobayashi Issa que dice “Ocurre en los humanos / Y también con los espantapájaros / No son derechos”. En poesía, como sucede en el universo de las emociones y sentimientos, el significado de las cosas reposa, en gran medida, en la subjetividad del lector. No obstante, la obra de todo poeta está impregnada de su experiencia existencial, y nutrida por el legado de muchas generaciones. En el caso del Japón, dicho acervo cultural está fuertemente atado a las conmociones que en el espíritu suscita la naturaleza, y a la conciencia del honor; un samurái, o guerrero japonés, acataba sin contemplaciones el código que debía observar “estaba convencido de que la más pequeña falta de honor que él pudiera cometer recaía sobre su patria, y por eso “estaba siempre dispuesto a arriesgar su vida por defender los fueros de su propia dignidad”. (A. Medrano, El honor en la cultura tradicional).

Hace un año estuve por primera vez en el país del Sol naciente, y no tardé en comprobar que, esa honorabilidad, o respeto que tienen los japoneses por lo correcto, es coherente con su manera de actuar. A los colombianos nos resulta bastante extraño que el comportamiento de una nación gire en torno a la dignidad, la sensatez, la corrección y la cortesía, entre otras cosas. Pero así ocurre en Japón, y cuando por fin conseguimos vencer esas resistencias que las taras y los temores ancestrales nos imponen, uno queda boquiabierto; maravillado al comenzar a experimentar qué distinta fluye la vida en el marco del respeto por el otro.

El azar hizo que la presentación inaugural del equipo de Colombia en el mundial de fútbol nos llevara a compartir un eufórico escenario con los japoneses. Y, claro, no hay espejo más severo que el que nos muestra las miserias que cargamos en secreto. Aunque no todos somos iguales, lo de Rusia no es ninguna novedad. Quizá el hecho de sentir las enormes diferencias, dio pie para exponer la forma en que atropellamos nuestra propia dignidad, y las voraces redes sociales se encargaron del resto. Evidentemente, aquellos que resolvieron mostrar el ingenio paisa y la viveza del colombiano para burlar la ley, se equivocaron. Sin embargo, ¿Acaso no es una realidad que la indecencia y la renuencia al respeto y al honor son asuntos arraigados en nuestra dinámica social? ¿Acaso cuántos de los que, indignados, salieron en defensa de la patria mancillada, no toleran o conviven con narcotráfico, lavado de activos, paramilitarismo o corrupción? ¿Acaso esta sociedad no tiene en consideración la opinión de un sicario reconocido? ¿Acaso “el patrón del mal” no era tenido por bienhechor? ¿Acaso muchas muñecas de la mafia no han sido celebridades? ¿Acaso los honorables congresistas no nos deshonran continuamente? ¿Acaso no hemos tenido presidentes investigados por conductas indebidas? “Ocurre en los humanos / Y también con los espantapájaros / No son derechos”. No seremos todos, pero sí son muchos.

berthicaramos@gmail.com

Imagen de jesika.millano

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1