El titulo es:Asunto de fe

Últimas noticias

El británico Anthony Joshua frente al ruso Povetkin.
23:55

La transmisión de la cartelera es por Space desde las 2:30...

El Distrito entró a la oficina de M&S para recuperar la base de datos.
00:30

El alcalde Alejandro Char explica que fue un proceso...

Fabio Hernández Sierra, edil suroriente, capturado por el delito de ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico y concierto para delinquir.
00:20

Asesinatos, extorsiones, estafas, y el robo de más de 13...

Maquinaria trabajando en labores de relleno en el proyecto de actuación urbanística. El proyecto no se ha visto afectado, dice firma.
00:15

Son 9 las solicitudes de conciliación extrajudicial por la...

El grupo de personas espera para subirse al articulado en la estación Joe Arroyo.
00:15

Durante el recorrido de una de las rutas más usadas, desde...

Tuberías y equipos que conforman la infraestructura de un gasoducto ubicado en la Costa Caribe.
00:00

Son varias las apuestas de gremios y expertos del sector...

Vladimir Flórez o ‘Vladdo’, en su intervención.
00:00

Cada uno con su estilo trató el tema de las relaciones...

Javier Franco y Juan Gossaín en el evento de Libraq.
00:00

El escritor habló de las particularidades de la lengua...

Las comisiones económicas en una de las sesiones realizadas esta semana para discutir el presupuesto.
00:00

EL HERALDO consultó al DNP y a economistas sobre los...

Panorámica del Tribunal Superior de Barranquilla ubicado en el centro de la capital del Atlántico.
00:00

EL HERALDO conoció la denuncia que interponen el ente de...

Columnas de opinión
Actualizado hace 3 meses

Asunto de fe

La fe y la confianza no son sinónimos. Ambos términos significan creer en algo o en alguien, pero la confianza es, digamos, en el mundo deportivo, cosa más bien del aficionado que del hincha. 

Hoy, lo digo como aficionado, no le tengo confianza a nuestra selección nacional de fútbol y menos a José Pékerman, su director técnico. No estoy seguro de la capacidad del cuadro para clasificar, de que logre salir triunfador en el grupo que le tocó con Japón, Polonia y Senegal, de su valor cualitativo como equipo.

No tengo certezas de que este grupo vaya a ganar. Como aficionado, me mantengo en la incertidumbre y poseo numerosas evidencias de que, cuando están juntos en la cancha de juego, el equipo de Pékerman se enreda, ‘balonea’, es impreciso en la entrega y en los disparos al arco.

Claro que son chicos valientes y voluntariosos, pero eso nunca resulta suficiente. Como dije antes, ya dejé de confiar en las estrategias de su entrenador.

La relación de un aficionado o un seguidor con su equipo se basa en la confianza, pero como esta no es ciega, se construye, se fortalece e incluso puede debilitarse con el tiempo.

Por estos días, cuando el colombianismo llama con sentido de pertenencia a mi corazón, yo preferiría decirle, como aficionado, que no espero nada de Colombia. Que ya no confío en ella. Que mi confianza se ha roto y es casi imposible recuperarla. Que me niego a sufrir una mayor decepción.

Pero entonces escucho al hincha que asoma en mí y que habita siempre el corazón de mis vecinos y compañeros de trabajo. Ellos lo saben: un hincha es con el fútbol como todo fanático con su religión. Para este, Dios y los integrantes de su equipo son seres superiores, merecedores de adoración y hasta hacedores de milagros. Un hincha jamás pierde la confianza porque no es movido ni conmovido por ella sino por la fe. La hinchada resulta así una fase superior del fanatismo que jamás odia a sus dioses, ni se desencanta de ellos, ni puede llegar a repudiarlos como falsos.

Las derrotas jamás ponen la fe en tela de juicio. El aficionado sí puede perder la confianza en su equipo porque su pensamiento es, de algún modo analítico, fruto de la deducción. La fe del hincha, en cambio, es sentimiento a toda prueba. No necesita razones ni evidencias. Fe es creer lo que no vemos porque Dios lo ha revelado, dice la iglesia y la fe de la hinchada es, de la misma forma, fruto de una inducción que va de generación en generación.

Así que en estos días, para los hinchas, no hay decepción ni traición posible. La noción de Selección Colombia nos descarta a todos como aficionados y demanda en nosotros al hincha. Un hincha que debe creer ciega y masivamente en el equipo, y que puede sufrir con él, pero jamás decepcionarse, porque, como dicen, ¡es el jugador número doce!

De modo que tengamos fe en que Colombia termine ganando y clasificando en este mundial de fútbol. Y que un primer milagro ocurra este domingo frente a Polonia. Así sea. 

Imagen de cheyenn.lujan

Recuerda que puedes usar tu cuenta de EL HERALDO en cualquiera de nuestros portales:

Inicia Sesión
Regístrate
¿Quieres recibir notificaciones?
Si
No
sssssss
La sesión ha sido cerrada con exito
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web
#Rusia2018 ¿Cúal es tu marcador? Juega aquí
¿Quieres asistir a la inauguración? Compra tus entradas aquí
¡Estamos listos! marcadores en cero, inicia la segunda fase. Haz tus predicciones AQUÍ
Continuar al sitio
Noticias más leídas del 2017 1