El titulo es:Amigos Pabón y Arteta

Últimas noticias

21:05

Por quinto día consecutivo las partes se reunieron para...

20:29

El sábado, Nicolás Maduro acusó al dirigente legislativo, a...

19:45

El acto de intolerancia se presentó en la mañana de este...

19:15

A los residentes de los barrios Villa Éxito y Villa Mudvi...

19:06

En la Urbanización Villa Olímpica, el gobernador del...

18:32

La captura se hizo efectiva en el barrio Las Tres Cruces de...

El patrullero Arturo Zorro Penagos.
17:37

Una de las hipótesis apunta un caso de violencia...

16:49

Según este documento de cuatro páginas remitido al Congreso...

16:45

Familiares de los presos señalaron que el Inpec no dejó...

16:22

Se realizaron talleres de capacitación para la prevención...

Columnas de opinión
Actualizado hace 1 años

Amigos Pabón y Arteta

Del columnista anteriormente conocido por poner a caer de un burro a los hombres feos, gordos y brutos, llega la prueba de que, efectivamente, hay justos en Sodoma. Si en ocasiones previas me he entretenido hablándoles de los ‘espantajopos’, los corronchos y de esa gloriosa especie mutante, el ‘pupirroncho’, hoy quiero hablarles de su némesis: el bacán. Esto es, y por utilizar la definición del DRAE: 1. En lenguaje juvenil, muy bueno, estupendo, excelente. 2. Dicho de una persona: Muy atractiva. 

O sea, el deber ser del hombre costeño. ¿Los hay? Por supuesto. Permítanme hablarles de dos a los que tengo por mis amigos: Juan Pabón y Cristóbal Arteta. Sendos profesores de mi universidad. De entre los 60 y los 70 años de edad. Tremendamente diferentes en su forma de vestir, de ser o de pensar, pero comunes en una cosa: ambos encajan como mano en guante en la definición de bacán: el bueno, estupendo y excelente costeño.

Pabón siempre viste de blanco impoluto, ya sea guayabera o liqui liqui completo. Arteta acostumbra a usar ropa deportiva y relajada. Los dos, como hombres sabios y buenos que son, siempre cargan varios libros con ellos. Filosofía, historia, pensamiento político. Arteta les dice a sus alumnos, con verdad en sus palabras, que nunca dejen de leer y de escribir, pues eso, añado yo, es lo que nos hace hombres y nos diferencia de las bestias, la capacidad de aprender y reflexionar. Pabón, en una de las respuestas más sensacionales que he escuchado a nadie en un debate público, ante la pregunta de qué hará usted ante tal problema, respondió con una media sonrisa: leer más a los griegos. 

Pabón es un hombre tranquilo y relajado, de sonrisa y amabilidad siempre dispuesta, metáfora del costeño que disfruta con calma de la vida y lo que esta nos quiera ofrecer. Arteta, para mi tremenda envidia y admiración, es puro nervio, energía misma de la naturaleza, que casi doblándome la edad se dobla él con perfecta normalidad, pues de puro entrenar dispone de una flexibilidad, agilidad y dinamismo que para mí los quisiera yo.

Tienen ideologías distintas. Ya en una ocasión organizamos un debate con ellos como estrellas. Las opiniones contradictorias existieron. Los puntos de vista divergentes se cruzaron en el aire. A veces hasta se subió un poco la voz. Pero en ningún momento se perdió la tolerancia, el respeto mutuo y la aceptación del otro como un igual merecedor de tiempo, palabra y libertad de expresión. Ejemplo cívico que de la Costa sirve para toda Colombia. 

Yo de mayor quiero ser como ellos. Quiero vestir de blanco como Pabón y hacer el pino como Arteta. Quiero seguir interesado en leer y aprender como los dos. Quiero que la gente, cuando escuche mi nombre, se emocione pensando en un debate o una conferencia protagonizada por mí, como mis alumnos se emocionan cuando les anuncio un debate protagonizado por ellos. Quiero seguir trabajando toda mi vida en la profesión que amo y que no es otra que el conocimiento, como ellos hacen cada día. Quiero poseer la alegría y la energía de los costeños buenos, del bacán, del hombre que merece admiración. Quiero ser como mis amigos Juan Pabón y Cristóbal Arteta.

@alfnardiz

Imagen de jesika.millano
Ya soy suscriptor web