El Heraldo
Opinión

La educación virtual

Los científicos del mundo han concluido  que  la  tecnología virtual  fue y es un reemplazo óptimo, pero parcial de la educación presencial.

Los colegios y universidades  se quedaron  solos. Despierta nostalgia recorrer corredores y salones, patios, bibliotecas, con ese gran vacío que se produce por la ausencia de la risa, la charla, el compañerismo, la tertulia y al mismo tiempo, casi imperceptible, ese propósito común de ir andando por el sendero de la formación, de la cultura, del ascensor académico y social, de la integración, del desarrollo motor de adolescentes y niños, de  jóvenes que se van formando como ese molde adquiriendo formas que usan materialmente los escultores.

Los científicos del mundo han concluido  que  la  tecnología virtual  fue y es un reemplazo óptimo, pero parcial de la educación presencial, y que el resultado será negativo con el paso de los años cuando presenciemos el bajo nivel de integración y formación colectiva que presentarán los adultos próximos. La personalidad se inicia en los libros, en la cátedra y en los salones, pero se perfecciona con la empatía y  solidaridad estudiantil en los ambientes escolares y universitarios. El desarrollo servomotor requiere en los estudiantes espacios psicológicos y físicos, donde músculos y huesos, visión y olfato, oídos y percepciones encuentran el ambiente y los ecos propicios que no se hallan en una mesa o silla frente a un computador.

El  desarrollo socioafectivo del estudiante sufre porque la frialdad de una pantalla es impersonal, en un ambiente casi siempre cerrado a las experiencias exteriores y al contacto con el mundo de afuera, esa interacción de cada estudiante con sus compañeros, ese espacio personal intimo que se llama proxemia que es definido como el impulso básico hacia la socialización. No nos olvidemos que cada  ser humano nació  para socializar.  Por eso la soledad, según la describió Jung, solo  si se vive con  satisfacción plena puede no llegar a ser nociva.

Inclusive hay una serie de materias tanto en colegios como en las universidades que prácticamente no pueden enseñarse de una forma virtual; su contenido debe ser obligatoriamente de contacto educador y educado. El intercambio de ideas, la participación, el otro concepto, la diatriba honesta, todo ello desarrolla interacción. Ahora estamos  formando por la pandemia individuos aptos para el aislamiento, la soledad y la autolimitación del individualismo a  ultranza. Por eso a pesar de los efectos desoladores  del paso del virus  la urgencia mundial para reabrir las aulas se convierte cada día más en un imperativo categórico, para seguir en  esa senda de buscar interacción humana y no próximos robots que piensen y actúen, trabajen y deambulen por los continentes como sonámbulos encerrados en egos exageradamente peligrosos.

Todo lo anterior lo comentamos no como invento propio, ni más faltaba, sino como una realidad ya dimensionada por la comunidad científica mundial.   Sin mencionar por supuesto en estas apreciaciones la inmensa brecha abierta con la llegada de la virtualidad para el estudiante cuando en Colombia se ha comprobado que el 52 % de ellos no tienen acceso a estos espacios, por vivir en áreas rurales o por incapacidad económica para adquirirlos. Solo pensar en la cantidad de niños y jóvenes que están quedando rezagados por este fenómeno provoca una profunda tristeza cuyo día de mañana no queremos con temor identificar desde ahora.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Consuegra

Jóvenes, actores primordiales

Por ello, es fundamental conocer su conceptualización y sus expectativas sobre la realidad del país y los asuntos sensibles que nos impactan diariamente. Enhorabuena, el noticiero CM& contrató la realización de una encuesta nacional al Cen

Leer
El Heraldo
José Félix Lafaurie

La democracia sustituida

La Constitución del 91 hizo lo suyo con la tutela, inmenso logro, pero mal reglamentado, que dio pie al “cogobierno” de los jueces, decidiendo lo que debe y no debe hacer el gobierno; y con las  “repúblicas indígenas”, con territor

Leer
El Heraldo
Fernando Giraldo

Jóvenes sin democracia

A la polarización y fragmentación se suma la fractura de los jóvenes con las instituciones, gobierno y organizaciones de seguridad. Quienes por falta de lealtad con la sociedad creen que las conversaciones con los manifestantes permitirán al g

Leer
El Heraldo
Ricardo Plata Cepeda

¿Renunció el congreso?

“En cada proyecto de ley veo una ley, solo tengo que quitarle lo que le sobra y agregarle lo que le falta”, podrían haber dicho los congresistas o al menos los jefes de los partidos. Pero no. Bueno, primero hay que reconocer que el autismo po

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.