El Heraldo
Opinión

Adiós a Electricaribe

En nuestras mentes se cultiva el recuerdo de esa pésima atención al público.

Muchos de nuestros amables lectores se preguntaran a estas alturas porque este columnista se decide a mencionar el tema de Electricaribe después de una iniciación el primero de octubre del presente año. Quizás un poco tardía, pensarán. Pero la explicación está en que no vamos a referirnos a la parte operativa de la nefasta empresa, a su servicio técnicamente hablando, lo cual fue en el momento muy bien disertado por brillantes columnistas y editorializado en este periódico de una forma altamente positiva. Queremos hoy subrayar aún más y profundamente el impacto humano tan desgarrador que vivimos los costeños durante más de quince años, esa humillación permanente, esa falta de respeto a las personas, a los usuarios, que arrinconó a toda una región en la impotencia, en la incertidumbre, en la tristeza, ahogados, estrangulados en sus ineficientes economías y flujos de caja domésticos al no poder pagar los robos descarados de la empresa.

Ese drama humano que queremos dejar resaltado para la historia agregándolo a los miles de testimonios que ya se han expresado al respecto, tiene el propósito de dejar para la historia el recuerdo de la indolencia centralista de gobiernos que prometieron y nunca cumplieron y que se caracterizaron por la desatención a los servicios básicos pagados a los cuales tenían y tienen derecho los habitantes de una comarca. Es que esta clase de dramas humanos como los describe Bertrand Russell en sus dramáticas obras, no son cuentos de fantasía que pasan y se los lleva el viento. No, cuantas miles de familia no fueron torturadas por años con ese recibo escandaloso compendio del hurto descarado que los sacrificaría y condenaba a la oscuridad. ¿Recuerdan el caso de Eduardo Carbonell Insignares, benemérito varón político y cívico que prefirió un día apagar la luz de su residencia y nunca más encenderla hasta morir para no utilizar la energía ratera ante la negativa a estudiar su caso de la operadora mencionada? ¿Cuántos electrodomésticos, por miles más perdieron en los hogares por los apagones sin explicación pero con la verdad de fondo de la falta de mantenimiento? ¿Cuántos millones no se robaron en la funesta empresa sacados de los subsidios o reservas que por Ley ellos debían mantener como apoyo a los estratos más bajos económicamente y que desaparecieron como por encanto cuando debía haberse destinados al mantenimiento de redes?

En nuestras mentes se cultiva el recuerdo de esa pésima atención al público que por décadas se le concedía a los quejantes cuando se acercaban a las oficinas de Electricaribe, a exigir pocas veces y a suplicar en muchas ocasiones, para arreglar un exceso en la factura que nunca se solucionaba o pedir una revisión que una cuadrilla más inepta y ladrona aun dejaba inconclusa. Nosotros profesionalmente asumimos la defensa de varios casos ante oficinas y funcionarios de empresas castigadas sin piedad por los abusos y aun cuando reconocemos que hubo especialmente damas que intentaban encontrar soluciones amablemente, la verdad es que la mayoría se estructuraron dentro del prototipo de la arrogancia, la altanería, el despotismo y el desprecio. ¿Cómo olvidar todo esto? ¿Y qué hacemos con el apagón a las siete de la mañana del primero de octubre de este año cuando se inauguraba el nuevo concesionario? ¿Cómo será el futuro? ya los costeños no creemos en nada, quedamos curados por siempre.

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
Álvaro Villanueva

La pandemia, conflictos y soluciones

El desequilibrio social, como fenómeno creciente en el universo, se ha hecho también notar en  Colombia, un país que se mantiene en permanente lucha por el poder entre quienes, lo  detectan y quienes aspiran a él, con muchas veces el

Leer
El Heraldo
Emilio Sardi

De la anarquía al caos

Lo vivido en Cali durante los últimos días no sucede, no puede suceder, en un país medianamente civilizado. Una ciudad sitiada, invadida por unas pequeñas bandas de ladrones y criminales de poca monta que, evidentemente coordinadas centralment

Leer
El Heraldo
Hernando Baquero Latorre

Reforma a la salud

Cuando escribo esta columna, en la noche del miércoles 5 de mayo del 2021, lo hago con la tranquilidad de saber que de manera pacífica, responsable y segura, los estudiantes con quienes he estado trabajando en los últimos días lograron expresa

Leer
El Heraldo
Kelina Puche

Abandonemos el egoísmo

Momentos como los actuales me sumergen en una intensa reflexión sobre nuestro sistema político.

Parto por reconocer que la democracia es un sistema imperfecto, quizás impuesto, nunca nos dieron a la generación presente la posibilidad

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web