El Heraldo
Opinión

Una pantalla de distancia

Concebir un mundo estático y de relaciones construidas a distancia va en vía contraria a por lo menos 6 siglos de evolución del pensamiento.

Disparado exponencialmente por la pandemia, el relacionarnos a “una pantalla de distancia” está a pocos like de convertirse, si no lo es ya, en medida estandarizada de relacionamiento social.

Redes sociales y aplicaciones de todo tipo llegaron para reemplazar la presencia material por la virtual, el vestido entero por la camisa por fuera del pantalón de la pijama, y hasta la oficina de lujoso decorado por el estante de libros como fondo en el plano de la selfie. Y eso si se activa la cámara, que a veces no pasa, y que motiva no pocas angustias ante la imposibilidad de saber si hay alguien de verdad al otro lado.

Esa pantalla como medida ha servido también para desacralizar la tradicional y hasta ahora no discutida necesidad de presencialidad en ciertos momentos que, como ya hemos experimentado, no la requerían tanto. De hecho, el tiempo invertido en desplazarse de un sitio a otro que en la pantalla se disminuye a cero ha podido destinarse a otros menesteres. Menos viajes, menos contaminación, menos preámbulos. Punto para la pantalla.

Sin embargo, cierto es que ese tiempo del desplazamiento lo era igual de posible al descanso, preparación o mero desconectar; todos procesos igualmente necesarios para la salud mental en un entorno tan hostil para la misma como el nuestro. De hecho, y me permito hablar en primera persona, no pocas veces extraño esos metros o cuadras que tocaba recorrer de un sitio a otro; ahora reemplazados por el enlace del Zoom, el Meet o cualquier otra herramienta de similares condiciones.

Esa pantalla como distancia se alinea con el carácter (casi) ubicuo del maremágnum de datos que nos llegan y agobian, tanto por la cantidad y velocidad con que aparecen como por la discutible calidad de los filtros que poco los decantan.

Retomando un concepto citado en este mismo espacio, la “infoxicación” es pandemia antes de la pandemia, con claros indicios de volverse crónica y mutar a formas más resistentes. La vacuna está, o se supone está, en el conocimiento, ese mismo que también la pantalla de distancia ha acercado y permitido en situaciones antes impensables.

 Claro es que ese acceso igualmente debe revisarse, compararse y evaluarse; precisamente para evitar que con ropajes de verdad se cuelen discutibles versiones. Ni tanto ni tan poco. Dudar nunca está de más, y menos en un contexto como el nuestro.

Como intento de afanada conclusión, la pantalla como distancia estaba allí, la notamos más ahora y llegó para quedarse. Faltará por ver si en realidad viene a reemplazar como medida la separación física entre dos o más seres humanos en un mismo espacio. Quisiera creer que no será así para darle aún el beneficio de la magia a la mirada cómplice, al gesto y, sobre todo, al movimiento. Concebir un mundo estático y de relaciones construidas a distancia va en vía contraria a por lo menos 6 siglos de evolución del pensamiento. A las pantallas las necesitamos, pero a los demás también. Ya veremos, aunque no sepamos dónde.

asf1904@yahoo.com

@alfredosabbagh

Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Más Columnas de Opinión

El Heraldo
José Manuel González

Personalidad erotofóbica

Ante cualquier situación sexual, las personas tienden a reaccionar a favor o en contra. Siente deseos de alejarse o de acercarse. Se sienten tranquilas o se angustian. Las personas en general disfrutan su sexualidad o la viven con preocupaciones,

Leer
El Heraldo
Hugo Illera Jiménez

Pelotas y letras | ‘Cariaco’

Se llama Luis Daniel González Cova, es venezolano, y lo apodan ‘Cariaco’, que es la ciudad donde nació en el estado Sucre. Llegó al Junior en el 2019 y, en este momento, es posible que sea el jugador de mayor rendimiento individual en el eq

Leer
El Heraldo
Simón Gaviria

Futuro de ciudades

L a  vivienda en Colombia va disparada. Las políticas del gobierno nos condujeron a 2.311 unidades vendidas por millón de habitantes, casi cuatro veces el nivel de Brasil, aunque hay una tendencia a que disminuya la densificación. Las vivi

Leer
Ver más Columnas de Opinión
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1. Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2. Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3. EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4. Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.