Columnas de opinión |

Falsedad idealizada

Si es que queda algo después, la historia se verá en calzas prietas cuando le toque juzgar los tiempos que vivimos. Ya hasta para nombrarlos suena complicado. En un ejercicio de irónica creatividad, podríamos llamar a ésta como la era de la “falsedad idealizada”. Discursos construidos bajo supuestos ideológicos basados en la sublimación de viejos miedos al otro, en donde no existe o no debería existir todo aquello que sea distinto. Miedo que se riega a partir de relatos trastocados vueltos tendencia en redes anárquicas pobladas de profetas influencers tan falsos como lo que cuentan. En esta nueva Edad Media el botín es convencer. De lo que se convenza se construye la verdad, la nueva, la que ahora importa. 

Esta epidemia es mundial. En un ejercicio reduccionista que hasta resultaría ligero, pudiera tomarse como punto de partida aquella ya tristemente famosa referencia a los “hechos alternativos”; término con el que Kellyanne Conway, entonces asesora de Donald Trump, bautizó a las mentiras (porque eso eran y siguen siendo) con que desde la campaña y luego desde la Oficina Oval se intentaba responder a los seguidos cuestionamientos que aún afronta el “gran sheriff” del Norte. Incluso, podría decirse que esta era arrancó con la misma elección de Trump, en la que sabemos influyeron todo tipo de manipulaciones a la información que recibió un determinado número de electores para, otra vez, producirles miedo. El miedo es la génesis. Dominar por el miedo a los que no pueden dominar sus miedos.

Y con el miedo dominando, se propagaron por el mundo discursos xenófobos, negacionistas y elitistas que favorecieron la aparición del Brexit, el envalentonamiento de la ultraderecha europea, las malas copias latinoamericanas de Argentina y Brasil; y ni hablar de la pasmosa hipnosis autoritaria que durmió a Colombia y le hizo empeñar su alma a una guerra de la que la plutocracia no la quiere dejar salir. Guerra anacrónica, inhumana, absurda, de la que se alimentan los extremos, los de ambos lados, tan distintos y tan iguales en ignorancia, egoísmo y estupidez.

El panorama no es bueno. Corrijo: El panorama es malo y con tendencia a empeorar. El grueso del público prefiere no preocuparse por confirmar si lo que le dicen es cierto. Si se lo dicen como quiere que se lo digan, cierto será. Si se lo dicen los autoproclamados profetas de la verdad, verdad es. Si le dicen lo que quiere que le digan, pues dicho está. Se perdió por completo la vocación por la duda. El camino fácil es seguir la fila, que por algo es que se hace. Y ahí nos meten los embustes, nos inoculan el miedo, nos niegan el disenso. La falsedad idealizada se ha convertido en la nueva verdad.

Antes de que no quede nada por ver, es imperativo levantar la cara del piso. Un paso importante lo constituye el aceptar las vergüenzas de nuestra historia y el peso de las mismas en nuestro presente. Sin miedo. Sin miedos. Tal y como van las cosas, la única verdad es que poco tiempo queda.

asf1904@yahoo.com
@alfredosabbagh

 

Has disfrutado de todos los contenidos gratuitos del mes que ofrecemos a nuestros visitantes

Te invitamos a registrarte en EL HERALDO

¿Ya tienes una cuenta?

Disfruta de los siguientes beneficios:

Acceso ilimitado
Imagen de jesika.millano
X

Hola,

Bienvenido a tu cuenta de EL HERALDO.

Con tu cuenta de EL HERALDO vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

Bienvenido a EL HERALDO

Bienvenido, puedes ingresar con tu correo electrónico y contraseña registrada.

Si todavía no tienes una cuenta, puedes registrarte aquí, es gratis.

Conéctate con tu cuenta de Facebook ó Google

Registrate en EL HERALDO

Crea tu cuenta en EL HERALDO y vive una nueva experiencia. En este momento nuestros usuarios registrados disfrutan de:

Acceso Ilimitado

* La contraseña debe ser mayor de 5 caracteres, contener una mayuscula y un numero

x

Reestablecer tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el cual te registraste, te enviaremos un enlace para que puedas restablecer tu contraseña y acceder de nuevo.

La sesión ha sido cerrada con exíto
Por favor, complete su información de registro aquí
DETECTAMOS QUE TIENES UN BLOQUEADOR DE ANUNCIOS ACTIVADO
La publicidad nos ayuda a generar un contenido de alta calidad
No quiero apoyar el contenido de calidad
X
COMO REPORTAR A WASAPEA
1) Agrega a tu celular el número de Wasapea a EL HERALDO: +57 310 438 3838
2) Envía tus reportes, denuncias y opiniones a través de textos, fotografías y videos. Recuerda grabar y fotografiar los hechos horizontalmente.
3) EL HERALDO se encargará de hacer seguimiento a la información para luego publicarla en nuestros sitio web.
4) Recuerda que puedes enviarnos un video selfie relatándonos la situación.
Ya soy suscriptor web